Guatemala y EE. UU. ponen fin a demanda

Aunque hasta ayer no había una postura oficial, Guatemala se libró  de una  demanda laboral de hasta por US$15 millones —Q109 millones— en el marco del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos.

El litigio laboral con la Oficina del Representante de Comercio de los Estados Unidos (USTR, en inglés) se mantuvo por casi 10 años.

Hasta ayer, autoridades de los ministerios de Economía y Trabajo mantenían reserva de la decisión del panel arbitral que fue notificada al Gobierno hace un mes.

“En efecto, hemos visto un informe que está circulando del USTR; sin embargo, hemos tenido acercamiento con el Gobierno de EE. UU., y a petición de ellos acordamos hacer público la otra semana el resultado del panel”, afirmó Leticia Teleguario, ministra de Trabajo.

Leticia Teleguario, ministra de Trabajo
”Por acuerdo con el USTR y Guatemala, no se puede hacer público aún el resultado de la resolución del panel arbitral, sino hasta la próxima semana”, afirmó Leticia Teleguario, ministra de Trabajo.

La misma posición reflejó hace algunos días Adolfo Barrera Ortiz, viceministro de Economía, y en esa ocasión afirmó a Prensa Libre que la conclusión apuntaba a favorecer a Guatemala.

La conclusión ya se encuentra en la Dirección de Administración de Comercio Exterior (DACE), que es el administrador del TLC.

No hubo daño

Según trascendió, la conclusión es que Guatemala demostró durante las audiencias del panel que no “se presentó daño al comercio” y que está regulado en el capítulo 16 del TLC, que trata el tema laboral.

Alejandro Ceballos, presidente Vestex

El hecho de que los sindicatos hayan presentado una demanda a través de EE. UU. sin haber dialogado antes y haber tratado de arreglar las cosas, derivó en este conflicto. La justicia llegó y por lo único que podían acusar era porque se pudiera afectar el comercio, algo que no sucedió.
Además, “que las violaciones a los derechos laborales no fueron recurrentes”.

Alejandro Ceballos, presidente de la Asociación de Vestuario y Textiles (Vestex), dijo que para que se comprobara una violación se tuvo que haber afectado el comercio y la balanza comercial es positiva para EE. UU. “Por lo tanto, no hubo una causa comprobable”, enfatizó.

Con esos términos coincidió José González-Campo, miembro de la comisión laboral del Cacif, y afirmó que habrá que analizar cuál fue la interpretación del panel.

En todo caso, dijo que esto será un precedente para cuando se traten temas laborales.

En el sitio insidetrade,com, Celeste Drake, especialista en política comercial de la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, en inglés), se negó a comentar sobre el caso, ya que no había leído el informe y no estaba al tanto del resultado.

Rigoberto Dueñas, representante sindical
Guatemala, dentro del TLC, se comprometió a respetar los convenios fundamentales de la OIT, los cuales no se cumplen en este momento, y con esa resolución definitivamente es un triunfo para la impunidad y para las prácticas ilegales.
“Creemos que este caso debería haber sido un golpe para Estados Unidos, por lo que los rumores de una pérdida de Estados Unidos son muy preocupantes”, afirmó.

En el 2008, AFL-CIO presentó una denuncia junto con sindicatos guatemaltecos al USTR al argumentar violaciones a los derechos laborales en el país e incumplimiento del TLC.

OIT

La presentación de las conclusiones del panel se dan a conocer una semana después de que la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aplazó conocer el caso de Guatemala en la Comisión de Normas.

“En esa reunión presentamos los avances en materia laboral, así como la ley que devuelve la capacidad sancionatoria a la Inspección de Trabajo”, afirmó Teleguario.

La OIT, por medio de la Comisión de Normas, estudia a los países que son denunciados por violaciones a los derechos laborales, así como la instalación de una comisión de encuesta, que es el instrumento de sanción para las naciones.

La OIT conocerá el caso en noviembre, y tiene varias denuncias en contra del Estado por violaciones a los derechos laborales, libertad sindical y asociación colectiva.

http://www.prensalibre.com/guatemala/politica/guatemala-y-ee-uu-ponen-fin-a-demanda

Guatemala tendría a su favor el resultado en litigio laboral

Hasta el próximo lunes se tendrá una declaración oficial, pero trascendió que el panel conformado bajo el DR-Cafta falló a favor del Estado guatemalteco.

