Guatemala y la ley de empleo parcial

La administración Morales prevé tener listo el próximo mes el primer borrador de la ley que regula el trabajo a tiempo parcial, que deberá quedar aprobado antes de febrero de 2018.

En febrero cobra vigencia en Guatemala el Convenio 175 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT) y para esa fecha deberá estar listo el marco legal para implementar el empleo a tiempo parcial.

Guillermo Gándara, viceministro de Administración del Trabajo, dijo a Prensalibre.com que “… ya tienen un primer producto de la propuesta, un análisis comparativo de los países donde se ha implementado este instrumento, especialmente europeos. De acuerdo con el funcionario… han avanzado en temas relacionados con la seguridad social de los empleados, el pleno derecho de la libertad sindical y colectiva, el goce de vacaciones, la protección de la maternidad y el salario.”

“… En ese sentido, Antonio Malouf, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras, opinó que los sectores de call centers, servicios, turismo, la industria de empaques y las empresas que elevan su producción en verano, vacaciones y Navidad serían los que más aprovecharían la contratación temporal de personal.”

http://www.centralamericadata.com/es/article/main/Guatemala_y_la_ley_de_empleo_parcial?u

Piden salario diferenciado para la caficultura

Ricardo Arenas, presidente de Anacafé

Crear un salario mínimo diferenciado es la solicitud del sector cafetalero para enfrentar la crisis que afronta por la escasa producción, efecto de la roya y precios internacionales más bajos que el costo, lo cual lo hace insostenible, dijo Ricardo Arenas, presidente de Anacafé.

Dijo que no entregará una propuesta, pero que ya le explicaron el año pasado al presidente Jimmy Morales el impacto en ese rubro.

Arenas insistió en solicitar que se devuelvan recursos que el gobierno anterior desvió del fideicomiso, por unos Q400 millones.

http://www.prensalibre.com/economia/economia/ven-como-opcion-producir-mas-cafe-en-tierras-bajas

Plantearán que salario mínimo 2018 cubra costo de la Canasta Básica Alimentaria

La Comisión Paritaria que representa al Sector Agrícola ante la Comisión Nacional del Salario propondrá que el salario mínimo del próximo año cubra el costo de adquisición de la Canasta Básica Alimentaria (CBA), al mes de abril de 2017 llegó a Q4 mil 138.26 quetzales (US$564.56).

Las comisiones paritarias del sector agrícola fueron convocadas hoy con el objetivo de abrir el ciclo para el debate de la fijación del salario mínimo para el próximo año.

Las comisiones paritarias serán las encargadas durante los próximos cuatro meses de las discusiones técnicas que presentarán ante la Comisión Nacional del Salario (CNS).

Rigoberto Dueñas, directivo de la Federación de Trabajadores Campesinos y Urbanos (Fecur) informó que en esta ocasión llevan la consigna de que el salario mínimo debe cubrir o compensar el costo de la Canasta Básica Alimentaria que al mes de abril de este año se ubicó en Q4 mil 138.26 quetzales.

Los trabajadores devengan en la actualidad Q2 mil 893.21 y el ajuste significaría Q1 mil 245.05, para alcanzar los Q4 mil 138.26.

“Esperamos una mejor posición de los representantes del sector empleador y lograr alcanzar un acuerdo mutuo, porque sino la decisión recaerá en el presidente Jimmy Morales”, dijo el sindicalista.

La comisión tiene hasta el 15 de septiembre para presentar sus informes a la CNS y a su vez la CNS tiene hasta diciembre para presentar una recomendación si ajusta o no el salario mínimo.

De no alcanzar un acuerdo entre las comisiones, será el presidente Jimmy Morales, quien tome la decisión a finales de este año.

Para esta semana esta programada empezar la comisión no agrícola, la de exportación y maquila. Los representantes de las comisiones paritarias por ley deben ser nombrados por cada sector, un titular y un suplente. Las comisiones se reúnen en la sede del Ministerio de Trabajo.

Salario mínimo 2017

Con el Acuerdo Gubernativo 288-2016, publicado el 30 de diciembre de 2016, se elevó el salario mínimo para las actividades agrícolas y no agrícolas en Q5.03 diarios, es decir, que pasó de Q81.87 a Q86.90 por día; mientras que para la actividad exportadora y de maquila los trabajadores cobrarán Q4.59 más por día, que corresponde al incremento de Q74.89 a Q79.48 diarios.

Por mes, los trabajadores devengarán Q2 mil 893.21 y Q2 mil 667.52 respectivamente, incluyendo la bonificación incentivo de Q250.

Estas nuevas remuneraciones entraron en vigencia el 30 de diciembre del 2016, según el Acuerdo por el incumplimiento hay multas entre tres y 12 salarios mínimos mensuales vigentes para las actividades no agrícolas.

