Crece la carga tributaria en Centroamérica

La carga tributaria creció desde 13,4% en 2013 a 14% en 2016, tanto por el efecto rezagado de las reformas fiscales en Honduras y Nicaragua, como por una mejor gestión de las entidades tributarias de Guatemala y Panamá.

Del Informe Económico Regional (IER) 2016-2017: Oportunidades y retos para Centroamérica, de SIECA:

Tamaño de la carga tributaria en Centroamérica aumenta

En cuanto a los ingresos, la carga tributaria aumentó en todos los países de la región, aun cuando en ninguno de ellos se implementó, al menos en el período en estudio, alguna reforma tributaria de la cual se deriven los aumentos marginales recaudatorios.

Las cifras de recaudación muestran que la carga tributaria del istmo pasó del 13.4% en 2014, al 13.6% en 2015 y al 14.0% en 2016, tanto por los efectos rezagados de las reformas tributarias en Honduras y Nicaragua, como por los esfuerzos de recuperación institucional de las administraciones tributarias de Guatemala y Panamá. Asimismo, por las mejoras administrativas y el fortalecimiento de los controles que se implementaron en El Salvador y Costa Rica, con el objeto de disponer de un mayor nivel de recursos fiscales.

El mayor salto en la carga tributaria lo reportó Nicaragua, en donde se estima que los tributos como porcentaje del PIB mejoraron un 1.1 p.p., al pasar del 15.6% en 2015 al 16.7%, en 2016. Por su parte Honduras, también como efecto final de la reforma tributaria de 2014 y la implementación de ciertos controles administrativos, aumentó sus impuestos en un 0.6% del PIB, lo que significó el incremento de la carga tributaria, que pasó del 17.9 al 18.5%, convirtiendo a esta nación en la de mayor carga tributaria en la región centroamericana.

Por su parte, Costa Rica y El Salvador, ambos países atribulados por la incapacidad de los partidos políticos de alcanzar acuerdos que les permitan el avance fiscal, concentraron sus fuerzas en la implementación de mejores controles administrativos que, de 2014 a 2016, les reportaron un aumento tributario del 0.4%.

Costa Rica pasó del 12.9% en 2014, al 13.2% en 2015, para luego llegar al 13.3% en 2016. Por su parte, El Salvador pasó del 15.1%, en 2014, al 15.2%, en 2015, hasta arribar al 15.5%, en 2016. 

Guatemala y Panamá demostraron la importancia de disponer de una administración tributaria sana e institucionalmente fuerte. En el primero de estos países, sobre todo por el descubrimiento de redes de defraudación tributaria y aduanera, así como por el desmantelamiento del equipo técnico de la administración tributaria, la capacidad de recaudación se redujo del 11.0% en 2013 al 10.2% en 2015.Un hecho positivo fue la recuperación de la carga tributaria hasta un 10.4% en 2016, aunque esto no signifique todavía un cambio estructural en la dinámica de recaudación.

De forma similar en Panamá, el mecanismo de cobro administrativo de impuestos fue cambiado para que nuevamente la Dirección General de Ingresos se encargara de efectuarlo. Panamá reportó una desmejora en la recaudación tributaria del 10.8% del PIB en 2013 al 9.4% en 2015; al igual que Guatemala, la nueva administración logró una reversión de la tendencia y ubicó la carga tributaria en un 9.7% en 2016 que, aunque lejos de los resultados previos y mucho más de los potenciales, implica una buena noticia para las finanzas públicas de esta economía.

Ver completo: “Informe Económico Regional 2016/17: Oportunidades y retos para Centroamérica“.

http://www.centralamericadata.com/es/article/main/Crece_la_carga_tributaria_en_Centroamrica?u

El mejor gasto social: Educación y Salud

Por cada dólar invertido en salud y educación se requiere gastar tres en asistencia social directa para lograr el mismo efecto en la reducción de la pobreza.

