Cinco hechos para reflexionar sobre las vacaciones

Por – 30 de julio de 2015, 6:00 am

El verano es la época que asociamos tradicionalmente a las vacaciones, ese tiempo de descanso que, en realidad, para muchos en América Latina y el Caribe sigue siendo más una utopía que un derecho. Pero, al margen de tópicos, ¿qué sabemos de las vacaciones? En este artículo les presentamos cinco hechos con los que reflexionar sobre este tema:

1. La duración de las vacaciones es distinta en cada país. Esta afirmación, que puede parecer obvia, no deja de resultar sorprendente. ¿Acaso no te resulta llamativo que un trabajador –en las mismas circunstancias– tenga garantizados por ley seis días de vacaciones en México y 40 en Brasil?

Es recurrente el debate sobre cómo afecta a la economía aumentar o reducir el número de días de vacaciones. A raíz de la reciente crisis del euro surgió la discusión en países como España o Italia. ¿Es conveniente suprimir algunos feriados para aumentar la productividad? Los detractores de la medida disponen de un argumento contundente: hay economías mucho más productivas en las que se trabaja menos días.

2. Las vacaciones ilimitadas sí existen. Esto, que para muchos trabajadores es un sueño inalcanzable, es real para unos cuantos privilegiados.Recientemente conocimos que General Electric se sumaba al exclusivo grupo de empresas que conceden vacaciones ilimitadas a una parte de sus empleados. ¿Será que estamos ante una tendencia de futuro?

3. No siempre aprovechamos los días de vacaciones que tenemos a nuestra disposición. Diversos factores, como la dificultad para programar las vacaciones o la falta de presupuesto para costear un buen descanso, pueden llevarnos a trabajar más de lo que estamos obligados. De hecho, una agencia de viajes realizó un estudio sobre privación de vacaciones en el que se afirmaba, por ejemplo, que los mexicanos desaprovechan dos días de descanso al año. Lo más intrigante es que un 8% de los encuestados culpó de esta realidad a los recelos que sus vacaciones podían despertar entre sus compañeros de trabajo.

4. Las vacaciones son buenas para tu productividad. Curiosamente fue en Estados Unidos, el país en el que las vacaciones no son un derecho sino un beneficio, donde un estudio aclaró que tomarse un descanso es algo positivopara la productividad del trabajador y de la economía. Los propios empleadores son los que reconocen los efectos positivos de dar descanso a sus empleados: mayor productividad, mejor ambiente laboral, mayor capacidad de aprendizaje, trabajadores más saludables…

5. Si no desconectas en vacaciones, tienes un problema. En la playa, bajo una sombrilla y acostado en una silla plegable, alguien teclea su laptop con fiereza. Resopla, pone cara de agobio y concentración. No observa nada del fantástico paisaje que tiene a su alrededor: en verdad, no ve nada más allá de la bandeja de entrada de su correo electrónico. El o la protagonista de esta escena imaginaria está de vacaciones, pero ni su cara ni sus acciones corroboran ese dato. Si esta situación la has vivido en carne propia, quizá tienes un problema, ya que este es uno de los síntomas que definen a los trabajólicos (adaptación en español del célebre ‘workaholic’ anglosajón), esto es, los adictos al trabajo que no desconectan ni en vacaciones. Dispuestos a no descansar, hay incluso quienes emplean sus días libres trabajando para otras empresas, lo que puede traer algunos problemas… Quienes optan por estas opciones pueden alegar que las vacaciones tienen efectos perversos, algo sobre lo que también hay mucho escrito: ¿no te suena eso del síndrome postvacacional? Mejor no me extiendo más sobre esto y te dejo disfrutar, ojalá sí puedas, de tus merecidas vacaciones.

http://blogs.iadb.org/trabajo/2015/07/30/cinco-hechos-para-reflexionar-sobre-las-vacaciones/?utm_source=hootsuite&utm_medium=twitter&utm_campaign=

Anuncios

Es un asunto de Estado

EDITORIAL

La forma en que funcionarios venales negociaron para ceder a chantajes de algunos sindicatos de trabajadores del Estado sin tomar en cuenta la viabilidad de las condiciones salariales pactadas se convierte en un asunto de Estado que amerita un serio debate en el que, reconociendo el derecho de los trabajadores a tener salarios dignos, se concilie ese derecho con el que tiene el país a una sanidad financiera que nos evite en el futuro la necesidad de adopción de medidas que afecten económicamente a toda la población.

