¿Por qué México considera que no puede ni le conviene aumentar los salarios como piden Canadá y EE.UU. en el nuevo NAFTA?

Es uno de los temas más complicados, y que según especialistas puede afectar las actuales renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), también conocido como NAFTA, por sus siglas en inglés: los bajos sueldos de los trabajadores en México, que sus socios en el acuerdo consideran una competencia desleal.

Canadá y Estados Unidos piden que se promueva un incremento sustancial de los salarios mexicanos.

Es un requisito para mantener por buen camino las negociaciones del nuevo TLCAN, señalan los funcionarios estadounidenses y los sindicatos de Canadá.

Pero el gobierno y empresarios de México aseguran que no hay condiciones en el país para aceptar la propuesta.

Además según el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, la decisión de incrementar los salarios es un asunto internodel país.

No se ve una salida fácil, coinciden expertos consultados por BBC Mundo.

Por un lado la diferencia de las economías del TLCAN hace difícil nivelar los salarios entre los tres países.

TLCANDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionCanadá y Estados Unidos piden que se promueva un incremento sustancial de los salarios mexicanos.

Y al mismo tiempo, la realidad es que México sí tiene un margen para incrementar el ingreso mínimo de los trabajadores.

Es el más bajo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de la que forma parte.

Gran diferencia

La disparidad salarial entre los socios del TLCAN es importante.

De acuerdo con el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, este año el sueldo promedio en la industria maquiladora y empresas exportadoras de bienes fue de US$26,19 por hora.

En cambio, los trabajadores mexicanos que realizan las mismas funciones en su país obtuvieron un salario de 340 pesos por jornada laboral completa. Es decir, un promedio de US$2,36 por hora: el 9% de los ingresos de sus pares estadounidenses.

Por eso las quejas.

Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, insiste en que los bajos ingresos son un atractivo para la migración a México de empresas de su país.

Especialistas ven posible incrementar los salarios en México.Derechos de autor de la imagenJOE RAEDLE/NEWSMAKERS
Image captionEspecialistas ven posible incrementar los salarios en México.

“El salario mínimo en México apenas ha cambiado en pesos desde hace varios años, y el peso se ha depreciado bastante frente al dólar”, dijo ante senadores.

“En términos de poder adquisitivo, el trabajador mexicano promedio está mucho peor que como estaba hace cinco o 10 años. Esa no era la intención original del TLCAN”.

En Canadá comparten la idea.

Jerry Dias, líder de Unifor, el sindicato más grande de ese país y que representa a los trabajadores del sector de la automoción, las comunicaciones, la energía y las papeleras, dice que un nuevo tratado en la región debe incluir mejores ingresos para los mexicanos.

“No podemos tener un acuerdo trilateral donde el salario mínimo en México es de US$0,90 la hora”, afirmó.

Para el sindicato canadiense, lo menos que debería pagarse a un trabajador mexicano son US$4; es decir, 72 pesos por hora.

Las estimaciones se refieren a los trabajadores de la industria de manufactura y de exportación, la competencia más directa de los sindicatos de Canadá y Estados Unidos.

Pero ellos representan sólo una parte de los 52 millones de mexicanos con algún tipo de empleo en el país.

“Sí se puede”

¿En verdad no es posible incrementar el salario mínimo en México, como proponen los socios del TLCAN?

Las autoridades y grupos empresariales dicen que eso depende del mercado, la competencia y la productividad de los trabajadores.

No es un asunto que pueda realizarse por decreto, insiste la Secretaría de Economía.

Protesta en Canadá por el TLCAN.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionPara el sindicato canadiense Unifor, lo menos que debería pagarse a un trabajador mexicano son US$4; es decir, 72 pesos por hora.

Y según la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), una decisión de este tipo provocaríaaumento en la inflación.

Pero no es tan cierto, le dice a BBC Mundo Oliver Santín Peña, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Es falso, es un argumento para manipular a la opinión pública porque de cualquier manera este año hemos tenido aumento de inflación, y no precisamente por los incrementos salariales”, explica.

Además existen estudios oficiales, como los realizados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi) que contradicen la idea de que incrementar el sueldo mínimo provoca una escalada de aumentos.

