Trabajo y sujetos de derechos

En 1999, en la 87ª. Reunión de la Conferencia Internacional del Trabajo, el Director General de la OIT hizo amplio recuento de los múltiples asuntos relacionados con la cuestión del trabajo. Presentó la idea del Trabajo Decente como una relación laboral en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad para mujeres y hombres.

En el concepto incluyó cuatro elementos: empleo, protección social, derechos de los trabajadores y diálogo social. Sin éstos, no hay Trabajo Decente. Es válido para todas las formas de trabajo y de contratación: personas trabajadoras asalariadas de la economía regular, de la economía informal, de las independientes y de las personas trabajadoras de casa.

En otros países se realizan estudios, se debate sobre el tema y se han desarrollado indicadores sobre una diversidad de aspectos que son parte de esos elementos y sus interrelaciones. En Guatemala esto se aborda muy poco o se hace desde perspectivas que solo justifican el trabajo precario. Hay poca información, investigación y análisis de la situación del empleo, sus condiciones e impactos en la sociedad, la persona y la economía, así como de la protección y ejercicio de derechos laborales.

Los asesores e intelectuales empresariales generalmente limitan sus elucubraciones en función de la ganancia de la empresa y no en su aporte a la sociedad y a la nación. Las oficinas de reclutamiento son administradoras de recursos para fiestas, convivios y control de personal. Son llamados recursos humanos, lo que despoja la naturaleza humana del trabajo creativo de las personas. Hablar de aquel concepto de Trabajo Decente es complicado en el país. Ni siquiera el Ministerio de Trabajo lo aborda y defiende con transparencia y en forma consecuente. Esto explica la actual promoción y defensa patronal del Convenio 175 de la OIT sobre trabajo a tiempo parcial. Se usa el pretexto que proviene de la OIT y por tanto, se afirma que pagar por hora es una alternativa para revertir el desempleo.

La sola idea de generalizar el pago parcial del trabajo, es una canallada.

El argumento es que, para esa mayoría que no tiene trabajo, el trabajo de calidad carece de sentido. Con estas falacias se busca justificar la precipitada y agradecida aceptación de los trabajadores de cualquier condición laboral, incluso insegura y mal pagada en extremo.

Jamás se abordan las causas estructurales de la falta de puestos de trabajo, de los bajos salarios y de las condiciones laborales inseguras. La avaricia de algunos patronos se esconde en el sentido de oportunidad y en hacer creer que hacen el favor de dar empleo y de pagar salario.

Olvidan que la persona trabajadora es sujeto de derechos que reconocen el valor de su trabajo físico o intelectual y su alta importancia para la sociedad. La sola idea de generalizar el pago parcial del trabajo, es una canallada, en un país en donde el trabajo es barato. Los salarios mínimos no alcanzan ni para comer y para muchos no es mínimo sino máximo. De esa cuenta, pensar en generalizar el tiempo parcial es irresponsable.

http://www.s21.gt/2017/03/trabajo-sujetos-derechos/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s