Descubren red de estafa en la municipalidad de Mixco

El secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Municipalidad de Mixco fue denunciado por aparentemente dirigir una red que estafó a un banco con Q469 mil.

 

Las autoridades de la comuna de Mixco denunciaron ante el Ministerio Público (MP) al secretario general del movimiento sindical de esa municipalidad, Walter Borrayo, porque supuestamente dirigió una red que estafó a un banco, creando plazas fantasma de empleados, gestionar crédito a nombre de ellos y luego recibir dinero el dinero de los préstamos.

 

La red de estafa creó plazas de empleados que no trabajaban en la comuna de Mixco, luego recibieron dinero de créditos que se autorizaron. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

El alcalde Mixco, Neto Bran, explicó que la estructura criminal fue descubierta porque el personal del banco se percató que los empleados a los que se les había autorizado los préstamos se habían retrasado en los pagos, y cuando empezaron a buscarlos para solventar la deuda, no pudieron encontrarlos en la lista de empleados municipales.

“El Secretario General del Sindicato, Wlater Borrayo, junto a Wendy Chavarría Amaya, cobraron el dinero de crédito de empleados que no existían.  Ellos falsificaron un estado de ingresos de sueldo en el Departamento de Recursos Humanos a personas que no eran de trabajadores de la comuna y fingieron que eran empleados municipales. Luego la señora Chavarría Amaya como era la representante del banco, facilitó los préstamos”, señaló Bran.

Las autoridades municipales investigaron el caso después que la entidad bancaria solicitó la nómina de empelados,  y no lograran encontrar a las personas a quienes les habían otorgado créditos.

Bran indicó que fueron siete créditos los que se autorizaron a supuestos empleados municipales: “Se sacaron créditos por Q68 mil, por Q66 mil, por Q93 mil, por Q53 mil, por Q61 mil, por Q64 mil y otro préstamo de Q64 mil”.

La denuncia

https://www.facebook.com/plugins/video.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fnetobran%2Fvideos%2F1752007551678007%2F&show_text=0&width=560

Los cobros

Según la denuncia de la comuna, Chavarria Amaya hizo que las personas titulares de los créditos –empleados municipales- firmaran los cheques y luego se quedó con esos documentos para cobrar el dinero de los créditos.

“Aquí es claro que se falsificaron documentos de la municipalidad de Mixco y estafaron al banco. Tenemos los cheques y son la evidencia que entregamos al Ministerio Público”, enfatizó Bran.

http://www.prensalibre.com/guatemala/justicia/descubren-red-de-estafa-en-la-municipalidad-de-mixco

 

Sigecor: Ríos Montt autorizó incremento sobre el sueldo total

POR SAIRA RAMOS
sramos@lahora.com.gt

El Sindicato General de Empleados del Congreso de la República (Sigecor) rechazó la decisión de la Junta Directiva de realizar descuentos en el pago de los últimos cuatro meses a los empleados del Legislativo.

Según los directivos, esa decisión se tomó porque el aumento salarial del diez por ciento se calculó erróneamente sobre la totalidad de su salario y no sobre el sueldo base con que fueron contratados.

La oposición la hizo pública Michael Vásquez, del Sigecor, luego que explicó a La Hora que la medida de la directiva no puede realizarse, ya que en 2002, el entonces presidente del Congreso, José Efraín Ríos Montt, autorizó en el Acuerdo 07-2002 el incremento del diez por ciento sobre el sueldo total que percibe cada trabajador.

“No permitiremos que lo anunciado por el presidente Mario Taracena se concrete. El Acuerdo de 2002, ratificado en 2003 por –el exdiputado- Ríos Montt lo permite, y eso lo respalda la Constitución, la Ley de Consolidación Salarial y la Organización Internacional del Trabajo -OIT-”, dijo Vásquez.

Entre tanto, el sindicalista adelantó que el Sigecor presentará acciones legales por la decisión de la Junta Directiva ante el Ministerio de Trabajo (Mintrab), Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), y la OIT en busca que no se vulneren los derechos y beneficios de los trabajadores legislativos que se han recibido desde 2002.

Recientemente, el contralor Carlos Mencos informó que el año pasado el Congreso pagó arriba de los Q16 millones de “más” a los empleados de ese organismo, porque el Legislativo hizo un mal cálculo al incremento salarial que se pagó a los empleados de ese organismo.

