Rise in U.S. Immigrants From El Salvador, Guatemala and Honduras Outpaces Growth From Elsewhere

Lawful and unauthorized immigrants increase since recession

The number of immigrants in the United States from El Salvador, Guatemala and Honduras rose by 25% from 2007 to 2015, in contrast to more modest growth of the country’s overall foreign-born population and a decline from neighboring Mexico.

During these same years, the total U.S. immigrant population increased by 10%, while the number of U.S. Mexican immigrants decreased by 6%, according to a Pew Research Center analysis of U.S. Census Bureau data.

One metric – the number of new immigrants arriving in the U.S. each year – illustrates dramatically how immigration trends from Mexico and the three Central American nations, known collectively as the “Northern Triangle,” have diverged in recent years. According to U.S. Census Bureau data analyzed by Pew Research Center, about 115,000 new immigrants arrived from the Northern Triangle in 2014, double the 60,000 who entered the U.S. three years earlier. Meanwhile, the number of new arrivals from Mexico declined slightly from 175,000 in 2011 to 165,000 in 2014.

Growing numbers of lawful as well as unauthorized immigrants from the Northern Triangle have made their way to the U.S. during the American economy’s slow recovery from the Great Recession (the recession began in December 2007 and officially ended in June 2009). Of the 3 million Northern Triangle immigrants living in the U.S. as of 2015, 55% were unauthorized, according to Pew Research Center estimates. By comparison, 24% of all U.S. immigrants were unauthorized immigrants.

Among the possible explanations for the recent rise in Northern Triangle immigration are high homicide rates, gang activity and other violence at home, according to a survey of migrants from the region. Other survey data indicate that Northern Triangle migrants are attracted to the U.S. for the same reasons as other migrants: economic opportunity and a chance to join relatives already in the country. The flow of money from the U.S. to the Northern Triangle is substantial: In 2015, Guatemala, El Salvador and Honduras were among the top 10 estimated remittance-receiving nations from the U.S., according to a Pew Research Center analysis.

More than a quarter million unauthorized immigrants from the Northern Triangle (roughly a fifth of unauthorized immigrants from the three countries) have temporary protection from deportation under two federal programs that the White House may phase out – Deferred Action for Childhood Arrivals (DACA) and Temporary Protected Status (TPS). The three Central American nations are also the starting points for many of the thousands of unaccompanied children apprehended along the U.S.-Mexico border since 2013.

The Northern Triangle’s recent rise in U.S. immigration diverges from the pattern for Mexico, the largest source of U.S. immigrants. The immigrant populations from both Mexico and the Northern Triangle had been increasing since the 1970s. But overall growth in the Mexican-born population in the United States declined or stalled since 2007, fed by a decline in unauthorized immigrants and a rise in the lawful immigrant population.

Heavily influenced by the decline from Mexico, the U.S. unauthorized immigrant population peaked in 2007 and fell over the next two years. It leveled off after 2009, because increases from the Northern Triangle and other regions balanced the continuing decline from Mexico. The U.S. lawful immigrant population overall grew over the decade, but not as sharply as it did from the Northern Triangle.

The 12 million Mexican immigrants living in the U.S. in 2015 far outnumbered those from the Northern Triangle, but the three Central American nations have grown in significance as a source of U.S. immigrants. In both 2007 and 2015, El Salvador ranked fifth among source countries, with 1.4 million immigrants in the U.S. in 2015. In those same years, Guatemala moved from 11th to 10th, with 980,000 U.S. immigrants in 2015. Honduras moved from 17th to 15th, with 630,000 immigrants in the U.S. in 2015.

Immigrants account for most of the 4.6 million U.S. residents with origins in El Salvador, Guatemala and Honduras and are the main driver of the group’s growth. By contrast, two-thirds of Mexican Americans were born in the U.S., and births to U.S. residents are the main contributor to the group’s population growth.

The recent surge in arrivals notwithstanding, most Northern Triangle immigrants have lived in the U.S. for at least a decade. Their households are more likely than those of immigrants overall to include minor children. And, as a group, their education levels and English proficiency are lower than those of U.S. immigrants overall.

Migrant motivations include economic opportunity

As for their reasons for moving, some limited survey data indicate that Northern Triangle migrants are attracted to the U.S. for the same reasons as other migrants: economic opportunity and reunification with family members. Other evidence, discussed below, suggests that some are being pushed out of their countries by widespread violence, which also was an important driver of Central American migration to the U.S. in the 1980s.

According to a 2011 Pew Research Center survey of U.S. Hispanic adults, Central American migrants – 83% of whom were born in the Northern Triangle – were less likely than other Latino migrants (46% vs. 58%) to cite economic opportunities as the main reason for relocating to the U.S. In addition, a smaller share of Central American immigrants cited family reasons for migrating (18% vs. 24% among other Hispanic immigrants).