Antecedentes

En 2015, el aumento fue de Q3.15 para la actividad agrícola y no agrícola, y de Q2.53 para el sector de maquila. El mayor incremento lo otorgó Alfonso Portillo en 2003  y corresponde a más del 21% para el salario agrícola y 16% para el no agrícola. Durante la gestión de Óscar Berger se estableció el salario para la actividad exportadora y de maquila.

En los últimos años la Comisión Nacional del Salario no ha llegado a consenso sobre propuesta del salario mínimo.

http://www.prensalibre.com/economia/plantearan-que-salario-minimo-2018-cubra-costo-de-la-canasta-basica

Salario Mínimo

Salario que favorece solamente al veinticinco por ciento de la población económicamente activa..

— Danilo Parrinello

Dentro de poco empezará el sainete anual de la fijación del salario mínimo en nuestro país. Esa confrontación anual, azuzada por los medios de comunicación social se da entre los sindicatos que piden un cien por ciento de aumento al salario mínimo y los patronos que proponen no aumento. ¿Quién tiene la razón? Y ¿Por qué cada año se da esta confrontación que solo es un desgaste político para el Presidente de la República? En mi opinión esto sucede por dos razones: Primera, desconocimiento de la ley y de la realidad nacional. Segunda, por la búsqueda de notoriedad y protagonismo de algunos “líderes” y politicastros que lo que buscan es tener sus quince minutos de fama aunque sea hablando estupideces.

¿Por qué fija el Estado el salario mínimo? Pues por ser un mandato constitucional que en el Capítulo II. Sección Octava. Trabajo. Artículo 103, literal f) dice: “Fijación periódica del salario mínimo de conformidad con la ley”. Hay que darse cuenta que la Constitución no dice aumento anual ni fijación anual, ni le pone un plazo fatal. Toda esa tramitología y laberinto para la fijación del mencionado salario mínimo está contenida en el Código de Trabajo, emitido el cinco de mayo de mil novecientos sesenta y uno, hace cincuenta y seis años y que fuera firmado por el Presidente Miguel Ydígoras Fuentes veinticuatro años antes de la promulgación de la Constitución de la República. En el mencionado Código tampoco dice que debe fijarse un aumento anual, solo dice que se debe fijar periódicamente. Por lo que el Presidente lo podría fijar por cuatro o más años. Lo que sí dice textualmente es: “Artículo 103.. Dicho salario se debe fijar periódicamente conforme se determine en este capítulo, y atendiendo a las modalidades de cada trabajo, a las particulares condiciones de cada región y a las posibilidades patronales en cada actividad intelectual, industrial, comercial, ganadera o agrícola”.

El Presidente de la República puede no otorgar un aumento anual, pero sí puede fijar de acuerdo con la ley diferentes salarios mínimos, por región o por actividad como la ley manda, según vimos en el párrafo anterior. Ahora bien, hay consideraciones que deben tomarse en cuenta para la mencionada fijación salarial. En Guatemala hay una población económicamente activa de alrededor de cinco millones doscientas mil personas; de ellas sólo el veinticinco por ciento (25%) tiene un trabajo formal, el setenta y cinco por ciento (75%) no goza de salario mínimo, ni de prestación alguna. En el área rural es más dramático aún ya que solo el quince por ciento (15%) de los trabajadores está en la formalidad. Y por esos mínimos porcentajes se dan confrontaciones, se polarizan las opiniones en la sociedad y se dan despidos en las empresas, cuando los aumentos ya son impagables, lo que se traduce en hambre y miseria, cosa que alegra mucho a quienes viven del conflicto y la confrontación. Usted ya sabe quiénes.
Para quien lo desconozca el salario mínimo en Guatemala es más alto que en México, Brasil, Honduras, Perú, Chile y El Salvador. Esto lo pongo para que no hablen babosadas los demagogos.

https://elperiodico.com.gt/opinion/2017/06/03/salario-minimo/

Competitividad global y salarios mínimos

La legislación del salario mínimo es, según algunas escuelas, una herramienta efectiva para la reducción de la pobreza en los países más pobres.

Guillermo Pineda
30 05 17
No obstante, esta legislación es efectiva solamente cuando va acompañada de condiciones que fomentan la competitividad de las empresas en el mercado global. De lo contrario, la historia de nuestros países es un ejemplo de cómo los salarios mínimos aumentan los costos de nuestras empresas, incrementan el mercado laboral informal y reducen la oferta de empleos en el mercado formal.

Los aumentos de los salarios mínimos contribuyen en teoría a la reducción de la pobreza, especialmente de la pobreza extrema, cuando van acompañados de reformas macroeconómicas estructurales que permiten a las empresas mantenerse competitivas ante este incremento en sus costos. Al final de cuentas, un trabajador con un mayor ingreso puede asegurarse a sí mismo y a sus familiares mejores condiciones de salud, de alimentación, de educación y de transporte, con lo cual las empresas se vuelven mejores y más competitivas. Sin embargo, en la práctica, el aumento de los salarios mínimos se convierte en una decisión política importantísima que impactará en la vida de millones de personas para bien o para mal cuando no se cuenta con las condiciones socioeconómicas que le permiten a un país mantenerse competitivo a escala global.