 

Sigecor: Ríos Montt autorizó incremento sobre el sueldo total

Relaciones laborales

JUAN ALBERTO FUENTES KNIGHT

 

Después del 1 de mayo, Día del Trabajo, tuvieron lugar dos eventos importantes vinculados con el tema de las relaciones laborales y el empleo. Uno fue la reunión entre Obama, Biden y los presidentes centroamericanos para hablar sobre el tema de los migrantes y el plan para la prosperidad. Otro fue el evento realizado por Cacif sobre empleo decente. Pero en ninguno de los dos casos se divulgó información sobre el tema de las relaciones laborales, entendidas como las relaciones entre patronos o empleadores por un lado y trabajadores o empleados por otro.

Los determinantes del empleo, de su productividad y de los salarios son complejos, y también incluyen a las relaciones laborales. No es válido asegurar con fe neoliberal que habrá más empleo si los salarios son más bajos y menos empleo si son más altos. Para que aumente el empleo y la productividad debe aumentar la inversión en equipo, en infraestructura, en tecnología y en la gente, mejorando su salud y educación, con relaciones laborales de respeto mutuo, en áreas urbanas y rurales.

Pero en Guatemala la tasa de inversión (como proporción del ingreso nacional total o del Producto Interno Bruto) es de las más bajas de América Latina, y las relaciones laborales no son las mejores. Hay que invertir, generar empleo y cambiar la naturaleza de las relaciones laborales, convirtiéndolas en relaciones de respeto y de cooperación en áreas urbanas y rurales. Es un tema, en parte de conducta empresarial, que requiere más atención de las universidades y de los centros de pensamiento que no dependen del financiamiento empresarial.

Los derechos de los trabajadores inciden en nuestras relaciones con los Estados Unidos, que no se limitan a migraciones y al Plan para la Prosperidad. El respeto a las normas laborales contenidas en el Tratado de Libre Comercio (Cafta) que Guatemala suscribió con los Estados Unidos también marca nuestras relaciones. Para evitar una competencia desleal, basada en salarios de miseria y condiciones de trabajo deplorables, el Cafta incluye una sección que exige que los derechos laborales sean respetados.

Y en este caso se considera que Guatemala llegó a un límite, pues el Gobierno no ha reaccionado, aplicando la legislación laboral guatemalteca, frente a las numerosas denuncias de violaciones de derechos laborales hechas por sindicatos guatemaltecos y norteamericanos. Reconocer este hecho tiene un carácter simbólico y político importante. Empresarios y sindicatos norteamericanos, junto con el Departamento de Estado y del Trabajo de los Estados Unidos están pendientes no solo por las violaciones en sí, sino también porque lo que se disponga en este caso será un precedente para todo el mundo. Sería la primera vez que un tratado de libre comercio es amenazado por el incumplimiento de normas laborales. En el pasado este tipo de acuerdos no contenía disposiciones referidas a derechos laborales.

En esta ocasión ya se ha constituido un grupo arbitral, con representación de los dos países, que evalúa las denuncias que pueden haber sido hechas y que en el caso de Guatemala son numerosas. Es probable que el panel anuncie sus conclusiones el mes entrante. Cabría estudiarlas con detenimiento: la prosperidad no depende solo del empleo, sino también de relaciones laborales de respeto y de beneficio mutuo. Guatemala no debiera ser un ejemplo mundial de un tratado de libre comercio amenazado por normas laborales que no se respetan. No ayuda a la imagen de Guatemala y no será fuente de nuevas inversiones extranjeras. Salarios bajos y malas relaciones laborales no generarán más empleo.

fuentesknight@yahoo.com

 

http://www.prensalibre.com/opinion/relaciones-laborales

Unas 125 empresas analizan abandonar Guatemala

Las 125 empresas impactadas por la vigencia del Decreto 19-2016 podrían irse del país y mientras se define su condición preparan un recurso en contra del artículo 41 de la nueva normativa.

 

Los inconvenientes provocados por la falta de certeza certeza jurídica ha detenido pedidos de mercancías y en algunos casos, las empresas se encuentran inmovilizadas a la espera de los reglamentos a dicha ley.

 

Fabricantes de ropa y otros artículos que se producen en zonas francas amenazan con retirarse del país. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

René Castañeda, representante de la Asociación de Zonas Francas Privadas, afirmó que la situación los está llevando a cerrar sus operaciones y abandonar el país.