Podemos usar el caso de Grecia como ilustración y el de todos los países que han caído en situaciones de insolvencia. Grecia llegó a tener un muy beneficioso plan de pensiones para la población que al jubilarse recibía prestaciones que les permitieron vivir bien, pero los planes eran insostenibles porque carecían de fuente de financiamiento y ahora que Grecia tiene que renegociar los términos de su deuda, los acreedores exigen que se hagan serias modificaciones a planes de beneficio social con recortes que serán muy duros para los griegos y que afectarán especialmente a los que a partir de ahora quieran acogerse al plan de retiro.

Era una conquista social importante y, vista desde la perspectiva de los derechos laborales, sobrepasaba cualquier aspiración que fuera basada en un criterio básico que es el de la sostenibilidad financiera. En Guatemala no hace mucho pasó con el plan de prestaciones de la Universidad de San Carlos que tuvo que ser revisado porque puso en peligro las finanzas de la Universidad.

Lo mismo pasa con un país que se compromete no sólo a pagar exorbitantes beneficios a la dirigencia sindical, sino que, además, se amarra para hacer aumentos cada año que no tienen que ver con el ritmo inflacionario ni con capacidad de pago, sino que se acepta, por ejemplo, que cada año se aumenten los sueldos en diez por ciento, lo cual hace que cada diez años se duplique la planilla. Ninguna empresa en el mundo podría sobrevivir a acuerdos suscritos de forma irresponsable por ejecutivos que no tomen en cuenta la capacidad de generación de ingresos para cubrir tales compromisos.

En La Hora respetamos la labor de los servidores públicos que trabajan al servicio de la comunidad y sabemos que merecen una digna remuneración, pero repudiamos las maniobras de grupos que venden el movimiento sindical con compromisos políticos y que se asocian a políticos incapaces e inescrupulosos que firman sin ver, menos analizar, las consecuencias de esas decisiones que nunca fueron consultadas con Finanzas.

http://lahora.gt/es-un-asunto-de-estado/

Pactos colectivos son un “tumor” que debe extirparse

Juan Carlos Zapata, director ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa), opinó que los pactos de condiciones de trabajo suscritos entre el Gobierno y el sindicato mayoritario del Ministerio de Salud, son negociados a la ligera para apaciguar las amenazas de los empleados públicos sobre el paro de labores pero ocasionan un desequilibrio financiero en el erario nacional y repercuten en la obtención de recursos para el funcionamiento del resto de instituciones del Estado.

“El pacto colectivo del Ministerio de Salud es totalmente lesivo para el Estado en cuanto a los privilegios y beneficios que se le otorgan a un grupo de sindicalistas. Además que son negociados sin el visto bueno del Ministerio de Finanzas y sin el análisis sobre los recursos disponibles del Estado para poder cumplir luego con otras obligaciones. Y después vemos las consecuencias en la negligencia para atender a las personas en los hospitales porque los recursos se están utilizando para el pago de viáticos, honorarios y bonos, lo cual es totalmente nefasto”, reclamó el empresario.

Este año, el pacto colectivo de trabajo suscrito entre el Gobierno el Ministerio de Salud y el sindicato mayoritario de esa cartera tendrá un costo de Q1 mil 835 millones, mientras el Mineduc adquirió una carga que supera los Q1 mil millones en este rubro.