Eso dice Juan Carlos Moreno-Brid, investigador de la Facultad de Economía de la UNAM.

“Había un mito de que todos los ingresos subían al aumentar el salario mínimo”, explica a BBC Mundo.

“Se ha visto que no, los estudios del Inegi revelan que cuando subes los salarios mínimos aumentan los que ganan dos o hasta tres veces” ese sueldo.

Legalmente el ingreso mínimo de un trabajador es de 67,29 pesos por jornada laboral de ocho horas; es decir, poco más de US$3,7 al día.

Según datos oficiales, el ingreso de poco más de seis millones de personas es de un salario mínimo al día. Es decir, representan el 11% de la población económicamente activa del país.

El 97% de quienes tienen ese ingreso no tienen seguridad social, como servicio médico o derecho a jubilación.

Ganancia empresarial

Hay más que números en la resistencia mexicana para incrementar los salarios.

El investigador Santín Peña recuerda que una parte del éxito de consorcios empresariales y comerciales tiene su base en los bajos sueldos de sus empleados.

Por eso un incremento de los salarios en México no es tan complicado.

“Sí se puede pero debe haber voluntad política no solo del gobierno sino de los sectores empresariales mexicanos, que se benefician enormemente maximizando sus ganancias al mantener niveles bajos de salarios”, asegura.

Banderas de Canadá, México y Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl ingreso mínimo de México es el más bajo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de la que forma parte.

No es todo. Empresarios, autoridades y algunos analistas insisten en que la mejor forma de incrementar los salarios es con base en la productividad de los trabajadores.

Pero es un elemento al alza en los sectores más competitivos del TLCAN, como la industria automotriz.

En los últimos años México se convirtió en uno de los mayores exportadores de automóviles en el mundo.

La industria genera un promedio de US$52.000 millones al año en ganancias.

Y como esa industria existen otras que ubican al país entre las 15 mayores economías del mundo.

Sin embargo, el ingreso de sus trabajadores no camina en el mismo sentido. La capacidad de compra de este dinero se ha reducido en términos reales desde hace décadas, sostienen los especialistas.

Y al mismo tiempo las cifras macroeconómicas rinden buenas cuentas.

Los trabajadores mexicanos en la industria exportadora ganan el 9% de sus pares estadunidenses.Derechos de autor de la imagenOMAR TORRES/AFP
Image captionLos trabajadores mexicanos en la industria exportadora ganan el 9% de sus pares estadunidenses.

En los últimos años el discurso oficial y de grupos empresariales es que los aumentos de sueldo están atados a una mayor productividad.

Buena idea, dice el investigador Moreno-Brid. “Sería buenísimo que se hiciera, pero en el tiempo que los salarios mínimos cayeron la productividad no bajó”.

BBC Mundo solicitó entrevistas sobre el tema a la Secretaría de Economía y a la Confederación de Cámaras Industriales de Comercio (Concamin), que representa a la mayor parte de los consorcios de manufacturas en el país.

No hubo respuesta.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-41578169

Anuncios

El veredicto es claro: la inmigración favorece a la economía

En el año 2015 había cerca de 250 millones de personas viviendo por fuera de su país de nacimiento. Si todos estos migrantes se agruparan, formarían la quinta nación más grande del mundo con una población dos veces superior a la que actualmente tiene México. En países que tradicionalmente han abierto sus puertas, como Estados Unidos, un 13% de la población está conformada por inmigrantes (la mayor parte de ellos procedente de América Latina y el Caribe), y en Suiza o Nueva Zelanda esta proporción se incrementa a un tercio. Dadas estas cifras, no sorprende que un cuerpo grande de investigación haya analizado de qué forma la inmigración impacta a la economía de destino. Su veredicto es claro y choca con numerosos prejuicios: la inmigración tiene impactos económicos positivos.

Esta conclusión se sustenta en abundante evidencia rigurosa que, por años, ha mostrado que la inmigración contribuye a un mayor crecimiento económico y a incrementos en productividad (ver, por ejemplo, los resúmenes de esta investigación de la Universidad de Pensilvania o de esta de la Universidad de California, Berkeley). La inmigración tiene también efectos probados en los niveles de innovación: en Estados Unidos, por ejemplo, la producción de patentes y la fundación de compañías de capital de riesgo (venture capital) están lideradas por inmigrantes (ver ejemplos en el American Economic Journal: Macroeconomics o este informe de la National Venture Capital Association).