La demanda laboral fue presentada ante el Departamento de Trabajo y la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos.

 

Por: LORENA ÁLVAREZ elPeriódico 
La semana pasada el panel de arbitraje emitió su fallo a favor de Guatemala en la disputa presentada en 2008 bajo el Capítulo laboral del Tratado de Libre Comercio firmado entre Centroamérica, Estados Unidos y República Dominicana (DR-Cafta, por sus siglas en inglés).

Así lo reportó el sitio de internet insidetrade.com que se refiere al caso como “la disputa que marcó la primera vez que una queja de derechos laborales fue presentada bajo un acuerdo de libre comercio”.

Según la nota, el panel arbitral emitió el fallo favorable al Estado guatemalteco, y se espera que el informe se conozca próximamente, agrega que bajo el DR-Cafta no se tiene un mecanismo de apelación para el laudo.

Fuentes consultadas en Guatemala dijeron que la reserva de la decisión del panel se liberará el lunes 26 de junio.

La demanda fue presentada ante el Departamento de Trabajo y la Oficina del Representante Comercial del Gobierno de EE. UU. por seis sindicatos y la Federación Estadounidense del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por sus siglas en inglés), por incumplimiento de las leyes laborales.

Afectan comercio

De acuerdo con insidetrade.com la especialista en política comercial de la AFL-CIO, Celeste Drake, indicó que el resultado del caso dependería si EE. UU. logró demostrar que las presuntas violaciones laborales en Guatemala afectaron el comercio entre ambos países. Para Drake las violaciones “afectan el comercio” pues en algunas industrias de exportación los salarios son bajos y eso tiene una distorsión al hacer que las exportaciones de Guatemala sean más baratas de lo que deben ser.

En la publicación se señala que fue muy difícil demostrar que las deficiencias en la aplicación de sus leyes laborales estaban afectando el comercio. Drake argumentó que si el panel de arbitraje Estados Unidos-Guatemala “estableció un estándar irrazonablemente alto” para probar cómo las violaciones laborales afectan al comercio, ese alto nivel podría repetirse en otros casos.

US$15

millones  tendría que pagar Guatemala como sanción en caso de tener un fallo contrario.

https://elperiodico.com.gt/inversion/2017/06/22/guatemala-tendria-a-su-favor-el-resultado-en-litigio-laboral/

Plantearán que salario mínimo 2018 cubra costo de la Canasta Básica Alimentaria

La Comisión Paritaria que representa al Sector Agrícola ante la Comisión Nacional del Salario propondrá que el salario mínimo del próximo año cubra el costo de adquisición de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), al mes de abril de 2017 llegó a Q4 mil 138.26 quetzales (US$564.56).

Las comisiones paritarias del sector agrícola fueron convocadas hoy con el objetivo de abrir el ciclo para el debate de la fijación del salario mínimo para el próximo año.

Las comisiones paritarias serán las encargadas durante los próximos cuatro meses de las discusiones técnicas que presentarán ante la Comisión Nacional del Salario (CNS).

Rigoberto Dueñas, directivo de la Federación de Trabajadores Campesinos y Urbanos (Fecur) informó que en esta ocasión llevan la consigna de que el salario mínimo debe cubrir o compensar el costo de la Canasta Básica Alimentaria que al mes de abril de este año se ubicó en Q4 mil 138.26 quetzales.

Los trabajadores devengan en la actualidad Q2 mil 893.21 y el ajuste significaría Q1 mil 245.05, para alcanzar los Q4 mil 138.26.

“Esperamos una mejor posición de los representantes del sector empleador y lograr alcanzar un acuerdo mutuo, porque sino la decisión recaerá en el presidente Jimmy Morales”, dijo el sindicalista.

La comisión tiene hasta el 15 de septiembre para presentar sus informes a la CNS y a su vez la CNS tiene hasta diciembre para presentar una recomendación si ajusta o no el salario mínimo.