Surveys of recently deported Northern Triangle migrants in their home countries 1 also found that work was a top motivator for their journey, according to a Pew Research Center analysis of 2016 data. Among Guatemalans deported from the U.S., 91% cited work as a main reason for coming, as did 96% of Hondurans deported from the U.S. and 97% of deported Salvadorans. Surveys of Northern Triangle migrants who were apprehended in Mexico while on the way to the U.S., then deported, also found that nearly all said they were moving to find work.

Violence may also play a role in immigrants’ motivations to migrate north

However, the same 2011 Pew Research Center survey that found economic opportunity was the top reason for Central American immigrants to come to the U.S. indicated that violence in Central America is a factor as well. Central Americans were more likely than other Latino migrants to cite conflict or persecution as a reason they left – 13% said that was the main reason they came to the U.S., compared with 4% of other Hispanic migrants, according to the National Survey of Latinos.

A 2014 U.S. Department of Homeland Security document cited poverty and violence in Northern Triangle nations as forces that motivated unaccompanied children who were being apprehended at the border in large numbers. The document, which was obtained by Pew Research Center, cited rural poverty in Guatemala and “extremely violent” conditions in El Salvador and Honduras. At a conference on Northern Triangle issues this year, U.S. Vice President Mike Pence spoke of “vicious gangs and vast criminal organizations that drive illegal immigration and carry illegal drugs northward on their journey to the United States.”

At the time of the 2014 DHS report, Honduras had the world’s highest murder rate – 74.6 homicides per 100,000 residents that year. El Salvador ranked second, with 64.2. Guatemala was ninth, at 31.2. In 2016, El Salvador had an even higher homicide rate than Honduras, 91.2 per 100,000 people. The Honduras rate was 59.1 and Guatemala’s was 23.7.

Northern Triangle nations also are among the poorest in Latin America. In 2014, some had relatively high shares of people living on less than $2 a day – 17% of Hondurans, 10% of Guatemalans and 3% of Salvadorans, according to World Bank data.

2013 Pew Research Center survey in El Salvador found that high shares of people living there – 90% or more – said crime, illegal drugs and gang violence were very big problems in their country. Half (51%) said they were afraid to walk alone at night within a kil0meter of their home.

The same survey also found that most Salvadorans not only knew someone already living in the U.S., but also wanted to move to the U.S. themselves. Nearly six-in-ten (58%) said they would move there if they could, including 28% who would move without authorization. Two-thirds of Salvadorans (67%) said they had friends or relatives who lived in the U.S. Most said people who move to the U.S. have a better life (64%) than those in their country.

Remittances and the Northern Triangle

The Pew Research Center survey of Salvadorans in 2013 found that 84% said it is good for El Salvador that many of its citizens live in the U.S.

One reason for that might be the money they send home: According to a Pew Research Center analysis of World Bank data, Guatemala, El Salvador and Honduras were among the top 10 estimated remittance-receiving nations from immigrants in the U.S. in 2015.

The money that immigrants send home to Northern Triangle nations has grown substantially in recent years, except for a one-year dip in 2009, the final year of the U.S. recession. In 2016, according to World Bank estimates, remittances to the three nations totaled $15.9 billion, of which most came from the U.S. Those remittances were the equivalent of about 17% of the total economic output (as measured by gross domestic product) in El Salvador, 11% in Guatemala and 18% in Honduras in 2016.

Guatemalan immigrants around the world sent home $7.5 billion in remittances in 2016, while Salvadorans sent $4.6 billion and Hondurans $3.9 billion, according to World Bank data. The vast majority of the money came from immigrants in the U.S.

The rise in remittances to Northern Triangle nations diverged from a decline in overall remittances to developing nations in 2016. A World Bank brief about global remittance trends, published in October, noted that money sent home by Northern Triangle and Mexican migrants went up despite an increase in deportations from the U.S. The increase in remittances “is in part due to possible changes in migration policies. Migrants are sending their savings back home in case they must return.”

The World Bank brief also stated that remittances may continue to rise because the tighter U.S. labor market could be driving employment, especially in the construction industry. Immigrants are overrepresented in the U.S. construction industry: They were 17% of the total workforce in 2014, but 24% of the construction workforce.

As these immigrant populations have gone up, Northern Triangle governments have expanded their outreach to their nationals in the U.S. The Guatemalan government, for example, opened two new consulates this year, in Raleigh, North Carolina, and in Oklahoma City. El Salvador opened a consulate in McAllen, Texas, in 2014 and another one in Aurora, Colorado, earlier this year.