El artículo 41 de La Ley Emergente para la Conservación del Empleo, vigente desde el 31 de marzo de 2016, especifica que no podrá producirse o comercializarse desde las zonas francas, ni desarrollarse 43 actividades, entre ellas, farmacéuticos, cosméticos, plásticos y maquinaria, entre otros.

Impacto

Trabajan propuesta

  • Después de la modificación de los Decretos 29-89 y 65-89 por la Ley Emergente para la Conservación del Empleo (Decreto 19-2016), el Ministerio de Economía (Mineco), en coordinación con la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), trabaja en la propuesta de nuevos reglamentos.
  • “El Artículo 27 del Decreto 19-2016, determina los sectores excluidos de los beneficios fiscales en las Zonas Francas. Esta lista no puede ser modificada por ningún instrumento legal de menor jerarquía, como una resolución o reglamento, sino únicamente por enmiendas o decretos del Congreso. El Ejecutivo es el encargado de emitir y aprobar los reglamentos”, afirmó el Mineco.

Castañeda explicó que solo una de las zonas francas tiene una inversión de Q100 millones, por lo que la salida de capitales impactaría en la productividad del país.

El Decreto 19-2016 modificó los Decretos 29-89 y 65-89, Ley de Fomento y Desarrollo de la Actividad Exportadora y de Maquila y Ley de Zonas Francas, respectivamente.

El Ministerio de Economía (Mineco) debe elaborar propuestas de reglamentos para la aplicación de los cambios de estas leyes, en los que ya trabajan, según comunicado del ministerio, pero que el listado emitido por el Legislativo no puede ser modificado.

Juan Francisco Letona, encargado de operaciones de Direca, distribuidora de productos farmaceúticos para distintos laboratorios internacionales, expresó que la ley los impactó de manera importante.

“La ley no puede tener efectos reatroactivos y si una empresa ya tenía los derechos adquiridos no se los deberían quitar. Lo que queda es modificar eso en el reglamento que están haciendo”, dijo Letona.

Direca despediría a 72 personas y ya buscan otro destino, aseguró Letona, porque hay zonas francas en Nicaragua, El Salvador y Panamá, que ofrecen certeza jurídica y cuentan con una ley que brinda beneficios.

Jeniee Seo, gerente de Administración, de Plastic Uni, empresa coreana que fabrica bolsas plásticas para empaque, apuntó que sus clientes, exportadores de vestuario, tienen atrasados los envíos al exterior, ya que ellos no están produciendo. “Son 200 empleos los que se perderían, porque los directivos piensan migrar”, dijo Seo.

 

 

http://www.prensalibre.com/economia/unas-125-empresas-analizan-irse-del-pais

Las brechas salariales continúan

Pese a que existen leyes que garantizan equidad e igualdad laboral entre hombres y mujeres, las brechas respecto de salarios y preferencias para ocupar ciertos puestos siguen, afirman fuentes consultadas.

 

Agregan que la brecha en el desempeño laboral entre hombres y mujeres se debe a la cultura masculina enraizada en nuestra sociedad, que delega la carga de la maternidad y del hogar a la mujer.

 

Las mujeres del área rural y las empleadas domésticas son quienes más desigualdades encuentran dentro del ámbito laboral. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Según la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (Enei 2-2014), la población en edad de trabajar (PET) es de 10 millones 509 mil 644 de personas —52.7 por ciento son mujeres—, mientras que la población económicamente activa (PEA) es de seis millones 316 mil cinco —el 65 por ciento son hombres—.

En el boletín del Observatorio de Trabajo Decente, Ingresos Salariales, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), se indica que la diferencia que hay en el ingreso promedio de un asalariado rural —Q1,470.50— es alrededor de la mitad respecto del urbano metropolitano —Q2,930.43—.

Según el informe: “Estas diferencias son aún mayores en el caso de los asalariados rurales indígenas y las mujeres asalariadas rurales indígenas, que son las que tienen el menor ingreso, aproximadamente un tercio del promedio del urbano metropolitano”.

El salario promedio rural de la mujer indígena es de Q1,128.42, en tanto el de una no indígena en el área urbana metropolitana es de Q2,776.11.

Julio Prado, analista de Asíes, señaló que las mujeres tienen mayores diferencias salariales en el sector informal.