El Informe “Incidencia del gasto público en la reducción de la pobreza y la desigualdad”, de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (FUNIDES), tiene conclusiones similares a las de estudios similares realizados en otros países: “Al estimar el efecto conjunto de las intervenciones públicas en la reducción de la pobreza, se identificó que logran reducir la pobreza de 7.2 a 10.1 por ciento en dependencia de la línea de pobreza utilizada (US$1.8, US$ 2 y US$2.6), principalmente por el gasto social en salud y educación. Por su parte, el aporte del subsidio de la energía eléctrica no logra compensar la reducción en los ingresos en los hogares generada por el pago de impuestos indirectos, por lo cual no incide en la disminución de la pobreza.

“… se identifica que el sistema tributario aumenta la pobreza y no logra una disminución significativa en la desigualdad. Debido a que una gran parte de la densidad poblacional se encuentra alrededor de la línea de pobreza y que los ingresos en países en vías de desarrollo como Nicaragua sufren de volatilidad, la intervención pública tiene mayor impacto en la reducción de la pobreza que en la reducción de la vulnerabilidad. Esto sugiere que los programas sociales alivian la pobreza en el corto plazo, pero si la familia deja de percibirlos puede recaer en la pobreza en el mediano plazo.”

“… Los programas sociales no reducen la vulnerabilidad a caer en situación de pobreza, lo cual implica que si los hogares dejan de recibirlos, pueden recaer en pobreza.
Por lo cual, potenciar el gasto en salud y educación que tiene un impacto significativo en la reducción de los niveles de vulnerabilidad a la pobreza, puede ser una salida estructural a la misma. Se espera que la inversión en capital humano, conlleve a que en el futuro puedan acceder a mejores empleos.”

Ver informe completo de FUNIDES

http://www.centralamericadata.com/es/article/main/El_mejor_gasto_social_Educacin_y_Salud?u=99fb9b04bfd7ff6c5bce5fcfc44d683d&s=n&e=2&mid=%5BMESSAGEID%5D

Sin cambios en desempleo en Costa Rica

Aumenta la población en edad de trabajar lo que compensa el aumento registrado en la población ocupada, manteniéndose la tasa de ocupación nacional en 54%, y la tasa de desempleo en 9,1%.
Viernes 12 de Mayo de 2017
inShare

Del comunicado del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC):

El Instituto Nacional de Estadística y Censos divulgó hoy resultados de la Encuesta Continua de Empleo (ECE) del primer trimestre de 2017, los datos muestran que la población ocupada nacional se estima en 2,06 millones, lo que conlleva un cambio estadísticamente significativo a nivel interanual para este trimestre, dado que se presentó un aumento de 68 mil personas ocupadas con respecto al mismo periodo (enero-marzo) del año anterior.

A pesar del aumento en la población ocupada, este no fue suficiente para impactar la tasa de ocupación nacional la cual se mantiene en 54%, sin cambio estadísticamente significativo, respecto al primer trimestre del año anterior, dado que el incremento en la población en edad de trabajar asociado con el crecimiento en la población ocupada, no fue suficiente para aumentar la tasa. Para la población masculina la tasa fue de 68,0 % y para la femenina fue de 39,9 % sin cambio estadístico.

Por zona de residencia, 1,53 millones de personas ocupadas residen en la zona urbana, mientras que 528 mil personas ocupadas residen en la zona rural. Esto significa una tasa de ocupación urbana de 54,6 %, mientras que la rural se estimó en 52,5%.

El aumento en la ocupación, en 68 mil personas, obedece principalmente al incremento de las actividades de transporte, y almacenamiento en 18 mil personas y actividades relacionadas con enseñanza y salud en 36 mil personas a nivel nacional. El crecimiento impacta significativamente tanto en los residentes de zonas urbanas como en las zonas rurales del país.