De no alcanzar un acuerdo entre las comisiones, será el presidente Jimmy Morales, quien tome la decisión a finales de este año.

Para esta semana esta programada empezar la comisión no agrícola, la de exportación y maquila. Los representantes de las comisiones paritarias por ley deben ser nombrados por cada sector, un titular y un suplente. Las comisiones se reúnen en la sede del Ministerio de Trabajo.

Salario mínimo 2017

Con el Acuerdo Gubernativo 288-2016, publicado el 30 de diciembre de 2016, se elevó el salario mínimo para las actividades agrícolas y no agrícolas en Q5.03 diarios, es decir, que pasó de Q81.87 a Q86.90 por día; mientras que para la actividad exportadora y de maquila los trabajadores cobrarán Q4.59 más por día, que corresponde al incremento de Q74.89 a Q79.48 diarios.

Por mes, los trabajadores devengarán Q2 mil 893.21 y Q2 mil 667.52 respectivamente, incluyendo la bonificación incentivo de Q250.

Estas nuevas remuneraciones entraron en vigencia el 30 de diciembre del 2016, según el Acuerdo por el incumplimiento hay multas entre tres y 12 salarios mínimos mensuales vigentes para las actividades no agrícolas.

Antecedentes

En 2015, el aumento fue de Q3.15 para la actividad agrícola y no agrícola, y de Q2.53 para el sector de maquila. El mayor incremento lo otorgó Alfonso Portillo en 2003  y corresponde a más del 21% para el salario agrícola y 16% para el no agrícola. Durante la gestión de Óscar Berger se estableció el salario para la actividad exportadora y de maquila.

En los últimos años la Comisión Nacional del Salario no ha llegado a consenso sobre propuesta del salario mínimo.

http://www.prensalibre.com/economia/plantearan-que-salario-minimo-2018-cubra-costo-de-la-canasta-basica

Sin soberanía y sin dignidad

El derecho más importante de un pueblo es el de libre determinación, con base en cual define su sistema económico, político, social y cultural. Al ejercer ese derecho, aplica el más alto de todos los poderes, el poder soberano, que se define como aquél que no reconoce sobre si a ningún otro poder, el cual radica en el pueblo, quien libremente debe definir qué país somos y hacia dónde vamos.

En esta apretada síntesis se resumen los fundamentos de la democracia republicana, tutelada en nuestra Carta Magna, la cual es pisoteada diariamente por élites avorazadas, políticos corruptos y una población indiferente y alienada, que solamente se ocupa del yo y del ahora, sin alcanzar la calidad de ciudadanos, que velan por el nosotros y el mañana.

El asunto viene a cuento, porque en estos días han hecho crisis los paradigmas del libre comercio, la ayuda internacional y la soberanía territorial. Cuando Álvaro Colom promovió la ratificación del Tratado de Libre Comercio con Centroamérica, República Dominicana y América del Norte (DR-CAFTA por sus siglas en inglés) el Ejecutivo y el Legislativo violaron el Artículo 173 de nuestra Constitución, el cual establece que “Las decisiones políticas de especial trascendencia deberán ser sometidas a procedimiento consultivo de todos los ciudadanos”.

Por ello hubo múltiples protestas en casi toda la República, mientras la Usac y la Conferencia Episcopal demandaron el referéndum, el cual nunca se realizó, y el Tratado fue ratificado gracias a los votos de la UNE, que cambió su postura en último momento y hoy es un partido a punto de desaparecer. Para colmo, el DR-CAFTA tiene una cláusula en la que los países firmantes se comprometen a no emitir ninguna norma que contradiga el Tratado. Es decir, renunciaron a su derecho soberano a legislar con libertad, y subordinaron la libre determinación al vulgar comercio.

Doce años después, Donald Trump, el presidente del país que impuso el TLC, anunció que lo denunciará y renegociará, para hacer prevalecer ¡el interés particular de Estados Unidos! Es decir, dos décadas después de que los gobernantes de Guatemala se arrastraron y humillaron para “subirse al tren del desarrollo”, reciben una cachetada por actuar sin dignidad. Igual suerte corrió el gobierno de Guatemala en la última reunión sobre el Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte, a la que Trump ni siquiera asistió, donde los obsecuentes presidentes centroamericanos fueron informados que habrá menos fondos y para colmo, el factor de desarrollo quedó totalmente subordinado al de la seguridad.