Si bien es positivo que los trabajadores se organicen y pidan mejores condiciones laborales con la entrada de un nuevo Gobierno, debe analizarse si los pactos colectivos son viables y además pedir a cambio un mejor servicio para la población, opinó Francisco Quezada, analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales.

Revisarán Pacto

Según Miguel Ángel Balcárcel, Comisionado Presidencial para el Diálogo, en los próximos días se integrará un grupo de técnicos que evaluará la viabilidad del cumplimiento del Pacto Colectivo de Condiciones de Trabajo con los empleados del Sector Salud, acuerdo alcanzado luego de una reunión con autoridades del Ministerio de Salud y representantes del Frente Nacional de Lucha.

La instancia estará conformada por viceministros de la cartera, así como representantes financieros y de recursos humanos. Las autoridades estudiarán las bases legales respecto del régimen de contratación de servidores públicos de dicha área, salarios iniciales, bonos, entre otros beneficios.

http://lahora.gt/pactos-colectivos-son-un-tumor-que-debe-extirparse/

Frente sindical exige nacionalizar energía eléctrica y minería

Unos mil sindicalistas en su mayoría maestros convocados por Joviel Acevedo, se reunieron en la Plaza de la Constitución, en la zona 1. El grupo marchó hacia el Congreso para entregar la iniciativa de ley con la cual pretenden que se nacionalice la energía eléctrica y la minería.

Más de 25 autobuses trasladaron a unos mil maestros de varios puntos del país, confirmó Acevedo a medios de comunicación.

Al grupo se une a sindicalistas del Frente Nacional de Lucha (FNL), Unidad de Acción Sindical y Popular (Uasp), CoordinadoraNacional Indígena y Campesina (Conic) y otros grupos afines que según Acevedo forma la plataforma  Pueblo Pobre Organizado Vamos hacia la Refundación del Estado (Povres).

Durante el plantón frente al Palacio Nacional de la Cultura, un grupo de maestros agredió a una reportera de Guatevisión que intentaba documentar la actividad, además de bloquear el trabajo del reportero gráfico de Prensa Libre Edwin Bercián.

Acevedo explicó que los sindicatos se unieron luego que grupos de la sociedad civil convocaron a una mesa para exigir cambios a las leyes de Estado.

Un grupo encabezado por Joivel Acevedo fue recibido por la Comisión Permanente en el Congreso, a la cual le entregó una propuesta que buscan se convierta en ley, donde se nacionalice la energía eléctrica y entidades de extracción de minerales preciosos.

El grupo solicita que se decrete de bien público nacional y bajo dominio del Estado el 60 por ciento del total de acciones que poseen las empresas que presten el servicio de:

  • Extracción de minerales preciosos.
  • Empresas de generación, transporte, distribución y comercialización de energía eléctrica.

Del 60 por ciento de las acciones, según la propuesta, un 10 por ciento sería para las cooperativas nacionales y el resto para el Estado.

La propuesta lleva el respaldo, según Acevedo, de 185 mil firmas de padres y madres de familia. Fue recibida por el presidente del Congreso Luis Rabbé que ofreció hacer de conocimiento de los jefes de bloques el próximo lunes la propuesta para conocer el interés de las bancadas representadas en el Congreso.

Sindicatos apoyan al Presidente

Durante una asamblea de la Conic en Quetzaltenango el presidente Otto Pérez Molina recibió el apoyo incondicional de este grupo que le aseguró fidelidad hasta la conclusión de su mandato.