This report is based largely on Pew Research Center analysis of U.S. Census Bureau data. Figures have been adjusted for undercount, so findings differ from official published numbers, but the trends and patterns are similar for both.

http://www.pewhispanic.org/2017/12/07/rise-in-u-s-immigrants-from-el-salvador-guatemala-and-honduras-outpaces-growth-from-elsewhere/

Anuncios

Trabajar en los campos de Canadá

El trabajo agrícola temporal es una opción para salir adelante en un país con pocas oportunidades de empleo.

Los vientos de noviembre me llevaron a conocer un municipio de Chimaltenango conocido por sus coloridas tradiciones, un pueblo pequeño con una hermosa vista del volcán de Fuego, donde las estrechas calles esconden una economía pujante que ofrece diversidad de servicios, entre ellos un par de cafetines que ofrecen variedad de café, crepas y pastelillos. En realidad, las casas grises de dos pisos sin ninguna ostentación ocultan al visitante que una porción de los vecinos viajan anualmente a Canadá para laborar en campos agrícolas.

El Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales a Canadá (PTAT) empezó en el año 2003 impulsado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Fondation des Entreprises en Recrutement de la Main-d’œuvre Agricole Étrangère (Ferme, por sus siglas en francés), con sede en la provincia de Quebec. El primer año, el programa comenzó con 250 trabajadores y, según datos de la OIM, en 2010 ya había involucrado a 12 000 personas con el objetivo de «regularizar y formalizar el desplazamiento continuo de trabajadores y trabajadoras migrantes con experiencia agrícola».

Este programa ofrece empleo a hombres y mujeres por una extensión de hasta 24 meses renovables. Ir a trabajar a Canadá no es tan caro ni peligroso como viajar indocumentado a Estados Unidos, pero tampoco es gratis. Los trabajadores costean un examen médico, un seguro médico y otros servicios, incluida la obtención de visa de trabajo del Gobierno canadiense, lo cual totaliza una suma equivalente al salario mínimo agrícola de dos meses, es decir, más de Q4 000.

La buena disposición de los trabajadores chapines para el trabajo duro y pesado es apreciada, como también su vulnerabilidad producto de su bajo nivel de escolaridad, el desconocimiento de sus derechos, la falta de respaldo del Gobierno y su enorme necesidad de empleo y de generación de ingresos.

La jornada laboral de ocho horas incluye dos descansos pagados de 15 minutos, uno por la mañana y otro por la tarde, además de media hora de almuerzo sin paga. Sin embargo, para muchos trabajadores, la jornada se extiende hasta 14 horas diarias, que no siempre se reflejan de igual manera en el salario obtenido. «Si hay trabajo, hay que darle», dice un entrevistado. «No hay más que agachar la cabeza porque, si me pongo al brinco, no tengo respaldo del Gobierno».

El pago de 11 dólares canadienses (CAD) por jornada laboral es muy atractivo gracias al tipo de cambio. «La gente cree que uno trae manojos de dinero, pero depende del tipo de cambio y del tiempo de estar allá», explica un trabajador. Además, los trabajadores deben pagar diversos impuestos, que se descuentan de su salario y que este año sumaron alrededor de CAD 125 semanales para aquellos que ganaron CAD 500 en la misma cantidad de tiempo. Al monto restante deben descontársele los gastos personales de vivienda y alimentación. Por otra parte, el empleador tiene la obligación de pagar un solo boleto de ida y vuelta, y el empleado tiene la opción de extender su contrato si lo desea, por lo que la matemática es simple: a más tiempo de estadía, mayor volumen de ingresos.

Muchos trabajadores agrícolas temporales han logrado mejorar su nivel de vida y, generalmente, han dedicado buena parte de sus ingresos a la compra de tierras para vivienda o siembra y de vehículos todoterreno, así como a la educación de sus hijos. Sin embargo, el aumento de bienes también ha representado el aumento de la separación conyugal y familiar.

El trabajo agrícola temporal está ofreciendo la oportunidad de generar ingresos a ciudadanos cuyos Gobiernos se han negado a proporcionar las condiciones mínimas para una vida digna. El costo de que el Gobierno vuelva la vista a otro lado lo están pagando individuos que se esfuerzan por salir adelante a pesar de las circunstancias adversas que los rodean.

https://www.plazapublica.com.gt/content/trabajar-en-los-campos-de-canada

Señor Zeid, bienvenido al paraíso desigual

Apreciado Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra´ad Al Hussein, es muy oportuna su visita esta semana a Guatemala. Aquí le dejo algunos datos que le serán útiles para sus reuniones con funcionarios y empresarios.