Los efectos económicos del salario mínimo no se perciben en los sectores informales y fuera de la legislación, donde el trabajador termina ganando menos al final del día con los incrementos de precios de la canasta básica. Este último punto es de especial importancia para nuestro país, donde contamos con un mercado informal que alcanza casi el 70 % de la población económicamente activa, según el Ministerio de Trabajo de Guatemala.

El aumento del salario mínimo perjudica aún más a las pequeñas y medianas empresas, pues reduce sus márgenes de beneficio, incrementa la inflación y anima a los empresarios a reducir el tamaño de su personal o a comprar sus insumos en otros países. La distancia ya no es una barrera para lo anterior, y es más barato traer un contenedor desde Asia por 800 dólares que pagar el envío de ese mismo contenedor por las rutas Guatemala-Costa Rica o Guatemala-Estados Unidos, por poner un ejemplo. Además, los salarios mínimos más altos tienen efectos negativos sobre el volumen y el desempeño del empleo en el sector privado formal, pues suelen disuadir a las empresas de contratar nuevos trabajadores y causan despidos.

Entonces, ¿es contraproducente legislar un aumento del salario mínimo?

Legislar aumentos del salario mínimo no consigue el objetivo en nuestros países de sacar a los trabajadores de la pobreza y de reducir las desigualdades. Esta legislación tiene efectos distintos en países más desarrollados, donde la población del mercado formal es la mayoría y existen condiciones económicas de estabilidad que nuestros países no tienen. Milton Friedman, un economista querido por unos y odiado por otros, demostró que los incrementos de un salario mínimo crean un monopolio salarial a costa del desempleo de los jóvenes y de los menos cualificados (que para el caso de Guatemala es el grueso de la población) y propuso que en lugar de establecer salarios mínimos se ofrecieran condiciones mínimas de renta y servicios a los más pobres y necesitados siguiendo las reglas del mercado. Quizá explorar este camino sea el idóneo para nuestro país, donde el encarecimiento de la vida continúa, la competencia entre las empresas aumenta mientras reduce nuestras ganancias y la presión global de las transnacionales amenaza con sacarnos del mercado.

Ante el encarecimiento del costo de la vida en Guatemala, quizá deberíamos preguntarnos qué puede hacer (o dejar de hacer) el Gobierno para facilitar la creación de empleos y de nuevas empresas, pues, a cómo van las cosas, si seguimos discutiendo sobre legislar salarios o sobre cómo controlar los precios de la canasta básica, los más perjudicados serán los guatemaltecos más pobres y más vulnerables de nuestra sociedad.

[Fin]

https://www.plazapublica.com.gt/content/competitividad-global-y-salarios-minimos

Trabajadores, Sindicatos y empleadores

A la juventud le explico que: Trabajador o trabajadora es la persona física que con la edad legal mínima, presta sus servicios retribuidos subordinados a otra persona, a una empresa o institución. Si no presta los servicios de forma voluntaria, se considera esclavitud o servidumbre. Según el trabajo desempeñado, en el ámbito anglosajón, es costumbre agrupar bajo el color teórico del cuello de su camisa, según el tipo de oficio que desempeñen.

El concepto moderno de trabajador, como el de empresa rio, surge con la Revolución Industrial del siglo XIX y se consolida durante la denominada Segunda Revolución Industrial. Esta dicotomía social, económica y productiva establecería las diferentes clases sociales, que se denominan clase capitalista o burguesía, se utiliza desde el siglo XVII y la otra es la clase obrera o proletariado. En el manifiesto comunista, Marx y Engels, definen al conjunto de trabajadores dependientes como proletariado.

‘Es muy importante que los jóvenes tomen conciencia en lo humano, el concepto de igualdad y del derecho laboral, todos debemos comprendernos y respetarnos’.

En la teoría marxista, frente a la burguesía, el trabajador es la clase social que no tiene la propiedad de los medios de producción. Por lo tanto, la única fuente de ingresos para los proletarios es la venta de su trabajo, de su fuerza de trabajo. La sociedad capitalista se define como aquella sociedad política y jurídica basada en una organización específica del trabajo, el dinero y la utilidad de los recursos de producción. Los Jóvenes deben conocer que: Un sindicato es una asociación integrada por trabajadores en defensa y promoción de sus intereses laborales, con respecto al centro de producción.