En esa actividad el dirigente de la Conic Pedro Esquina, aseguró que la organización no permitirá un “golpe de Estado”.
Esquina afirmó: “los 30 mil que llegan a manifestar los sábados no representan a la población”, aseguró que su organización tiene un número mayor de integrantes que no han participado en las protestas.

http://www.prensalibre.com/guatemala/justicia/sindicalistas-haran-planton-frente-en-el-congreso

Consecuencias tristes de la mala dirigencia sindical en el Estado

Las acciones desafortunadas en busca de prebendas de los dirigentes del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud de Guatemala (SNTSG), liderados por Luis Lara, del Frente Nacional de Lucha (FNL), ya tuvieron consecuencias lamentables. El ministro de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), Luis Monterroso, informó que un niño falleció en Cobán a causa de que no se le prestó atención a la madre en la consulta externa del Hospital Nacional. Asimismo, en Baja Verapaz, un recién nacido se debate entre la vida y la muerte porque no se le dio el servicio de salud adecuado debido a que presuntamente el personal no laboraba.

El sábado recién pasado, Siglo.21 informó que el titular de la cartera estaba ante el dilema de comprar vacunas o cancelar lo que el sindicato exige por pago de viáticos atrasados, cuyas tarifas son exageradamente altas, de Q350 hasta Q1 mil 200 diarios, montos que la Contraloría General de Cuentas (CGC) consideró fuera de lugar e hizo un reparo debido a que lo que manda la ley para servidores públicos es de Q80 a Q170, dijo Monterroso.

El punto no es contrariar al sindicalismo; en especial, porque se entienden y apoyan las reivindicaciones laborales y las mejoras en el servicio; pero una cosa es pensar en mejorar los servicios y aliviar a los contribuyentes, y otra, muy distinta, convertirse en parte de las redes que despojan y se apropian de los impuestos. Está claro: es inaceptable que para recibir granjerías disfrazadas de buenas intenciones se deje de prestar un servicio esencial y se ponga en peligro la vida de miles de guatemaltecos.

Igualmente, es cuestionable que al abogado que elaboró y negoció el pacto colectivo de condiciones de trabajo vigente se le aprobara un pago de Q24 millones por medio del sindicato, de los cuales un 70% aporta el Ministerio de Salud y el 30% restante se descuenta directamente a cada trabajador.

Como se ha repetido hasta la saciedad, cumplir con lo que demanda ese acuerdo laboral, que firmó el anterior ministro Jorge Villavicencio, implicaría la quiebra del MSPAS. Según Monterroso, el costo inicial de las demandas sindicales sería de unos Q1 mil 832.6 millones anuales.

De esa cuenta, es obvio que actuó bien el juez tercero de Primera Instancia Penal, quien ordenó a los trabajadores de la red hospitalaria abstenerse de hacer paro laboral y poner en riesgo la salud y vida de los pacientes. Es importante que el Ministerio Público (MP) investigue el posible enriquecimiento ilícito, cobro ilegal de comisiones y acciones de extorsión y coacción de parte de líderes sindicales, como solicitó el domingo recién pasado el ministro Monterroso.

Por el bien del país, esperamos que la comisión que se integró para buscar una salida al problema logre acuerdos, pero poniendo por delante la salud de los guatemaltecos y el respeto de las finanzas públicas.

http://www.s21.com.gt/editorial/2015/07/30/consecuencias-tristes-mala-dirigencia-sindical-estado

Ministro: Denuncia sobre pacto colectivo provocó paro de salubristas

Miembros del Frente Nacional de Lucha paralizaron esta mañana los servicios en nueve hospitales del país por el supuesto incumplimiento de las autoridades hacia el pacto colectivo que contempla el pago de salarios, viáticos y el traslado de trabajadores al renglón 0-11. Según el ministro de Salud, Luis Monterroso, los sindicalistas adoptaron esta medida por la denuncia penal contra el gremio y exfuncionarios por anomalías en la negociación y suscripción de dicho acuerdo en 2013.

Decenas de salubristas suspendieron hoy desde tempranas horas, los servicios a pacientes de la consulta externa y el área de emergencias en al menos nueve hospitales y centros de salud del interior del país, argumentando el desabastecimiento de medicamentos e insumos quirúrgicos desde el pasado viernes.