Es decir, habrá fondos para reprimir, pero no para prosperar. Así, el gobierno renuncia al derecho al desarrollo libremente determinado, para convertirnos en gendarmes de una potencia que ordena reprimir a los migrantes ¡que sostienen nuestra economía! Nunca se vio absurdo más grande. Para colmo y confirmando la total sumisión de este gobierno, el ministro de la Defensa Nacional ¡qué paradoja! recién anunció que el Comando Sur de los Estados Unidos instalará una base militar en el Comando Aéreo del Sur, en Retalhuleu, desde donde despegaban los aviones de los militares y mercenarios que intentaron invadir Cuba, en abril de 1961, saliendo derrotados en Playa Girón.

Resulta pues, que 11 lustros más tarde, los marines volverán a Guatemala para garantizar que los mandatos en materia económica, política y de seguridad sean cumplidos al pie de la letra, por un gobierno que sin tapujos ha entregado nuestra soberanía y nuestra dignidad. ¿Nos vamos a dejar?

 

http://s21.gt/2017/06/19/sin-soberania-sin-dignidad/

 

Reduciendo la desnutrición y la pobreza

Reducir la desnutrición más allá de la agricultura.

Lisardo Bolaños Fletes

Hace unos días, el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) presentó un estudio en el cual evaluaba Feed the Future, uno de varios programas de cooperación de Estados Unidos en Guatemala. El programa tiene como objetivo reducir la pobreza y la desnutrición crónica y para ello se enfoca en tres estrategias: desarrollar cadenas de valor en horticultura y café, mejorar la nutrición vía intervenciones de salud y mejorar la gobernabilidad a nivel municipal. Comprender su funcionamiento y sus limitaciones debería ayudarnos a mejorar nuestras políticas en un tema crucial para el país. Además, puede permitirnos mejorar el tipo de negociación que mantendremos los Gobiernos del Triángulo Norte de Centroamérica con Estados Unidos en estos meses.

La evaluación revisa la situación en Guatemala, los programas del Gobierno de Guatemala y la manera como funciona Feed the Future. Luego se dedica a discutir las implicaciones de las metas del programa, la conveniencia y la relevancia de dichas metas y la posibilidad de lograrlas. El informe, Tracking Promises, escrito por la doctora Reid Hamel, puede leerse aquí. También puede verse el video de la presentación aquí.

La discusión es abundante, pero prefiero concentrarme en dos puntos. Primero, es ingenuo pretender que Feed the Future tenga el financiamiento y los instrumentos para alcanzar sus metas si el Gobierno de Guatemala no se compromete a proveer los servicios públicos que deben acompañar la inversión. Pero también se necesita replantear la forma como se pretende reducir la desnutrición y la pobreza, pues las intervenciones que se están haciendo en la actualidad no necesariamente llegan a la población deseada ni están teniendo el impacto que se quisiera.

Sobre los servicios públicos, el informe dice que necesitamos dedicar más recursos para salud e infraestructura vinculada con agua potable y drenajes. Al mismo tiempo, en el evento se reconoció que se necesitan cambios importantes en el servicio público para que los recursos adicionales funcionen. Aquí, dos comentarios propios. Primero, no podemos olvidar la lucha reciente de la ministra de Salud con los sindicatos por lo que estos pedían como parte del pacto colectivo. Segundo, relacionado con lo anterior, no hay que olvidar que el Frente Nacional de Lucha, sindicato del Ministerio de Salud, fue de los que salió a manifestar a favor de Otto Pérez Molina. Es difícil creer que dicha defensa se debiera a afinidad ideológica o porque realmente creían que con ello salían a defender nuestra «incipiente democracia». Hay allí un claro indicio de lo que algunos llaman «la vieja política»: aves rapaces que atentan contra el bienestar de la población.