A lo interno de las actividades de servicios, hubo incremento en la ocupación masculina, las cifras señalan aumentos significativos estadísticamente en los hombres ocupados en actividades profesionales, técnicas y de apoyo (18 mil), enseñanza y salud (24 mil) y transporte y almacenamiento (14 mil) entre otras. Asimismo, la población femenina incrementa su participación en las actividades relacionadas a la industria manufacturera (17 mil), comunicación y otros servicios (13 mil) entre otros.

Desempleo se mantiene

La tasa de desempleo es de 9,1 % para el primer trimestre, siendo la población desempleada 207 mil personas, de ellas, 111 mil son hombres y 96 mil mujeres, esta población se mantuvo dentro de los márgenes de confianza. Esto representa una tasa de desempleo de 7,8 % para la población masculina y para las mujeres de 11,3 %.
Del total de personas desocupadas, 153 mil desempleados residen en la zona urbana y 54 mil desempleados en la rural; esto da como resultado una tasa de desempleo urbana de 9,1 % y rural de 9,3 %, aunque se acortó la brecha entre urbano y rural en este trimestre se mantuvo dentro del margen de confianza estadístico.

El total de ocupados y desocupados se estima en 2,27 millones de personas en la fuerza de trabajo. La tasa neta de participación que relaciona la fuerza de trabajo con la población en edad de trabajar fue de 59,5 %. Para la zona urbana fue de 60 % y en la zona rural 57,9 % sin variación estadística. Por sexo la tasa neta de participación fue de 73,8 % para los hombres y 45,0 % para las mujeres.

En cuanto a la posición en el empleo, se estima que 1,57 millones son personas asalariadas, que representan cerca del 76 % de la población ocupada total, cercana al nivel del primer trimestre de 2016. Por su parte, la población independiente fue de 449 mil personas, lo que registra un aumento significativo de 35 mil independientes, el efecto se da principalmente en los hombres y en la zona urbana.

Subempleo disminuyó

La ECE destaca que el porcentaje de personas ocupadas en subempleo que trabajan menos de 40 horas y desean trabajar más horas disminuyó en 2,8 pp interanualmente, se estima la tasa en 6,8 % para este trimestre. Asimismo, por sexo los cambios fueron significativos, siendo la tasa de subempleo de los hombres 5,4 % (disminución de 2,8pp de forma interanual) y para las mujeres fue 9,1 %, (2,7 pp), respectivamente. Para este primer trimestre de 2017, la tasa de subempleo nacional fue la menor registrada desde el 2010 cuando inició la encuesta.

Adicional a la baja en la tasa de subempleo, se resalta que el total de personas ocupadas que deseaban y buscaron cambiar de trabajo se redujo de 178 mil personas a 138 mil personas, es por eso que la tasa de presión general (presión ejercida en el mercado por la población desempleada y ocupada) experimentó un comportamiento similar al subempleo, reduciéndose en 2,4 pp interanualmente lo que da como resultado un 15,2 % para el primer trimestre 2017.

La tasa de presión general para los hombres fue 14,4 %, en tanto, para las mujeres fue 16,6 %. La presión general en el mercado laboral de los hombres representó un cambio significativo con respecto al mismo periodo del año anterior.

Empleo informal aumentó

Para el primer trimestre 2017 el porcentaje de personas ocupadas con empleo informal, aumentó interanualmente en 1,8 pp, siendo la tasa de empleo informal de 43,2 %. De esta forma, la población ocupada en un empleo informal fue cerca de 891 mil personas, de las cuales 551 mil eran hombres y 340 mil mujeres. Esto se debió principalmente al incremento de 3,1 pp del empleo informal independiente (dueños de empresa no constituidas o sin balances contables formales de su negocio o actividad).

De la población ocupada, 505 mil dependientes (personas que trabajaban para un patrón, empresa o institución) ocupaban un empleo informal, lo que representa un 31,3 % del total de dependientes. Por otra parte, 386 mil ocupados independientes (trabajan por su cuenta, tienen una empresa o contratan empleados) tenían un empleo informal, con nivel de informalidad de 85,9 % con respecto al total de independientes.

