La retorcida lógica de los secuestradores del convenio 169

Cualquier texto de economía  demanda  que para la realización de inversiones,  de contratos,  de cualquier tipo de actividad humana,  las reglas que establezcan la manera en que se llevan a cabo se encuentren establecidas en reglas claras,  concisas y exactas aplicables a todos por igual que señalen cuales son los requisitos a cumplir y cuáles son los efectos de llevar a cabo una actividad.

Lo anterior también es el caso con el convenio 169 de la organización internacional del trabajo. La lógica demandaría que para su aplicación existan reglas claras sobre como ejecutar ciertas actividades para cumplir con el denominado  ‘Derecho de Consulta’ que ha sido instaurado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos y declarado aplicable sin limitación a Guatemala por la Honorable Corte de Constitucionalidad.

El Ministerio de Trabajo, órgano encargado de la aplicación de los Convenios Internacionales en materia de Trabajo  publicó a principios del mes anterior una Guía metodológica para realizar el proceso de Consulta de conformidad con el Convenio 169.  El día  martes ha surgido la noticia que  se había interpuesto por una organización indígena una acción de amparo en contra de dicha guía.  Se alega que la Guía Metodológica no se consultó a los pueblos indígenas.   Esta es la segunda tratativa de regular el derecho a la Consulta.  Los amparos,  sin embargo,  no señalan que  aspectos de los derechos de los pueblos indígenas vulnera esta Guía,  sino simplemente se alega que no se consultó a los interesados.

Entonces,  para normar el derecho a la consulta se necesita,  valga la redundancia,  hacer una consulta,  pero utilizando que normas?   Pero entonces,   el alegato  podrá ser,  a cada paso de la consulta que se está violando algún  derecho  ancestral.  De esta manera,  se crea un círculo vicioso.  Pareciera  que hay quienes  quieren utilizar el pretendido ‘Derecho a la Consulta’  para simplemente crear vacíos que impidan  que existan reglas claras para tener un ambiente propicio a la inversión en el país.  Es posible que nos encontremos ante una situación donde los tribunales han hecho al Estado rehén de las organizaciones  que han utilizado el derecho a la Consulta como excusa para paralizar el desarrollo.

La solución  debe debatirse entre dos aspectos, o los tribunales definen el contenido de la consulta sobre la consulta,  o  las organizaciones son propositivas y no negativas sobre el derecho a la consulta.

La Guía metodológica tiene la ventaja fundamental,  que se trata de esto,  de una guía,  aunque  entonces pueda alegarse que la guía no es obligatoria y que no viola el convenio 169.   Pero para dicho caso,  la argumentación de la falta de obligatoriedad haría la Guía nugatoria. Si tomamos la Guía como una propuesta,  la respuesta de las organizaciones indígenas no debe ser que viola el derecho a la consulta, sin indicar  cuales partes de la guía no son admisibles.  En este caso es como  ver a nuestro país,  como el perro que se muerde la cola y va en círculos,  pero no resuelve nada.

Para tener un desarrollo adecuado como país,  debemos dejar claramente establecidas que objeciones concretas,  basadas en principios jurídicos claros y fundamentados en la constitución política de la república  existen  por parte de los interesados para que la guía sea aplicable. Es obligación de las organizaciones indígenas aterrizar el derecho a la Consulta e indicar que parte de la guía es inadmisible para dichas organizaciones y sobre todo una justificación razonable para lo anterior basada en la normativa que escogimos todos como país al elegir a una asamblea constituyente en dos ocasiones separadas.

http://s21.com.gt/2017/08/09/la-retorcida-logica-los-secuestradores-del-convenio-169/

Alza de precio en el tomate provoca aumento en otros alimentos

Incremento de la libra de tomate superó las expectativas inflacionarias del año y presionó el índice de precios en la economía durante julio último. Además, los precios absorbieron el incremento al salario mínimo (5%) decretado este año.

A julio, la tasa de inflación —alza generalizada de precios— fue de 5.22%, mientras que la meta inflacionaria para el año es de 4 más/menos 1 porcentual (3%-5%).

Plantearán salario mínimo para el 2018
salario-minimo.JPG
Esto significa que en promedio los productos y servicios subieron 5.22%, según el índice de precios del consumidor (IPC).

Según ese reporte, la división de alimentos fue la que presionó al incremento de precios que en julio fue de 11.93%, superando el 5.22%.

El indicador tiene una relevancia para los agentes económicos, sobre todo en las decisiones de producción, empleo, inversión, consumo y ahorro.

Además, los precios absorbieron el incremento al salario mínimo (5%) decretado este año.

La última vez que la inflación había superado esa cifra fue en febrero del 2012, cuando se ubicó en 5.17%.

Presión

El informe señala que el tomate fue el producto que registró la mayor alza con 49.30%, en julio; sin embargo, en un año el incremento fue del 104%.

El informe indica que el precio promedio de la libra de tomate a escala nacional fue de Q5.98, pero en algunas regiones se sitúo en Q6.36, precio más alto y Q4.90 el más bajo.

A mediados de julio, Prensa Libre publicó que en el mercado La Terminal, zona 4 de la capital, se cotizó hasta en Q9 la libra y la caja en Q300.

Choque de oferta
Sergio Recinos, presidente en funciones del Banguat, explicó que el comportamiento al alza de la inflación en julio es temporal, asociado por la tendencia del tomate, por lo que se espera una estabilidad en el indicador en los próximos meses.

¿Porqué aumentó la inflación en julio?

Existió un choque de oferta de precios en el tomate, que tiene un peso significativo, en la inflación y lo elevó al techo máximo previsto de 5%. Además, el aguacate, cebolla, otras hortalizas y verduras, registraron alza, pero no tan altas como el tomate

¿Qué factores lo explican?

Hay dos. En el caso del tomate, que es el efecto climático por el exceso de lluvia que provocó una menor producción, y la otra es la exportación hacia El Salvador. Entre junio y julio, las ventas del tomate se duplicaron en volumen y precio, por lo que para los productores era más atractivo venderlo en el país vecino.

¿Qué impactó hay para la economía?

Ya lo hubo para las personas que compraron el precio del tomate más caro. A corto plazo no vemos otras consecuencias, esto es pasajero.

¿Qué previsión tienen para el cierre del año?

Para los siguientes meses el tomate y otros productos agrícola van a registrar una desaceleración —ritmo de crecimiento menor— que no van a presionar el índice como ocurrió en julio. Por lo tanto proyectamos que la inflación cerrará en 4.50%, que estarían dentro de la meta para este ejercicio.

Comerciantes afirmaron en esa ocasión que había escasez del producto, por los daños ocasionados en el campo por la lluvia y las plagas. Ayer la caja se cotizó en Q270, para vender a Q5 y Q6.

El incremento fue generalizado y en varios departamentos, la cotización del tomate alcanzó los Q8.

PUBLICIDAD
300×250-Bac-Institucional02-gif-02
El tomate es uno de los 26 productos que integra la Canasta Básica de Alimentos (CBA).

Otros productos que presionaron el alza en un año han sido: el güisquil con 68.05%, lechuga 43.37% y el repollo con 43%.

Canasta

El informe señala que el costo de la CBA se ubicó en Q4 mil 454.10 en julio pasado, y se incrementó Q621 respecto de julio del 2016, cuando fue de Q3 mil 833.10.

En el caso de la canasta básica vital (CBV), alcanzó los Q8 mil 127.92, y en un año subió Q1 mil 133.21.

En julio del año pasado se ubicó en Q6 mil 994.71.

http://www.prensalibre.com/economia/economia/inflacion-llega-a-522-y-supera-meta-prevista