Diferencias entre académicos y la opinión pública

Hay entonces un contraste entre el mundo académico y la opinión pública, donde desde diversos sectores se argumenta que la inmigración puede ser perjudicial. Y estos argumentos enfatizan sobre todo los posibles efectos en el mercado de trabajo: existe el temor de que la inmigración perjudique a los nativos al reducir sus opciones de empleo o nivel salarial. Sin embargo, un cuerpo abundante de evidencia rigurosa muestra consistentemente que la inmigración no reduce significativamente los niveles de salario o empleo de los nativos. George Borjas, de la Universidad de Harvard, es quizá el académico que más notablemente se aleja de este consenso pues, a diferencia de la mayoría de autores, encuentra en sus estudios que la inmigración afecta significativamente a los nativos en el mercado laboral. Pero incluso él reconoce que el efecto económico neto de la inmigración sobre la economía es positivo.

Hay entonces un contraste entre el mundo académico y la opinión pública, donde desde diversos sectores se argumenta que la inmigración puede ser perjudicial.

Una de las razones para el desacuerdo entre lo que dicen los académicos y la opinión pública seguramente se debe a un problema lógico que los economistas laborales llamamos “la falacia de los empleos fijos”. Se trata de un argumento erróneo según el cual el número de empleos disponibles en una economía no cambia, siempre es constante. Si esto fuese cierto, los nativos necesariamente se verían afectados por la inmigración de trabajadores, bien sea porque les bajan el salario (dado que aumenta el número de trabajadores y no cambia el número de empleos) o bien porque les quitan los empleos para dárselos a los inmigrantes.

Los inmigrantes no son como las naranjas

El problema de la falacia de los empleos fijos es que no reconoce la diferencia que hay entre el mercado del trabajo y el mercado de cualquier bien de consumo, como las naranjas. Es cierto que si aumenta el número de naranjas disponibles en un mercado, el precio tiene que bajar. Pero los inmigrantes no son naranjas. A diferencia de ellas, los inmigrantes consumen, producen e invierten. Compran carros, comida y casas. También crean empresas, compran acciones, pagan impuestos y ahorran para la pensión. Se ha probado que su entrada al mercado laboral incentiva a los empresarios a adoptar cambios tecnológicos o a invertir en nuevos productos más intensivos en mano de obra. Y que, en muchos casos, no compiten con los nativos en el mercado de trabajo pues se especializan en otro tipo de empleos, lo que a su vez mejora la productividad. Todo ello implica que la inmigración puede aumentar la cantidad de empleos que hay en una economía. Y este es, justamente, el consenso al que han llegado la mayoría de economistas tras décadas de investigación rigurosa.

Pero los inmigrantes no son naranjas. A diferencia de ellas, los inmigrantes consumen, producen e invierten. Compran carros, comida y casas. También crean empresas, compran acciones, pagan impuestos y ahorran para la pensión.

Rara vez encontramos en la disciplina económica este nivel de unanimidad. Los beneficios económicos de la inmigración son incuestionables y es importante traer este conocimiento a la opinión pública. Pero puede ser que la discusión deba llevarse a otra esfera, en la que los argumentos económicos son secundarios. Quizá lo que debemos consensuar es la manera en la que la inmigración enriquece a las sociedades, al hacerlas más abiertas, diversas y ricas culturalmente. Quizá lo que debemos admitir es lo mucho que gana un país cuando abre sus puertas a la música cubana, la cocina mexicana y la literatura del Perú. Quizá lo que debemos reconocer es lo mucho que ganamos al priorizar la humanidad que nos une a los extranjeros sobre la nacionalidad que nos divide.

 

https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/02/21/veredicto-claro-la-inmigracion-favorece-la-economia/

Reciben remesas 6.2 millones de guatemaltecos

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informó que 1.8 millones de guatemaltecos envían remesas familiares a Guatemala.

De Estados Unidos son enviadas a Guatemala el 97 por ciento de las remesas.

La OIM presentó este jueves la Encuesta sobre Migración Internacional y Remesas Guatemala 2016, un estudio especializado que activó luego de seis años y tiene como objetivo medir el comportamiento de los flujos de dinero que se transfieren hacia Guatemala.