Guatemala tiene el cuarto peor índice de desarrollo humano de América Latina y el Caribe (0.64), y es una de las 10 naciones más desiguales del orbe: Los ingresos del 1% más rico de los guatemaltecos, año tras año, han equivalido aproximadamente a la suma de los ingresos del 40% de los más pobres. Como esto ha sido el pan de cada día, algunos amasan riqueza y poder y otros mezclan pobreza y desventura. En la actualidad, el 92% de los pequeños productores ocupan el 22% de la tierra, mientras el 1.9% de los productores comerciales utilizan el 57%. Entre 1990 y 2010, la superficie para la producción de caña de azúcar se incrementó en un 110%, superando las 225,000 hectáreas, mientras la superficie cultivable de palma africana se incrementó 1,000%, pasando las 50,000 hectáreas.

La desigualdad social está cargada de una fuerte dosis de discriminación étnica, territorial y de género: las mujeres, los indígenas y quienes habitan en lo rural tienen peor garantizados sus derechos. Por ejemplo, la desnutrición crónica afecta al 46.5% de los niños menores de 5 años (1.1 millones de niñas y niños), siendo una de las 5 tasas de prevalencia más altas del mundo. Al desagregar la información, la incidencia de la desnutrición crónica afecta al 58% de los niños provenientes de hogares con padres indígenas. En educación, 4 millones de niñas, niños y adolescentes no asisten a la escuela; el 52% son mujeres, mientras el 72.8% vive en situación de pobreza. Las inversiones públicas diarias promedio por niño rondan los Q7.5 diarios y Q3.2 en el caso de personas indígenas.

En el mercado laboral, las mujeres reciben en promedio 14% menos ingresos que los hombres; solo hay 25 diputadas de 158 curules, y 9 alcaldesas de 340 municipios. Nunca en la historia ha habido una mujer presidenta del país, y nunca ha habido una mujer en la directiva del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Industriales y Financieras (Cacif), desde su fundación en 1957. Por cierto, encontrará empresarios haciendo campaña a favor de la explotación de recursos naturales, una de las fuentes de mayor conflictividad, polarización y violación de derechos humanos.  Las estadísticas oficiales reportan que la minería representó, entre 2010 y 2015, tan solo el 0.7% del producto interno bruto (PIB) y generó 4,919 empleos formales. Por su parte, los impuestos y regalías aportados fueron cercanos a los USD53 millones anuales, lo que sirvió para financiar el 0.7% del presupuesto de gastos del gobierno central.

La política fiscal de Guatemala está hecha para la sobrevivencia y no para la promoción de los derechos humanos. La carga tributaria del país (10.4% del PIB) es la segunda más baja a nivel mundial y privilegia con el no pago de impuestos a quienes ostentan más riqueza. El gasto público es insuficiente para generar bienestar y, además, una parte se va en bonos ilegítimos, tratos obscuros con el sector privado y otros actos de corrupción. Solamente en 2015, la corrupción pudo significar la pérdida de Q4.2 millardos, equivalente a cuatro veces el presupuesto del Ministerio Público.

Hay mucho más, las niñas asesinadas en el Hogar Seguro, el pacto de corrupción e impunidad, el intento de minar el trabajo del Ministerio Público y Cicig, las organizaciones criminales que mutaron a partidos políticos, el intento de acallar la protesta ciudadana. En todo caso, bienvenido a este paraíso desigual, señor Zeid.


Una versión de esta columna de opinión fue publicada por Prensa Libre en su edición del martes 14NOV2017.

Imagen tomada de: http://panorama.ridh.org/naciones-unidas-urgio-a-guatemala-a-dar-atencion-a-familias-desplazadas-por-desalojos/

Señor Zeid, bienvenido al paraíso desigual

¿Por qué México considera que no puede ni le conviene aumentar los salarios como piden Canadá y EE.UU. en el nuevo NAFTA?

Es uno de los temas más complicados, y que según especialistas puede afectar las actuales renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), también conocido como NAFTA, por sus siglas en inglés: los bajos sueldos de los trabajadores en México, que sus socios en el acuerdo consideran una competencia desleal.

Canadá y Estados Unidos piden que se promueva un incremento sustancial de los salarios mexicanos.

Es un requisito para mantener por buen camino las negociaciones del nuevo TLCAN, señalan los funcionarios estadounidenses y los sindicatos de Canadá.

Pero el gobierno y empresarios de México aseguran que no hay condiciones en el país para aceptar la propuesta.

Además según el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, la decisión de incrementar los salarios es un asunto internodel país.

No se ve una salida fácil, coinciden expertos consultados por BBC Mundo.

Por un lado la diferencia de las economías del TLCAN hace difícil nivelar los salarios entre los tres países.

TLCANDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionCanadá y Estados Unidos piden que se promueva un incremento sustancial de los salarios mexicanos.

