La Muralla

La Muralla es una iniciativa académica de varios estudiantes de derecho y abogados que tiene como propósito el análisis crítico del derecho laboral. Conocela en: https://www.facebook.com/LaMurallaEstudioLaboral

Tus consultas son bienvenidas en tengoderechogt@gmail.com

Seguinos en

WORDPRESS https://tengoderechogt.wordpress.com

TWITTER @TengoDerechoGT

FACEBOOK https://www.facebook.com/pages/Tengo-Derecho/307498222720756

Anuncios

Disfraz de la Relación de Trabajo (documento)

El señor Adolfo Lacs Palomo, del Sindicato de Trabajadores del Banco de Guatemala, nos hizo llegar el estudio “El Disfraz de la Relación de Trabajo en Guatemala” editado por la Unión Guatemalteca de Trabajadores. Podemos compartirlo con quien tenga interés en conocerlo a través de nuestra cuenta de correo electrónico tengoderechogt@gmail.com

Reclamar mis derechos

El lema de esta publicación es “tenemos los derechos que podemos hacer valer”. Ese “hacer valer” es el tema en esta ocasión.

En Guatemala todos tenemos derechos, aún antes de nacer (artículo 3 de la Constitución). Esos derechos pueden ser respetados conforme a la ley, ya sea porque esta sea acatada por los demás o porque seamos capaces de hacer que se acate. Dicho de otro modo, los derechos pueden existir pero que se respeten o los hagamos respetar, es otra cosa.

Lo primero que hay que tener claro son los derechos a los que tenemos derecho. Bien dicen que buena parte de lo que uno pide está concedido si hace una solicitud adecuada. Entonces, primero hay que tener claro qué derechos tenemos. Ya en la entrega anterior hablamos de los trabajadores independientes y de los trabajadores dependientes o subordinados o por cuenta ajena. Los independientes tienen los derechos que establece su contrato. Los trabajadores por cuenta ajena o subordinados tienen como mínimo los derechos que establece la ley (y otros que hubieran negociado individual o colectivamente) AUNQUE SU RELACIÓN DE TRABAJO ESTÉ DISFRAZADA como contrato de prestación de servicios técnicos o profesionales. De esos derechos también hicimos una lista en la entrega anterior.

Entonces, si somos trabajadores en relación de dependencia, subordinados o por cuenta ajena AUNQUE DEMOS FACTURA EN VIRTUD DE UN CONTRATO DE SERVICIOS (DISFRAZ) o aunque no demos factura ni recibo (porque hay patronos que ni esa molestia se toman, como en el caso de las trabajadoras de casa particular) entonces tenemos derecho a prestaciones, incluido el Bono 14 (por estas fechas) y otras más (listadas en la entrega anterior). Y las prestaciones son un derecho del trabajador y una obligación del patrono, no un favor ni regalo de nadie.

Es difícil por decirlo de alguna manera- que hagamos valer un derecho que no sabemos que tenemos PERO saber qué derechos tenemos no hace que automáticamente los podamos hacer valer. Hay veces que no podemos hacer valer un derecho: porque no sabemos cómo, porque no nos conviene o porque no tenemos los medios para hacerlo.

Puede que no nos convenga hacer valer un derecho o sea que no podemos asumir los riesgos que conlleva hacerlo. Reclamar un derecho laboral puede provocar que nos despidan o que no nos den un aumento o un bono (prometido o esperado). Hay quienes prefieren entonces “aguantarse”.

Puede que no tengamos los medios para hacer valer un derecho. Por ejemplo: no tenemos “tiempo” para hacer los trámites necesarios o para pagar la asesoría jurídica (el abogado) que nos pueda asesorar.

Pero puede ser, también, que sí nos convenga (o podamos asumir el riesgo) y sí podamos reclamar el derecho (tengamos los medios o recursos) y lo que nos falta es saber cómo proceder o sea qué hacer.

Si sabemos que tenemos derechos que no han sido respetados y nos conviene y podemos hacerlos valer, en el caso de los derechos laborales –como por ejemplo el Bono 14 u otras prestaciones- entonces podemos proceder de varias maneras. Por ejemplo…

Si ya pasó el 15 de julio y aún no te han pagado el Bono 14 o no te lo pagaron cabal, se pueden tomar acciones como las siguientes:

  • Puedes ir a la Inspección General de Trabajo y presentar una denuncia para que envíen Inspectores a tu centro de trabajo a verificar el pago de esta prestación. La denuncia puede ser anónima.
  • Si te despidieron y no te pagaron las prestaciones laborales, incluyendo el Bono 14, también puedes ir a la Inspección General de Trabajo a plantear una denuncia -a tu nombre- y luego ir a los Tribunales a presentar la demanda en contra del patrono si no paga en la Inspección. También puedes ir directamente a los Tribunales. En estos casos las personas tienen derecho a cobrar al patrono todos los bonos 14, aguinaldos, vacaciones, etc. que no le hayan pagado durante el tiempo completo que estuvo facturando. También pueden cobrar la indemnización por despido y si se trata de mujeres embarazadas, aunque estén facturando, pueden pedir su reinstalación y el pago de salarios dejados de percibir. En estos casos, sin embargo, es mejor buscar una adecuada asesoría para hacer tu demanda.