“En promedio, la mujer tiene alrededor del 84 por ciento del salario del hombre; pero si vamos al área rural y es mujer indígena, a veces anda por 60 por ciento el salario que devenga respecto con el del hombre, por la misma actividad”, aseveró.

Lourdes Xitumul Piox, a cargo de la Secretaría Presidencial de la Mujer (Seprem), señaló que para el 2010 la diferencia salarial en el promedio entre hombres y mujeres era de Q438, mientras que en el 2014 fue de Q495.

“Está permeado en el imaginario de que el hombre es para la vida laboral y las mujeres ya tenemos socialmente asignados roles, que somos para el espacio privado, cuidar a la familia, atender a la pareja, al papá. Es el sistema patriarcal con el que luchamos día a día”, indicó.

Resaltó que cuando una mujer llega a un puesto por su capacidad, en la práctica tiene que hacer el doble o triple esfuerzo por asegurar su trabajo; además, se enfrenta con que un hombre puede ganar más en el mismo puesto y por hacer las mismas funciones que ella.

Otro indicador que refleja la realidad de las mujeres está en el Seguro Social, ya que el año pasado reportó 410 mil 955 afiliadas cotizantes y 856 mil 474 afiliados.

Erwin García, director de Sistema de Información y Estadísticas de la Seprem, señaló que en los datos que se manejan los hombres participan en las actividades del hogar en 13 por ciento y el 87 por ciento de tareas recaen en las mujeres, las cuales no son remuneradas, pero sustituyen un costo.

Agregó que en el 2011 se calculaba que el aporte del trabajo no remunerado de la mujer al producto interno bruto (PIB) era de 15.6 por ciento y para el 2014 era de 18.9 por ciento.

“Esto nos da una idea muy cercana a la realidad de cuánto es el aporte de la mujer al PIB”, aseveró.

Según Tania Arita, gerente regional de Manpower Centroamérica y República Dominicana, un informe sobre inclusión de la mujer en lo laboral refleja que si bien la mujer ocupa el 50 por ciento en el mercado laboral, apenas el 25 por ciento llega a cargos gerenciales, ni siquiera directivos.

“Hay datos estadísticos que nos dicen que todavía el hombre sigue ganando más que la mujer, a pesar de que tienen el mismo puesto y los mismos roles (…) Más del 20 por ciento de las mujeres consideran que hay mejores oportunidades para el hombre o preferencias para ocupar cargos”, dijo.

Resaltó que más del 76 por ciento de las mujeres después del embarazo deciden no regresar al trabajo, porque no hay flexibilidad de horarios.

Añadió que según un estudio realizado en 25 países, se encontró que los millennials —personas menores de 34 años— consideran que reducir las brechas entre hombres y mujeres llevará unos 22 años.

Invisibiliza aporte

Según Élida Ajsac, directora de promoción y participación de la mujer de Seprem, las desigualdades tienen sus raíces en el sistema patriarcal y racista. Agregó que  el mismo invisibiliza el aporte femenino, y  si se  habla del sector agrícola, a las mujeres se les relega como ayudantes del jefe de familia.

No se denuncia

Dulce Zúñiga, de la Procuraduría de los Derechos Humanos, dijo  que por ahora no tienen denuncias relacionadas con discriminación de género o desigualdad salarial. Resaltó que aunque  el Código de Trabajo contempla la igualdad en los salarios, existen diferencias que no se denuncian.

Luchan por la igualdad

Mayra Díaz, de la Federación Sindical de Trabajadores de la Alimentación, Agroindustria y Similares de Guatemala, señaló que en la organización se trata de eliminar esa brecha y que las mujeres incidan sin importar la etnia, credo o cultura. “Se lucha por un salario decente, justo y vital”, expresó.

Sin cumplirse

Maritza Velásquez, de la Asociación de Trabajadoras del Hogar y de Maquila, dijo que aunque la ley es clara, la maternidad afecta la contratación de la mujer en ciertos sectores, y  que en el trabajo doméstico predomina  la mano de obra femenina; pero aún ahí le pagan más al hombre.

Ven desventaja

Tania Arita, de Manpower, indicó que más del 20 por ciento de las mujeres piensa que llegar a posiciones de liderazgo es olvidarse de  su familia y el hombre eso lo pone como un ingrediente. Agregó: “Hay una cultura masculina arraigada (…) en donde no hay flexibilidad para las mujeres”.