El estudio revela que hubo un incremento sustancial en la migración y así como en el monto de remesas en el período 2010-2016.

“La población guatemalteca beneficiaria de remesas es de aproximadamente 6.2 millones”, señala el documento.

La muestra indica que el 97.1% de los guatemaltecos que envió remesas en 2016, cuando ascendió a US$7 mil 273 millones. En su mayoría viven en Estados Unidos, seguido por Canadá (0.8%) y México (0.7%) respectivamente.

Datos

  • 49.8% de lo que se recibe se  usa para inversión y ahorro.
  • 1.6 millones de personas reciben remesas.
  • 73.6% fueron transferencias a través de bancos.

La muestra identificó que Huehuetenango, San Marcos, Quetzaltenango y Guatemala son las regiones donde hay más familias que reciben remesas. El 50% es población urbana y el otro 50% es rural que recibe dinero. En promedio, una familia recibe US$379 cada mes.

La Encuesta resaltó que la inmigración de personas guatemaltecas se generó más en los grupos etarios de 15 a 24 años en el 2016.

Además, por cada cien mujeres hay 82 hombres, lo que significa que en los últimos cinco años han migrado más mujeres y unidades familiares con respecto al estudio del 2010.

El principal destino del uso de las remesas es para el consumo en los hogares, como la canasta básica de alimentos, servicios de salud, educación y transporte. Otro porcentaje se destina al gasto en reparación del hogar, compra de inmuebles y otros enseres.

Víctor Flores, técnico del Banco de Guatemala, señaló que las remesas representan el 12% del Producto Interno Bruto (PIB), y que en los últimos siete años existe una estabilidad en el mercado laboral de los Estados Unidos, que ha contribuido al incremento de las remesas en el país.

“Gracias a las remesas mantenemos una balanza de cuenta corriente positiva en la economía”, afirmó.

El desafío

Jorge Peraza Breedy, jefe de misión de la OIM para Guatemala, El Salvador y Honduras, dijo durante la presentación que el desafío para los gobiernos del área es crear condiciones económicas y sociales para reducir la migración irregular a los Estados Unidos.

Destacó que se deben impulsar empleos y mejores condiciones de vida para sustituir los volúmenes de remesas familiares.

Aseveró que si bien las remesas ayudan a combatir la pobreza también se vuelven en un “círculo vicioso”, que ha generado una generación ni-ni (que ni trabajan, ni estudian).

Peraza Breedy, subrayó que muchas veces las familias no se superan en términos labores y se limitan a esperar la llegada mensual de recursos.

Recepción por departamento (en millones de dólares)

Guatemala 952.9
San Marcos 611
Huehuetenango 606
Quetzaltenango 496
Petén 457.1
Alta Verapaz 412
Quiché 355
Escuintla 347
Chiquimula 304
Jutiapa 293
Baja Verapaz 286
Izabal 281
Suchitepéquez 271
Jalapa 219
Santa Rosa 207
Zacapa 187
Retalhuleu 175
El Progreso 166
Chimaltenango 149.9
Totonicapán 141
Sololá 132
Sacatepéquez 116

Envíos por lugar de origen

California 1,826.8
Nueva York 1,255.2
Florida 689.5
Texas 564.6
Massachussetts 356.4
Illinois 241.8
Distrito de Columbia 217.5
Georgia 175.4
Nueva Jersey 174
Pennsylvania 173

Beneficiados por sexo (en millones de personas)

Mujeres: 3.4

Hombres: 2.7

Población total beneficiaria de remesas (en millones de personas)

2002 2.9
2003 3.1
2004 3.3
2005 3.6
2006 3.7
2007 3.7
2008 4.1
2009 4.3
2010 4.5
2016 6.2

*De 2011 a 2015 no se hizo encuesta

Ingreso de divisas por remesas

2006 3,609
2007 4,128
2008 4,314
2009 3,912
2010 4,126
2011 4,378
2012 4,782
2013 5,105
2014 5,544
2015 6,284
2016 7,159
Proyección 2017 7,768

http://www.prensalibre.com/guatemala/migrantes/reciben-remesas-62-millones-de-guatemaltecos

Remesas hasta mayo aumentan 15 por ciento

Este año se espera un total de US$7.7 millardos en divisas que llegan a los hogares guatemaltecos.