Sobre replantear la intervención para lograr disminuir la desnutrición y la pobreza, el estudio reconoce que necesitamos generar oportunidades laborales fuera del sector agrícola. Esta preocupación va de la mano con lo que ha argumentado en otras latitudes el personal de Usaid, que reconoce los límites de las estrategias agrícolas para mejorar la nutrición de la población más pobre en países en desarrollo. No hay razón para creer que el sector agrícola es la solución para toda la población pobre del país. ¿Por qué? Porque, incluso con intervenciones de encadenamientos productivos agrícolas, hay poca capacidad para integrar a los más pobres; porque no todas las regiones del país son de alta productividad agrícola para bienes que se venden a altos precios; porque no todas las regiones del país logran escapar de los problemas de sequías o de inundaciones; etc. Ahora bien, sería también un error creer que la solución es promover el autoempleo informal dedicado a la exportación de artesanías, como a veces le gusta sugerir a la cooperación internacional. Es como pasar de un callejón sin salida a otro, pero con más colores.

En conclusión, este es un buen informe para ayudarnos a mejorar el nivel de la discusión sobre nuestras políticas y sobre la forma como funciona la cooperación internacional en Guatemala. Ojalá más guatemaltecos interesados en el tema comenten al respecto.

[Fin]

 

https://plazapublica.com.gt/content/reduciendo-la-desnutricion-y-la-pobreza

Paradojas de la ciudadanía laboral en tiempos de paz

El debilitamiento de los derechos laborales compromete el desarrollo humano y la democracia

Leslie Lemus
junio 6, 2017

El mercado laboral ha sido por excelencia un mecanismo de inclusión social y redistribución de la riqueza. Además del salario, a través de este ámbito ha sido posible acceder a una gama de derechos –contratos, prestaciones, seguridad social, seguridad en el puesto trabajo, organización sindical-. Ciertamente en la historia de Guatemala esta forma de ciudadanización ha tenido alcances limitados pues la mayor parte de la fuerza de trabajo ha quedado excluida de la institucionalidad que la garantiza.

Más grave es el hecho de que en las últimas décadas la ciudadanía laboral ha enfrentado una paradoja. Por un lado, a partir de la transición a la democracia y la firma de la paz, en el país fueron restituidos una serie de derechos políticos -incluyendo el de libre sindicalización-. Por otra parte, estos procesos fueron acompañados por una serie de reformas económicas y estatales que se tradujeron en el deterioro de condiciones laborales. Por ejemplo, al contrastar datos del año 2002 y 2016 se percibe el incremento de la proporción de Población Económicamente Activa Ocupada y Asalariada en situación de desventaja y experimentando el incumplimiento de sus derechos laborales.

Es decir, en casi tres lustros los espacios que otrora permitieron la inclusión se han reducido y en consecuencia el acceso a la ciudadanía laboral se ha restringido aún más que en el pasado, cuestión que refuerza las estructuras históricas de desigualdad.

Este escenario se produce a partir de un conjunto de factores y la intervención de múltiples actores que han generado un contexto desfavorable. En ese marco encontramos una institucionalidad de protección laboral debilitada por prácticas clientelares y de corrupción que impide al Estado asumir el rol tutelar de los derechos de los(as) trabajadores(as) -inspectorías laborales inoperantes, evasión en el pago de contribuciones al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), por ejemplo-.

Asimismo, las actividades económicas que han sido impulsadas con mayor entusiasmo han conllevado flexibilización productiva y laboral de facto. En muchos casos estas se han amparado bajo regímenes de excepción que les han otorgado exoneraciones fiscales y la omisión en la observancia del cumplimiento de la legislación laboral vigente -Código de Trabajo-.

Otro factor relevante en la construcción de este escenario es el deterioro del sindicalismo como expresión colectiva de la voz de los(as) trabajadores(as). Este tipo de organizaciones experimentan su desarticulación, así como los efectos y continuidad de la violencia política en su contra . Ciertamente, en muchos casos, las prácticas y dirigencias vigentes carecen de legitimidad, cuestión que se traduce en el desprestigio de esta actividad organizativa. Todas estas cuestiones se patentan en la poca participación social, de tal cuenta que la tasa de sindicalización en Guatemala es menor al 3% entre la población asalariada -una de las más bajas del continente-.