Luis Lara, secretario general del FNL, además denunció que desde inicios del presente año, no se han pagado viáticos y bonos a los trabajadores sindicalizados por hasta Q154 millones y que el Ministerio de Salud también ha hecho caso omiso a la petición de trasladar a 19 mil empleados temporales al renglón permanente 0-11.

Sin embargo, el titular de la cartera, Luis Enrique Monterroso, afirmó que la postura de los miembros del sindicato se trata de una medida de presión derivada de la denuncia penal que el equipo legal de la institución interpuso el pasado 21 de julio ante el Ministerio Público, sobre el posible fraude en el pago de honorarios por Q20.6 millones producto de la negociación y suscripción de un pacto colectivo entre el Sindicato Nacional de la Salud y su antecesor, Jorge Villavicencio hace dos años.

De acuerdo al funcionario, la querella planteada ante la Fiscalía Contra la Corrupción del MP, establece que dicho convenio se puede considerar lesivo para los intereses del Estado y las finanzas del MSPAS, ya que implicó aumentos desmesurados en las cuotas a pagar por concepto de viáticos y bonos por antigüedad anualmente y se firmó sin contar con una evaluación previa de la Dirección Técnica del Presupuesto y la Oficina Nacional de Servicio Civil –ONSEC–.

Monterroso explicó que ante esta situación, el paso siguiente será renegociar el Pacto Colectivo de Condiciones de Trabajo. Entre la propuesta del Ministerio se incluyen aspectos como regular la cantidad de licencias para evitar que los sindicalistas se ausenten de sus labores; y otras acciones que contrarresten el tráfico de influencias que hasta el momento ha permitido la contratación de personal con tachas por anomalías en procesos administrativos en otras entidades.

Luis Lara negó los señalamientos del Ministro de Salud y aunque aseguró que los miembros del Frente Nacional de Lucha se encuentran solamente en una asamblea de información y si están prestando algunos servicios a la población; no descartó la paralización de labores si no se cumplen las demandas.

Por su parte, Luis Enrique Monterroso dijo que no negociará si el Sindicato no depone las medidas, ya que en la actualidad se está descuidando la atención que se le da a los pacientes.

El Ministerio de Salud destina cada año Q1 mil 800 millones para el cumplimiento del Pacto Colectivo de Condiciones de Trabajo del Sector Salud, casi la mitad del presupuesto que tiene asignado anualmente, el cual asciende a Q5 mil millones anuales.

Este día, integrantes del FNL restringieron el ingreso de pacientes a los hospitales regionales de Quiché, Puerto Barrios, Salamá, El Progreso, Zacapa, Retalhuleu, Amatitlán, Huehuetenango y Jalapa.

http://lahora.gt/ministro-denuncia-sobre-pacto-colectivo-provoco-paro-de-salubristas/

Pacto colectivo desvía inversión en Salud en medio de crisis

El Ministerio de Salud es el segundo que más recursos recibe del Presupuesto General de Ingresos y Gastos del Estado; sin embargo, por cada quetzal que debería ejecutar, 33 centavos sirven para honrar un pacto colectivo considerado oneroso.

Si nada cambia, en los próximos días el Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud de Guatemala saldrá a las calles y si cumplen su amenaza dejarán de prestar servicios vitales para la población.

Por Urías Gamarro

Cada día, durante las manifestaciones, un trabajador sindicalizado tendrá un viático de entre Q350 y  Q1 mil (dependiendo su jerarquía sindical) amparado en el pacto colectivo negociado y firmado para 2013-2015.

Según registros del Ministerio de Salud en el 2014,  el pago de viáticos ascendió a Q56 millones, todo amparado en lo que establece el pacto laboral.

Con este monto  se habrían atendido 38 mil 728 partos, 19 mil 391 cesáreas y 138 mil 272 emergencias y se habrían equipado 56 centros de salud, según cálculos de técnicos del ministerio.