Y al mismo tiempo, la realidad es que México sí tiene un margen para incrementar el ingreso mínimo de los trabajadores.

Es el más bajo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de la que forma parte.

Gran diferencia

La disparidad salarial entre los socios del TLCAN es importante.

De acuerdo con el Departamento del Trabajo de Estados Unidos, este año el sueldo promedio en la industria maquiladora y empresas exportadoras de bienes fue de US$26,19 por hora.

En cambio, los trabajadores mexicanos que realizan las mismas funciones en su país obtuvieron un salario de 340 pesos por jornada laboral completa. Es decir, un promedio de US$2,36 por hora: el 9% de los ingresos de sus pares estadounidenses.

Por eso las quejas.

Wilbur Ross, secretario de Comercio de Estados Unidos, insiste en que los bajos ingresos son un atractivo para la migración a México de empresas de su país.

Especialistas ven posible incrementar los salarios en México.Derechos de autor de la imagenJOE RAEDLE/NEWSMAKERS
Image captionEspecialistas ven posible incrementar los salarios en México.

“El salario mínimo en México apenas ha cambiado en pesos desde hace varios años, y el peso se ha depreciado bastante frente al dólar”, dijo ante senadores.

“En términos de poder adquisitivo, el trabajador mexicano promedio está mucho peor que como estaba hace cinco o 10 años. Esa no era la intención original del TLCAN”.

En Canadá comparten la idea.

Jerry Dias, líder de Unifor, el sindicato más grande de ese país y que representa a los trabajadores del sector de la automoción, las comunicaciones, la energía y las papeleras, dice que un nuevo tratado en la región debe incluir mejores ingresos para los mexicanos.

“No podemos tener un acuerdo trilateral donde el salario mínimo en México es de US$0,90 la hora”, afirmó.

Para el sindicato canadiense, lo menos que debería pagarse a un trabajador mexicano son US$4; es decir, 72 pesos por hora.

Las estimaciones se refieren a los trabajadores de la industria de manufactura y de exportación, la competencia más directa de los sindicatos de Canadá y Estados Unidos.

Pero ellos representan sólo una parte de los 52 millones de mexicanos con algún tipo de empleo en el país.

“Sí se puede”

¿En verdad no es posible incrementar el salario mínimo en México, como proponen los socios del TLCAN?

Las autoridades y grupos empresariales dicen que eso depende del mercado, la competencia y la productividad de los trabajadores.

No es un asunto que pueda realizarse por decreto, insiste la Secretaría de Economía.

Protesta en Canadá por el TLCAN.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionPara el sindicato canadiense Unifor, lo menos que debería pagarse a un trabajador mexicano son US$4; es decir, 72 pesos por hora.

Y según la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), una decisión de este tipo provocaríaaumento en la inflación.

Pero no es tan cierto, le dice a BBC Mundo Oliver Santín Peña, del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Es falso, es un argumento para manipular a la opinión pública porque de cualquier manera este año hemos tenido aumento de inflación, y no precisamente por los incrementos salariales”, explica.

Además existen estudios oficiales, como los realizados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (Inegi) que contradicen la idea de que incrementar el sueldo mínimo provoca una escalada de aumentos.

Eso dice Juan Carlos Moreno-Brid, investigador de la Facultad de Economía de la UNAM.

“Había un mito de que todos los ingresos subían al aumentar el salario mínimo”, explica a BBC Mundo.

“Se ha visto que no, los estudios del Inegi revelan que cuando subes los salarios mínimos aumentan los que ganan dos o hasta tres veces” ese sueldo.

Legalmente el ingreso mínimo de un trabajador es de 67,29 pesos por jornada laboral de ocho horas; es decir, poco más de US$3,7 al día.

Según datos oficiales, el ingreso de poco más de seis millones de personas es de un salario mínimo al día. Es decir, representan el 11% de la población económicamente activa del país.

El 97% de quienes tienen ese ingreso no tienen seguridad social, como servicio médico o derecho a jubilación.

Ganancia empresarial

Hay más que números en la resistencia mexicana para incrementar los salarios.

El investigador Santín Peña recuerda que una parte del éxito de consorcios empresariales y comerciales tiene su base en los bajos sueldos de sus empleados.

Por eso un incremento de los salarios en México no es tan complicado.

“Sí se puede pero debe haber voluntad política no solo del gobierno sino de los sectores empresariales mexicanos, que se benefician enormemente maximizando sus ganancias al mantener niveles bajos de salarios”, asegura.

Banderas de Canadá, México y Estados Unidos.Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl ingreso mínimo de México es el más bajo de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) de la que forma parte.

No es todo. Empresarios, autoridades y algunos analistas insisten en que la mejor forma de incrementar los salarios es con base en la productividad de los trabajadores.