Transcurridos cinco meses, las remesas recibidas este año casi igual el monto total que enviaron los trabajadores migrantes hace 12 años. El Banco de Guatemala (Banguat) publicó que se acumulan US$3.3 millardos en el periodo de enero a mayo, cifra cercana al cierre del 2005 cuando las remesas recibidas sumaron US$3.6 millardos.

El monto acumulado tiene un crecimiento de 15 por ciento con respecto a los US$2.8 millardos que se reportaron en el mismo periodo de 2016.

Durante mayo los hogares guatemaltecos que se benefician con remesas recibieron US$747.4 millones, es decir US$122.1 millones más que la cifra recibida en el mismo mes del año pasado. Este es el monto más alto reportado este año, le siguen los envíos de marzo que sumaron US$738.9 millones, según cifras de la banca central.

Desde 2010 el país ha recibido un monto global de US$40.7 millardos en remesas familiares, y para este año se espera que los envíos sumen US$7.7 millardos y en 2018 la proyección es que alcancen los US$8.3 millardos.

Sergio Recinos, presidente en funciones del Banguat, comentó que desde el proceso electoral en EE. UU. se observó un crecimiento extraordinario en el flujo de remesas familiares. En enero el crecimiento que se registró fue de 21.9 por ciento, dijo, al estimar que la tendencia es de una desaceleración hasta alcanzar un cierre de crecimiento interanual del diez por ciento.

El funcionario agregó que además del monto mensual de remesas, los guatemaltecos que trabajan en EE. UU. están enviando parte de sus ahorros ante los posibles cambios en las políticas migratorias en ese país.

De acuerdo con la encuesta de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el 97 por ciento de las personas que envían remesas a Guatemala viven en Estados Unidos y los hogares que se benefician con estos recursos son principalmente de los departamentos de Guatemala, Huehuetenango, San Marcos y Quetzaltenango.

Jornada académica

El Banguat realiza el XXVI ciclo de las jornadas económicas en las que expertos nacionales e internacionales debaten temas de tipo de cambio, política monetaria y crecimiento económico. Sergio Recinos, presidente en funciones del Banguat, explicó que argumentos como las medidas proteccionistas, políticas migratorias más rígidas, tensiones geopolíticas y el cambio climático son algunos aspectos que generan incertidumbre y afectan las economías.

En el caso de Guatemala los posibles canales de contagio serían una disminución en la demanda comercial y en el ámbito financiero, los efectos por el incremento en las tasas de interés que marque la Reserva Federal, explicó Recinos, al descartar hasta ahora impactos negativos en la economía guatemalteca.

 

https://elperiodico.com.gt/inversion/2017/06/06/remesas-hasta-mayo-aumentan-15-por-ciento/

8.5 de cada diez guatemaltecos migran por razones económicas

El canciller Carlos Raúl Morales aseguró que la gran mayoría de guatemaltecos que migran a Estados Unidos es para buscar mejoras económicas.

Al terminar una visita de trabajo en Bruselas, Bélgica, Morales comentó: “La razón de la migración en el caso de los guatemaltecos es por razones económicas. Ocho punto cinco a nueve de cada 10 guatemaltecos lo hacen por razones económicas, no de seguridad”.

El jefe de la diplomacia de Guatemala explicó ese y otros temas a funcionarios de alto rango de Bélgica y de la Unión Europea (UE), durante una jornada de día y medio en la que fue acompañado por los ministros de Gobernación, Francisco Rivas, y Trabajo, Leticia Teleguario.

Las visitas incluyeron al Parlamento Europeo, donde Rivas expuso acciones para combatir la inseguridad.

“En 2008 habían 48 muertos por cada 100 mil habitantes, hoy hay 27 muertes violentas por cada 100 mil habitantes”, fue uno de los puntos presentados, dijo el canciller.

Recordó que de 3.5 millones de guatemaltecos que viven en Estados Unidos, solo cuatro mil 400 tienen algún récord criminal, y que las estadísticas de las deportaciones, al comparar cada mes de 2017 con los del año pasado, se ve que el comportamiento ha sido el mismo.