Mercado laboral en los últimos dos años

Destaca que, al observar la serie de datos de los últimos trimestres desde el 2015, la tasa de desempleo se ha mantenido sin cambios significativos, pero en niveles cercanos a 9 %, hasta llegar a 9,1 % en este primer trimestre del 2017. Esta cifra corresponde al valor estimado más bajo de los últimos dos años.

Por otra parte, la tasa de ocupación desde el tercer trimestre de 2016 presenta un comportamiento a incrementarse levemente, hasta llegar a 54,0 % para este primer trimestre del 2017, pese a no haber tenido cambio estadístico en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Con relación a la serie de los últimos dos años de la tasa de subempleo, los datos muestran una reducción gradual, ya que ha disminuido desde 12,4 % promedio anual de los trimestres en el 2015 hasta ubicarse 6,8 %. en el primer trimestre del 2017.

 

http://www.centralamericadata.com/es/article/main/Sin_cambios_en_desempleo_en_Costa_Rica?u=99fb9b04bfd7ff6c5bce5fcfc44d683d&s=n&e=2&mid=%5BMESSAGEID%5D

Destacan empoderamiento económico de mujeres en CA

La Secretaría General del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), con el apoyo del gobierno de la República de Corea, realizó el Seminario Regional: Mujer y Trabajo, en donde se destacó la importancia de la participación de este sector en la vida laboral del istmo centroamericano.

Esta acción formativa es dirigida a funcionarios y funcionarias de los países que conforman el Sistema, específicamente a aquellos que laboran en Ministerios o Instituciones que velan por el tema de la mujer; organismos regionales e internacionales y beneficiarias de programas que implementa el SICA para el empoderamiento económico de este sector.

El evento fue inaugurado con una ponencia magistral, a cargo de la doctora de Avilés, quien destacó que “debemos considerar que la participación de la mujer en todas las esferas del quehacer humano, debe realizarse en igualdad de oportunidades con el hombre, porque es indispensable para el desarrollo pleno y completo de un país, para el bienestar del mundo y para la causa de la Paz”.

La Secretaria General, además, indicó que el liderazgo de las mujeres comienza con la educación. “Es urgente también permear las políticas públicas con perspectiva de género. La OIT por su parte debe seguir fortaleciendo sus mecanismos de control que permitan supervisar el cumplimiento de los convenios 100, 111 y 152, cuyo cumplimiento en el mundo del trabajo es determinante para combatir la discriminación”, agregó.

“Es urgente también permear las políticas públicas con perspectiva de género. La OIT por su parte debe seguir fortaleciendo sus mecanismos de control que permitan supervisar el cumplimiento de los convenios 100, 111 y 152, cuyo cumplimiento en el mundo del trabajo es determinante para combatir la discriminación”

Finalmente, la titular del SICA enfatizó que “la igualdad que reclamamos como derecho juega un papel decisivo en el logro del crecimiento económico y la reducción de la pobreza. Somos una fuerza para el desarrollo y para el cambio, nuestra lucha ahora también es la plena instauración del trabajo decente en nuestras sociedades, entendiendo éste como aquel que provee empleos de calidad, ingresos equitativos, adecuados y segura protección social, diálogo social, principios y derechos”.

En el desarrollo de esta actividad, de dos días, especialistas de la República de Corea estarán compartiendo experiencias de su país, relacionadas a la inserción de la mujer en la vida laboral, empoderamiento económico, emprendimiento, entre otros temas, que facilitaron la identificación de áreas de acción para fortalecer y dinamizar esta temática en la región.

Asimismo, se contarán con intervenciones de expertos en temas de género y empoderamiento económico de la mujer a nivel regional, al igual que de centroamericanas que compartieron sus experiencias sobre iniciativas exitosas de emprendimiento.

http://www.prensalibre.com/economia/destacan-empoderamiento-economico-de-mujeres-en-la-region