Pero es un elemento al alza en los sectores más competitivos del TLCAN, como la industria automotriz.

En los últimos años México se convirtió en uno de los mayores exportadores de automóviles en el mundo.

La industria genera un promedio de US$52.000 millones al año en ganancias.

Y como esa industria existen otras que ubican al país entre las 15 mayores economías del mundo.

Sin embargo, el ingreso de sus trabajadores no camina en el mismo sentido. La capacidad de compra de este dinero se ha reducido en términos reales desde hace décadas, sostienen los especialistas.

Y al mismo tiempo las cifras macroeconómicas rinden buenas cuentas.

Los trabajadores mexicanos en la industria exportadora ganan el 9% de sus pares estadunidenses.Derechos de autor de la imagenOMAR TORRES/AFP
Image captionLos trabajadores mexicanos en la industria exportadora ganan el 9% de sus pares estadunidenses.

En los últimos años el discurso oficial y de grupos empresariales es que los aumentos de sueldo están atados a una mayor productividad.

Buena idea, dice el investigador Moreno-Brid. “Sería buenísimo que se hiciera, pero en el tiempo que los salarios mínimos cayeron la productividad no bajó”.

BBC Mundo solicitó entrevistas sobre el tema a la Secretaría de Economía y a la Confederación de Cámaras Industriales de Comercio (Concamin), que representa a la mayor parte de los consorcios de manufacturas en el país.

No hubo respuesta.

http://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-41578169

El veredicto es claro: la inmigración favorece a la economía

En el año 2015 había cerca de 250 millones de personas viviendo por fuera de su país de nacimiento. Si todos estos migrantes se agruparan, formarían la quinta nación más grande del mundo con una población dos veces superior a la que actualmente tiene México. En países que tradicionalmente han abierto sus puertas, como Estados Unidos, un 13% de la población está conformada por inmigrantes (la mayor parte de ellos procedente de América Latina y el Caribe), y en Suiza o Nueva Zelanda esta proporción se incrementa a un tercio. Dadas estas cifras, no sorprende que un cuerpo grande de investigación haya analizado de qué forma la inmigración impacta a la economía de destino. Su veredicto es claro y choca con numerosos prejuicios: la inmigración tiene impactos económicos positivos.

Esta conclusión se sustenta en abundante evidencia rigurosa que, por años, ha mostrado que la inmigración contribuye a un mayor crecimiento económico y a incrementos en productividad (ver, por ejemplo, los resúmenes de esta investigación de la Universidad de Pensilvania o de esta de la Universidad de California, Berkeley). La inmigración tiene también efectos probados en los niveles de innovación: en Estados Unidos, por ejemplo, la producción de patentes y la fundación de compañías de capital de riesgo (venture capital) están lideradas por inmigrantes (ver ejemplos en el American Economic Journal: Macroeconomics o este informe de la National Venture Capital Association).

Diferencias entre académicos y la opinión pública

Hay entonces un contraste entre el mundo académico y la opinión pública, donde desde diversos sectores se argumenta que la inmigración puede ser perjudicial. Y estos argumentos enfatizan sobre todo los posibles efectos en el mercado de trabajo: existe el temor de que la inmigración perjudique a los nativos al reducir sus opciones de empleo o nivel salarial. Sin embargo, un cuerpo abundante de evidencia rigurosa muestra consistentemente que la inmigración no reduce significativamente los niveles de salario o empleo de los nativos. George Borjas, de la Universidad de Harvard, es quizá el académico que más notablemente se aleja de este consenso pues, a diferencia de la mayoría de autores, encuentra en sus estudios que la inmigración afecta significativamente a los nativos en el mercado laboral. Pero incluso él reconoce que el efecto económico neto de la inmigración sobre la economía es positivo.

Hay entonces un contraste entre el mundo académico y la opinión pública, donde desde diversos sectores se argumenta que la inmigración puede ser perjudicial.

Una de las razones para el desacuerdo entre lo que dicen los académicos y la opinión pública seguramente se debe a un problema lógico que los economistas laborales llamamos “la falacia de los empleos fijos”. Se trata de un argumento erróneo según el cual el número de empleos disponibles en una economía no cambia, siempre es constante. Si esto fuese cierto, los nativos necesariamente se verían afectados por la inmigración de trabajadores, bien sea porque les bajan el salario (dado que aumenta el número de trabajadores y no cambia el número de empleos) o bien porque les quitan los empleos para dárselos a los inmigrantes.