El concepto de sindicato permite identificar a una agrupación de gente trabajadora que se desarrolla para defender los intereses financieros, profesionales y sociales vinculados a las tareas que llevan a cabo quienes la componen. Los sindicatos, tras reunirse con sus afiliados, informan y llegan a acuerdos previos o toman conciencia de las necesidades del momento, negocian en nombre de estos y se llaman negociación colectiva, sobre: salarios y condiciones de trabajo son las jornadas, descansos, vacaciones, licencias, capacitación profesional, dando lugar al contrato colectivo de trabajo.

El sindicato tiene como objetivo principal el bienestar de sus miembros, es decir, asegurar condiciones dignas de seguridad e higiene laboral y generar mediante la unidad, la suficiente capacidad de negociación como para establecer una dinámica de diálogo social entre el empleador y los trabajadores. La libertad sindical de los trabajadores, para crear, organizar, afiliarse, no afiliarse o desafiliarse o cambiar de sindicato, es libre y sin injerencias del Estado, patrones, empleadores u otros sindicatos.

Es muy importante que los jóvenes tomen conciencia en lo humano, el concepto de igualdad y del derecho laboral, todos debemos comprendernos y respetarnos. Todo joven debe obtener muchos conocimientos para conocer el significado de las cosas, en base de ello deben tratar de superarse y actuar correctamente respetando las leyes que ha plasmado la Sociedad, para no caer en lo indebido, apoyando la seguridad, educación, salud, trabajo, evitando la corrupción, vicios y respetándose a sí mismo como al prójimo y no perder el espíritu de patriotismo y el derecho humano.

http://www.s21.gt/2017/05/trabajadores-sindicatos-empleadores/

Fuerza laboral de jóvenes no es aprovechada

Cuatro de cada 10 jóvenes no concluye la primaria y apenas uno de los seis restantes logra llegar a la universidad.

El resultado es parte de la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (ENEI) que corresponde al tercer trimestre del 2016, y que evidencia que el potencial de la fuerza laboral joven del país no es aprovechada al máximo, además de que se convierte en el sector más castigado para ingresar en la fuerza laboral formal del país.

“Se está condenando a las futuras generaciones, si no se adoptan estrategias en conjunto para educar y capacitar a la población”, señaló Ligia Orantes, asesora del Programa de Generación de Empleo y Educación Vocacional, que financia la Unión Europea.

La ENEI determinó que a escala nacional la tasa de desempleo abierto es mayor para los jóvenes de 15 a 24 años, con 5.6%, en relación con la tasa de los adultos de 25 años o más, que es de 1.1%.

La tasa de desempleo más alta corresponde a los jóvenes que se encuentra en el área urbano-metropolitana, donde el indicador es de 11.6%, en el resto urbano es 5.1% y rural nacional 4.2%.

Nelson Santa Cruz y Hugo Rivas, técnicos del Instituto Nacional de Estadística, explicaron que la encuesta demostró que los jóvenes son el sector más castigado, por la falta de oportunidades para emplearse.

Santa Cruz indicó que la tendencia no ha cambiado respecto de otras encuestas, en las cuales se demuestra que es el sector con la mayor desocupación.

Los analistas del INE comentaron que esa situación se explica debido a la migración interna, que logra emplearse de manera temporal, pero luego se quedan en la ciudad, aunque no consigan trabajo.

“Los jóvenes expusieron que la falta de experiencia, formación y un nivel educativo bajo son las razones de por qué no logran emplearse en el mercado laboral”, afirmó Hugo Rivas, técnico del Instituto Nacional de Estadística (INE).En opinión de Antonio Malouf, vicepresidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), la única manera para apoyar a las próximas generaciones es con la generación de empleo y promover la atracción de inversiones.

El representante empresarial afirmó que si no se aprovecha este momento por el bono demográfico, las consecuencias para la economía podrían ser negativas para el futuro, por el envejecimiento de la población.

Malouf aseguró que hay varios sectores productivos que pueden absorber a los jóvenes, pero se necesita educación y preparación en alianzas.

La semana pasada, Prensa Libre publicó que Guatemala ingresó desde el 2015 en un período de 35 años en el cual la población joven y productiva de 15 a 34 años será el segmento más amplio de habitantes, lo cual abrirá una oportunidad de desarrollo acelerado.

Ante ese panorama, la única opción de los jóvenes para obtener ingresos es emplearse en el sector informal o migrar al área urbana de la capital, o a Estados Unidos.

El estudio refleja que cuatro millones 507 mil personas están ocupadas en el sector informal, lo que significa un aumento de 3.1% en relación con la población que se ubicó en ese sector durante el segundo trimestre, cuando se reportó que el número era de cuatro millones 373 personas.

Las personas ocupadas en el sector formal registraron un leve aumento de 0.14%, sobre todo en el área urbano-metropolitana.

La cantidad de trabajadores formales alcanzó 2.1 millones y la tasa de desempleo fue de 2.4%.