 

http://www.prensalibre.com/guatemala/comunitario/las-brechas-continuan

¿Qué nos falta para un auténtico Día del Trabajador?

La mayoría de países de América Latina y el Caribe celebran el Día del Trabajadorel 1 de mayo, siguiendo el acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional (París, 1889) como homenaje a los Mártires de Chicago y como jornada reivindicativa de los derechos de los trabajadores (OIT, 2012). En otros países, como Bahamas, Jamaica y Trinidad y Tobago, se celebra en otras fechas, pero con el mismo objetivo. Desde 1889 hasta ahora se ha recorrido mucho camino. Sin embargo, aún queda un buen trecho por recorrer. ¿Qué más deberíamos lograr para poder celebrar, de verdad, el Día del Trabajador?

Entre los logros, podemos destacar la jornada laboral de 8 horas (que era el principal reclamo de las manifestaciones de Chicago en 1886). Según las encuestas de hogares más recientes para cada país, en la región en promedio se trabaja 42,4 horas semanales (BID, 2015). Otros logros son las vacaciones pagadas, licencias por enfermedad y maternidad pagadas, y todos los beneficios deseguridad social (protección frente a riesgos de enfermedad, discapacidad, vejez, y en menor medida, desempleo). Pero los avances logrados no nos deben impedir ver algunos hechos preocupantes que recientemente reveló el libro Empleos para crecer:

Informalidad

De los 244 millones de trabajadores de la región, más de la mitad (el 55%) no cotiza en la seguridad social y, por tanto, se encuentrandesprotegidos ante los riesgos de enfermedad, pobreza en la vejez o desempleo. Además, un trabajador informal tiene de 2 a 6 veces más probabilidades de perder su empleo que uno formal.

Rotación laboral

Muchos trabajos son inestables. Uno de cada tres trabajadores habrá cambiado de empleo en el plazo de un año. Y esos cambios no suelen ser para mejor. La mayoría de transiciones laborales en Brasil, Argentina y Méxicosuponen una pérdida en términos de salario o beneficios.

Baja capacitación

Muy pocos reciben capacitación laboral para ampliar sus habilidades, mejorar su productividad y crecer profesionalmente. Menos del 8% de los trabajadores de países como en Chile, Colombia y Guatemala han recibido capacitación en los últimos años. Un porcentaje ínfimo si tenemos en cuenta que en la OCDE más de la mitad de los trabajadores han recibido formación.

 

Nuevas políticas para fomentar mejores trabajos

Partiendo de esta realidad ¿qué podemos hacer por mejorar la situación laboral de millones de trabajadores de la región y así honrarlos en esta celebración? Como argumentamos en Empleos para crecer, en una región marcada por grandes desigualdades continúa siendo imprescindible avanzar en una mayor protección del trabajador. Pero, para ello, consideramos que también es fundamental mejorar la productividad de los trabajadores. ¿Por qué?

· En primer lugar, porque la evidencia apunta a que los bajos índices de productividad de la región y las malas condiciones de empleo que antes señalábamos están generando un “círculo vicioso”: ambos factores se estarían retroalimentando mutuamente en una espiral causa-efecto que atrapa a millones de trabajadores en empleos precarios.

· En segundo lugar, porque una mayor productividad redundará, sin dudas, enmayor bienestar para los trabajadores y sus familias. Posibilitará que los trabajadores vayan mejorando su situación y su capacidad de generar valor para sí mismos, sus familias y sus países, a lo largo de su vida y de sus variadas transiciones (entre empleos, luego de pasar por el desempleo o la inactividad).

Entonces, ¿cómo puede la política pública revertir esta situación y generar mejores condiciones laborales en la región? En Empleos para crecerargumentamos que un cambio de paradigma en las políticas laborales puede ser un buen catalizador para generar esta transformación de fondo. Para ello se necesita un enfoque integral, que articule políticas en favor de la productividad, de acuerdo a las necesidades de los trabajadores y que faciliten eldesarrollo de una carrera laboral exitosa. Esto implica aumentar e igualar las oportunidades de acceso a empleos formales, promover la formación continua, e impulsar esquemas de protección al empleo que aseguren el crecimiento de las personas y los países.

Descargue gratis “Empleos Para Crecer” (en PDF)

Feliz Primero de Mayo.

 

¿Qué nos falta para un auténtico Día del Trabajador?