Todo esto también lo pueden hacer las personas que trabajan por medio de contratos de servicios profesionales o técnicos y que dan factura por honorarios, siempre y cuando estén laborando bajo subordinación (el disfraz que ya explicamos en la entrega anterior).

Tus consultas son bienvenidas en tengoderechogt@gmail.com

Seguinos en

WORDPRESS https://tengoderechogt.wordpress.com

TWITTER @TengoDerechoGT

FACEBOOK https://www.facebook.com/pages/Tengo-Derecho/307498222720756

Trabajadores independientes y trabajadores subordinados

Trabajadores somos todos para quienes el ingreso proveniente de nuestro trabajo para un patrono es el principal y generalmente el único medio de subsistencia. Hay, básicamente, dos tipos de trabajadores: por cuenta propia (independientes) y por cuenta ajena (subordinados o en relación de dependencia con un patrono).

Un trabajador independiente es por ejemplo un dentista quien en su consulta hace un trabajo para nosotros pero no depende de nosotros para hacerlo. Todo lo que sabe y utiliza para hacer su trabajo le pertenece y le pagamos por los insumos que consume y por el servicio que nos presta. Igual hace un electricista que realiza una instalación, un plomero que repara un baño o una costurera que remienda un pantalón.

El trabajador por cuenta ajena, subordinado o en relación de dependencia es el que tiene un patrono de quien depende para hacer su trabajo. El patrono provee las instalaciones, los materiales, los instrumentos y los insumos para realizar el trabajo. En este caso el trabajador no es el dueño de todo esto, el dueño es el patrono. En este tipo de trabajo hay que obedecer al patrono, sus normas y procedimientos, cumplir horarios y hacer las cosas cómo y cuándo el patrono diga.

Una de las diferencias que más comúnmente se cree que hay entre trabajadores independientes y subordinados es –supuestamente- el mejor ingreso de que gozan los “independientes”. Aunque en algunos casos un trabajador “independiente” reciba más dinero a fin de mes por el mismo trabajo que un “subordinado”, deja de percibir otras formas de ingreso a las que tienen derecho los “subordinados”. Estas otras formas de ingreso son generalmente las prestaciones, las cuales le “ahorran” gastos que realizados por su cuenta serían mucho más elevados y muchas veces hasta imposibles de cubrir. El ejemplo típico de estos gastos son los servicios de salud y la jubilación.

Por ley los trabajadores por cuenta ajena (subordinados) tienen derecho a que el patrono les cumpla por lo menos lo siguiente:

  • Un pago de salario, por lo menos el mínimo fijado por la ley cada año.
  • Una bonificación incentivo (Q.250.00 mensuales)
  • 15 días hábiles de vacaciones pagadas.
  • Un día de descanso semanal pagado (en algunos casos son dos días).
  • El pago de salario extraordinario cuando se trabaja más tiempo que el establecido por la ley como tiempo máximo ordinario.
  • Un Aguinaldo y un Bono 14.
  • Indemnización cuando lo despiden sin causa justa.
  • Si es mujer y madre tiene derecho al descanso pre y post natal y al período de lactancia, todo pagado.
  • Derecho al Seguro Social para tener: medicinas, consulta médica, hospitalización y servicios médicos y de laboratorio, jubilación y subsidio económico cuando estás enfermo o accidentado. Estos derechos también son para tu familia.
  • Los trabajadores del sector privado tienen derecho a IRTRA y los del sector público a los Centros de Recreación del Estado.

Entonces ¿no te pagaron tu Bono 14? ¿Por qué? ¿No sos trabajador subordinado, por cuenta ajena o en relación de dependencia? ¿Según quién? ¡Ojo! Hay patronos que usan un fraude de ley conocido como “disfraz de la relación de trabajo” mediante el cual “disfrazan” una verdadera relación laboral (por cuenta ajena, subordinada o en relación de dependencia) a través de un supuesto contrato de servicios técnicos o profesionales con base en el cual piden factura al trabajador para no pagarle prestaciones laborales. Y no es que igual le sumen al pago a fin de mes lo que se ahorran en prestaciones. No. Simplemente no se las pagan. Se las roban.

Si trabajás por cuenta ajena o sea en subordinación (con horario, recibiendo órdenes de un jefe y no sos propietario de los instrumentos y materias primas para tu trabajo) entonces aunque hayás firmado un contrato de servicios técnicos o profesionales y des factura, tenés derecho al Bono 14 y a todas las demás prestaciones laborales.

Claro que hacer valer ese derecho es otra historia. Será el tema de la próxima entrega.

Tus consultas son bienvenidas en tengoderechogt@gmail.com

Seguinos en

WORDPRESS https://tengoderechogt.wordpress.com

TWITTER @TengoDerechoGT

FACEBOOK https://www.facebook.com/pages/Tengo-Derecho/307498222720756