Sumado a los elementos antes citados, es también necesario considerar ciertas características de la población trabajadora que les colocan en posición de desventaja para negociar sus condiciones laborales. Así, los nulos o mínimos niveles de escolaridad alcanzados por la mayoría, condicionan el tipo de empleos a los que pueden acceder, viéndose confinados a insertarse en actividades de subsistencia y baja productividad. Los obstáculos en el acceso a la educación y formación también limitan el conocimiento que las personas tienen de sus derechos.

En conclusión, el debilitamiento de los derechos laborales compromete el desarrollo humano y la democracia, en tanto afecta de manera directa las condiciones de vida y subordina a amplios sectores de la población, impidiendo con ello su plena inclusión y participación.

***

EL BLOG DE DESARROLLO HUMANO es una plataforma de debate y discusión. La Oficina del INDH publica reflexiones que apoyan un diálogo constructivo sobre las opciones políticas  que permitan avanzar en el desarrollo humano de todos y todas, sin que nadie se quede atrás. El contenido de los blogs refleja las opiniones de los respectivos autores y no necesariamente la posición oficial del PNUD.

http://desarrollohumano.org.gt/blogs/paradojas-de-la-ciudadania-laboral-en-tiempos-de-paz/

Guatemala electa como miembro Adjunto del Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para el período 2017-2020

Guatemala, 12 de Junio de 2017 (MINTRAB).- El Ministerio de Trabajo y Previsión Social, a través de la Señora Ministra Aura Leticia Teleguario Sincal, en representación de Guatemala, fue electo como miembro Adjunto del Consejo de Administración de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), para el período 2017-2020, el día 12 de junio de 2017, en el marco de la 106ª Conferencia Internacional del Trabajo.

La elección de Guatemala, se considera como un hecho histórico, luego que han transcurrido más de 15 años, de haberse ocupado este importante puesto desde el año 1999. La elección de Guatemala como miembro Adjunto del Consejo de Administración permitirá fortalecer la presencia del país en el ámbito laboral internacional, así como contar con una mayor incidencia al interior del principal foro internacional en la materia.

También fueron electos como miembros Titulares por el Grupo de las Américas los Gobiernos de Canadá, Panamá, Barbados, Perú y Argentina. En cuanto a los miembros Adjuntos del Consejo, con Guatemala, fueron electos los Gobiernos de México, Cuba, Ecuador, Uruguay y Paraguay.

Desde el Consejo de Administración de la OIT, se busca promover la relación y el intercambio con otras naciones, así como participar útil y activamente en el diseño y articulación de políticas públicas, fomentar la elaboración de normas internacionales del trabajo y el desarrollo de actividades enfocadas a la atención del empleo, la erradicación de la pobreza y la protección de los trabajadores.

Durante su participación en este órgano rector, Guatemala pondrá énfasis en la importancia de la promoción del empleo digno, como un factor determinante para romper el círculo vicioso de la pobreza.

La delegación de Guatemala en la 106ª Conferencia Internacional del Trabajo está presidida por la Ministra de Trabajo y Previsión Social, Sra. Aura Leticia Teleguario Sincal, acompañada de la Viceministra de Previsión Social y Empleo, el Viceministro de Gobernación, el Presidente de la Comisión de Trabajo del Congreso de la República, Magistrados de la Corte de Constitucionalidad y Corte Suprema de Justicia, así como miembros de la Misión Permanente de Guatemala ante la Oficina de las Naciones Unidas y otras Organizaciones Internacionales en Ginebra, Suiza.

El Consejo esta compuesto por 56 miembros Titulares (28 miembros gubernamentales, 14 Empleadores y 14 Trabajadores) y 66 miembros Adjuntos (28 miembros gubernamentales, 19 Empleadores y 19 Trabajadores). Diez de los puestos gubernamentales quedan reservados a los miembros de mayor importancia industrial (Alemania, Brasil, China, Estados Unidos, Francia, India, Italia, Japón, Reino Unido y la Federación de Rusia). Los demás miembros gubernamentales son electos por la Conferencia cada tres años.

Ginebra, 12 de junio de 2017.

http://www.mintrabajo.gob.gt/index.php/nota-principal/6095-guatemala-electa-miembro-adjunto-consejo-de-administraci%C3%B3n-de-la-oit.html