La situación laboral, de Derechos Humanos, transparencia y democracia, fue expuesto ante varios funcionarios.

Pero también destacó el reporte sobre la tragedia ocurrida en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción, en el que murieron 41 menores.

“Hablamos de los lamentables hechos del Hogar Seguro, pero también informamos que hay una investigación de este tema, y que somos respetuosos de los derechos humanos”, agregó Morales.

La crisis institucional del 2015, causada por escándalos de corrupción, también fue mencionados a funcionarios belgas y de la UE.

“Pusimos de ejemplo que las manifestaciones hace dos años en las que el pueblo le dijo no a la corrupción, donde un presidente y una vicepresidenta tuvieron que renunciar, pero demostramos que el pueblo de Guatemala es pacifista, porque no hubo ni un solo muerto o heridos”, dijo el canciller Morales.

http://www.prensalibre.com/guatemala/politica/85-de-cada-diez-guatemaltecos-migran-por-razones-economicas

Código del migrante no favorece a trabajadores

Análisis    Le otorga a los extranjeros, más derechos quelos que debieran  tener los locales

Código del migranteA finales de agosto de este año,se aprobó el nuevo Código del Migrante, Acuerdo 44-2016, y entra en vigencia, 60 días después del 18 de octubre, día que salió publicado en el Diario Oficial. Aproximadamente la tercera semana de enero 2017. En el Código del Migrante, se le otorgan derechos de trabajo, seguro social, prestaciones y repatriación de salarios e inversiones sin poder ser gravados o limitados, de acuerdo con el Artículo 32 de esta nueva ley. Tienen derecho los extranjeros a trabajar y a recibir remuneraciones sin pago de impuestos, tienen derecho a afiliarse al IGSS, recibir los cuidados del IGSS tanto los extranjeros como sus familias, a exportar sus bienes y dinero, tienen derecho los extranjeros a trabajar en las entidades del Gobierno,  incluyendo las autónomas o descentralizadas, sin ningún tipo de requerimiento de capacidad, calidad, o mejora respecto a un trabajador guatemalteco. El Código de Trabajo, en su artículo 13, dice: “Se prohíbe a los patronos emplear menos de un 90 por ciento de trabajadores guatemaltecos y pagar a estos menos del 85 por ciento del total de los salarios que en sus respectivas empresas se devenguen, salvo lo que sobre el particular establezcan leyes especiales”.

Erwin Lobos Ríos, abogado y periodista, presidente del Instituto de Derecho Constitucional, Garantismo y Justicia, es del criterio que el Código del Migrantes Inconstitucional integrarse a la fuerza laboral, ya que según cálculos de FUNDESA, en Guatemala, nuestra economía crece a ritmo de 35 mil plazas de trabajo por año. El Código del Migrante no solo les permite trabajar en el Estado, si no facilita, lo que antes era un trámite muy largo para los especialistas, y técnicos foráneos que venían a trabajar en los proyectos de inversiones grandes, como las trasnacionales que trabajan en el Sector de Generación Eléctrica,  las empresas financieras, de telecomunicaciones y agroindustrias.

 En resumen, el Código del Migrante, le otorga todos los derechos que solo el sector formal que es exageradamente la minoría en nuestro país, calculado entre un 14-16%, pero ninguna de las responsabilidades, como es la de afi liarse a la SAT y pagar debidamente sus impuestos, observar las leyes vigentes del país, en especial aquellas que le restringen acciones a los extranjeros mientras habitan en Guatemala. ¿Qué país del mundo recib y le permite trabajar durante plazos de un año, recibir seguro social, exoneraciones de tributos, entre muchos otros derechos, a los guatemaltecos? En Derecho Internacional, se le denomina reciprocida  a beneficios o tratos iguales que ambos países hacen en convenios firmados y respetados. Pero, permisos de 365 días para poder venir a trabajar a Guatemala sin ningún tipo de requerimiento sobre capacidad, idoneidad, tributación, nivel de retribuciones,o todos los requerimientos que establece el Códigode Trabajo, ¿así defendemos nuestra Constitución y sistema legal? ¿Es así como priorizamos el desarrollo de nuestro país?

http://www.s21.gt/2016/12/codigo-del-migrante/