Los inmigrantes no son como las naranjas

El problema de la falacia de los empleos fijos es que no reconoce la diferencia que hay entre el mercado del trabajo y el mercado de cualquier bien de consumo, como las naranjas. Es cierto que si aumenta el número de naranjas disponibles en un mercado, el precio tiene que bajar. Pero los inmigrantes no son naranjas. A diferencia de ellas, los inmigrantes consumen, producen e invierten. Compran carros, comida y casas. También crean empresas, compran acciones, pagan impuestos y ahorran para la pensión. Se ha probado que su entrada al mercado laboral incentiva a los empresarios a adoptar cambios tecnológicos o a invertir en nuevos productos más intensivos en mano de obra. Y que, en muchos casos, no compiten con los nativos en el mercado de trabajo pues se especializan en otro tipo de empleos, lo que a su vez mejora la productividad. Todo ello implica que la inmigración puede aumentar la cantidad de empleos que hay en una economía. Y este es, justamente, el consenso al que han llegado la mayoría de economistas tras décadas de investigación rigurosa.

Pero los inmigrantes no son naranjas. A diferencia de ellas, los inmigrantes consumen, producen e invierten. Compran carros, comida y casas. También crean empresas, compran acciones, pagan impuestos y ahorran para la pensión.

Rara vez encontramos en la disciplina económica este nivel de unanimidad. Los beneficios económicos de la inmigración son incuestionables y es importante traer este conocimiento a la opinión pública. Pero puede ser que la discusión deba llevarse a otra esfera, en la que los argumentos económicos son secundarios. Quizá lo que debemos consensuar es la manera en la que la inmigración enriquece a las sociedades, al hacerlas más abiertas, diversas y ricas culturalmente. Quizá lo que debemos admitir es lo mucho que gana un país cuando abre sus puertas a la música cubana, la cocina mexicana y la literatura del Perú. Quizá lo que debemos reconocer es lo mucho que ganamos al priorizar la humanidad que nos une a los extranjeros sobre la nacionalidad que nos divide.

 

https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/02/21/veredicto-claro-la-inmigracion-favorece-la-economia/

Reciben remesas 6.2 millones de guatemaltecos

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) informó que 1.8 millones de guatemaltecos envían remesas familiares a Guatemala.

De Estados Unidos son enviadas a Guatemala el 97 por ciento de las remesas.

La OIM presentó este jueves la Encuesta sobre Migración Internacional y Remesas Guatemala 2016, un estudio especializado que activó luego de seis años y tiene como objetivo medir el comportamiento de los flujos de dinero que se transfieren hacia Guatemala.

El estudio revela que hubo un incremento sustancial en la migración y así como en el monto de remesas en el período 2010-2016.

“La población guatemalteca beneficiaria de remesas es de aproximadamente 6.2 millones”, señala el documento.

La muestra indica que el 97.1% de los guatemaltecos que envió remesas en 2016, cuando ascendió a US$7 mil 273 millones. En su mayoría viven en Estados Unidos, seguido por Canadá (0.8%) y México (0.7%) respectivamente.

Datos

  • 49.8% de lo que se recibe se  usa para inversión y ahorro.
  • 1.6 millones de personas reciben remesas.
  • 73.6% fueron transferencias a través de bancos.

La muestra identificó que Huehuetenango, San Marcos, Quetzaltenango y Guatemala son las regiones donde hay más familias que reciben remesas. El 50% es población urbana y el otro 50% es rural que recibe dinero. En promedio, una familia recibe US$379 cada mes.

La Encuesta resaltó que la inmigración de personas guatemaltecas se generó más en los grupos etarios de 15 a 24 años en el 2016.

Además, por cada cien mujeres hay 82 hombres, lo que significa que en los últimos cinco años han migrado más mujeres y unidades familiares con respecto al estudio del 2010.

El principal destino del uso de las remesas es para el consumo en los hogares, como la canasta básica de alimentos, servicios de salud, educación y transporte. Otro porcentaje se destina al gasto en reparación del hogar, compra de inmuebles y otros enseres.

Víctor Flores, técnico del Banco de Guatemala, señaló que las remesas representan el 12% del Producto Interno Bruto (PIB), y que en los últimos siete años existe una estabilidad en el mercado laboral de los Estados Unidos, que ha contribuido al incremento de las remesas en el país.

“Gracias a las remesas mantenemos una balanza de cuenta corriente positiva en la economía”, afirmó.

El desafío

Jorge Peraza Breedy, jefe de misión de la OIM para Guatemala, El Salvador y Honduras, dijo durante la presentación que el desafío para los gobiernos del área es crear condiciones económicas y sociales para reducir la migración irregular a los Estados Unidos.

Destacó que se deben impulsar empleos y mejores condiciones de vida para sustituir los volúmenes de remesas familiares.