El presupuesto total asignado para atender al sistema nacional de salud este año es de  Q5  mil 647 millones, de los cuales Q5 mil 390.7 millones son  para funcionamiento —pago de la planilla y compra de insumos médicos— y Q256.4 millones para inversión.

Gasto imparable

Además de viáticos, el pacto ampara el traslado de miles de trabajadores por contrato al rubro 011 o permanente y otros bonos por antigüedad y prestaciones adicionales.

En total, el convenio laboral ampara erogaciones por   Q1 mil 832.6 millones equivalente al 33 por ciento del presupuesto vigente de la cartera de Salud.

Este monto equivale a sumar  todo el presupuesto de  gastos de funcionamiento e inversión del Ministerio de Agricultura por Q1 mil 414 millones y Cultura y Deportes de Q423 millones.

El sistema nacional de salud enfrenta  carencia de insumos médicos para atender a los pacientes que se ha acentuado en los  últimas semanas.

Al 30 de junio último, según los datos del Ministerio de Finanzas Públicas, Salud tenía una ejecución del 42% que equivale a Q2 mil 807.4 millones, por lo que el saldo por devengar es de Q3 mil 754.8 millones.

Distribución

El costo del pacto colectivo se dividen en cuatro rubros según el documento negociado:

  1. El traslado presupuestario —personal que está por contrato temporal y que buscan trasladarlo a plazas permanentes— tiene un monto por Q1 mil 308.6 millones.
  2. La implementación de bonos al salario base por Q342.2 millones; Q100 millones para viáticos y Q81.7  millones  para bonos y otros beneficios.
  3. El 40% de los trabajadores de ese ministerio están bajo el renglón 011  —personal permanente— que significa 19  mil 477 trabajadores.
  4. El 31% labora en esa institución en el   renglón 182 —servicios técnicos profesionales médico sanitarios— que equivalen a 15 mil 184.

Costo alto

Luis Enrique Monterroso, ministro de Salud, expuso que llevan a cabo un análisis sobre el destino de los recursos financieros en atender las necesidades médicas de la población o beneficio que se puede dar a la cúpula sindical.

“Los análisis que tenemos es que el destino para el pacto colectivo se puede destinar a otras áreas vitales como medicamentos, compra de servicios como oxígeno,  hemodiálisis, vacunas para los niños y la prevención  hospitalaria”, comentó el funcionario.

Dorval Carías, ministro de Finanzas,   expuso  que los ajustes salariales en Salud y Educación,  como producto de los pactos colectivos, están presionando la caja fiscal del Gobierno, considerando que la recaudación tributaria no ha alcanzado las metas de programación.

En el caso de Salud, dijo  se está honrando el  pago retroactivo de un bono que equivale a Q300 millones mensuales que presionan a la carga presupuestaria de ese ministerio.

El ministro recordó que en varias ocasiones se discuten los pactos colectivos, pero no son consultados para conocer la situación de la caja fiscal.

“No se puede prohibir la negociación de los pactos colectivos, pero cuando se discutan se deben de tomar en cuenta la situación presupuestaria ahora y la que seguirá habiendo”, afirmó.

Prensa Libre intentó conocer la posición de Luis Lara, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de Salud de Guatemala (SNTS), pero no atendió las llamadas.

La SNTS llevó a cabo la semana anterior una serie de medidas como protestas y bloqueos para atender sus demandas y para los siguientes días han anunciado más acciones.

Mala negociación

Miguel Ángel Lucas, abogado laboralista y secretario de la Central General de Trabajadores del Campo, opinó que en el  caso de Salud   hubo una mala negociación, la cual fue más política que técnica, con el exministro Jorge Villavicencio, que firmó el pacto.

“Los trabajadores están en su derecho de exigir, pero de la parte patronal  nunca existió un estudio técnico que midiera la capacidad financiera de Salud”, aseguró.

http://www.prensalibre.com/guatemala/politica/pacto-colectivo-desvia-inversion-en-salud-en-medio-de-crisis