Aseveró que si bien las remesas ayudan a combatir la pobreza también se vuelven en un “círculo vicioso”, que ha generado una generación ni-ni (que ni trabajan, ni estudian).

Peraza Breedy, subrayó que muchas veces las familias no se superan en términos labores y se limitan a esperar la llegada mensual de recursos.

Recepción por departamento (en millones de dólares)

Guatemala 952.9
San Marcos 611
Huehuetenango 606
Quetzaltenango 496
Petén 457.1
Alta Verapaz 412
Quiché 355
Escuintla 347
Chiquimula 304
Jutiapa 293
Baja Verapaz 286
Izabal 281
Suchitepéquez 271
Jalapa 219
Santa Rosa 207
Zacapa 187
Retalhuleu 175
El Progreso 166
Chimaltenango 149.9
Totonicapán 141
Sololá 132
Sacatepéquez 116

Envíos por lugar de origen

California 1,826.8
Nueva York 1,255.2
Florida 689.5
Texas 564.6
Massachussetts 356.4
Illinois 241.8
Distrito de Columbia 217.5
Georgia 175.4
Nueva Jersey 174
Pennsylvania 173

Beneficiados por sexo (en millones de personas)

Mujeres: 3.4

Hombres: 2.7

Población total beneficiaria de remesas (en millones de personas)

2002 2.9
2003 3.1
2004 3.3
2005 3.6
2006 3.7
2007 3.7
2008 4.1
2009 4.3
2010 4.5
2016 6.2

*De 2011 a 2015 no se hizo encuesta

Ingreso de divisas por remesas

2006 3,609
2007 4,128
2008 4,314
2009 3,912
2010 4,126
2011 4,378
2012 4,782
2013 5,105
2014 5,544
2015 6,284
2016 7,159
Proyección 2017 7,768

http://www.prensalibre.com/guatemala/migrantes/reciben-remesas-62-millones-de-guatemaltecos

Remesas hasta mayo aumentan 15 por ciento

Este año se espera un total de US$7.7 millardos en divisas que llegan a los hogares guatemaltecos.

Transcurridos cinco meses, las remesas recibidas este año casi igual el monto total que enviaron los trabajadores migrantes hace 12 años. El Banco de Guatemala (Banguat) publicó que se acumulan US$3.3 millardos en el periodo de enero a mayo, cifra cercana al cierre del 2005 cuando las remesas recibidas sumaron US$3.6 millardos.

El monto acumulado tiene un crecimiento de 15 por ciento con respecto a los US$2.8 millardos que se reportaron en el mismo periodo de 2016.

Durante mayo los hogares guatemaltecos que se benefician con remesas recibieron US$747.4 millones, es decir US$122.1 millones más que la cifra recibida en el mismo mes del año pasado. Este es el monto más alto reportado este año, le siguen los envíos de marzo que sumaron US$738.9 millones, según cifras de la banca central.

Desde 2010 el país ha recibido un monto global de US$40.7 millardos en remesas familiares, y para este año se espera que los envíos sumen US$7.7 millardos y en 2018 la proyección es que alcancen los US$8.3 millardos.

Sergio Recinos, presidente en funciones del Banguat, comentó que desde el proceso electoral en EE. UU. se observó un crecimiento extraordinario en el flujo de remesas familiares. En enero el crecimiento que se registró fue de 21.9 por ciento, dijo, al estimar que la tendencia es de una desaceleración hasta alcanzar un cierre de crecimiento interanual del diez por ciento.

El funcionario agregó que además del monto mensual de remesas, los guatemaltecos que trabajan en EE. UU. están enviando parte de sus ahorros ante los posibles cambios en las políticas migratorias en ese país.

De acuerdo con la encuesta de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), el 97 por ciento de las personas que envían remesas a Guatemala viven en Estados Unidos y los hogares que se benefician con estos recursos son principalmente de los departamentos de Guatemala, Huehuetenango, San Marcos y Quetzaltenango.

Jornada académica

El Banguat realiza el XXVI ciclo de las jornadas económicas en las que expertos nacionales e internacionales debaten temas de tipo de cambio, política monetaria y crecimiento económico. Sergio Recinos, presidente en funciones del Banguat, explicó que argumentos como las medidas proteccionistas, políticas migratorias más rígidas, tensiones geopolíticas y el cambio climático son algunos aspectos que generan incertidumbre y afectan las economías.

En el caso de Guatemala los posibles canales de contagio serían una disminución en la demanda comercial y en el ámbito financiero, los efectos por el incremento en las tasas de interés que marque la Reserva Federal, explicó Recinos, al descartar hasta ahora impactos negativos en la economía guatemalteca.

 

https://elperiodico.com.gt/inversion/2017/06/06/remesas-hasta-mayo-aumentan-15-por-ciento/