Los trabajadores del mundo, ante un futuro incierto

Cada año, el 1 de mayo celebramos el Día Internacional de los Trabajadores, una jornada que nos ofrece un espacio para la reivindicación y una nueva oportunidad para la reflexión. Tener un buen trabajo es el tema que más preocupa a los ciudadanos de todo el mundo, según una encuesta reciente. Por ello, viendo el panorama del mercado laboral y el escenario incierto que se aproxima, todos los trabajadores (también los de América Latina y el Caribe) tenemos razones de sobra para sentir inquietud.

¿El fin del trabajo?

Camiones que se manejan solos, restaurantes que sirven comida sin cocineros ni meseros… Ideas así nos hubieran parecido ciencia ficción hace no tanto. Sin embargo, los increíbles avances tecnológicos de los últimos diez años han permitido a la automatización llegar adonde antes nos parecía imposible. El avance de los robots, que se ha sentido especialmente en sectores como las industrias eléctricas, metales o maquinarias, amenaza con dejar obsoletas muchas ocupaciones tradicionales.

Los increíbles avances tecnológicos de los últimos diez años han permitido a la automatización llegar adonde antes nos parecía imposible.

Ahora bien, parece poco creíble pensar en un mercado laboral dominado por las máquinas. De hecho, diversos autores apuntan a que, más que sustituir ocupaciones, la automatización está llamada a reemplazar tareas, especialmente las más rutinarias. Los trabajadores, por tanto, se dedicarán más a aquellas actividades en las que el talento humano es imprescindible y, por el contrario, lo más rutinario irá poco a poco cayendo en manos de las máquinas.

Un escenario lleno de incertidumbres

A día de hoy no podemos describir con exactitud cómo será el mercado laboral del futuro. No obstante, ya contamos con algunas pistas, y algunas no son tan positivas como desearíamos. Así, un reciente estudio demostró que la introducción de los robots industriales en Estados Unidos ha tenido impactos negativos en la demanda de trabajo y en los salarios. Quizá es pronto todavía para dar la voz de alarma, pero es cierto que esta no es la primera vez en la que los académicos arrojan más sombras que luces sobre cómo eso que denominamos la Cuarta Revolución Industrial está impactando en los trabajos.

Quizá es pronto todavía para dar la voz de alarma, pero no es la primera vez que los académicos arrojan más sombras que luces sobre la Cuarta Revolución Industrial.

Al margen de la automatización, otras tendencias están ya cambiando nuestra concepción tradicional del trabajo. Por ejemplo, la tecnología está provocando que el mercado laboral avance hacia una mayor movilidad y flexibilidad: la necesidad de una oficina para trabajar o el ‘empleo para toda una vida’ son convenciones que parecen condenadas a desaparecer. Por otra parte, la economía ‘freelance’ sigue ganando terreno (Uber, Upwork, etcétera) y, fruto de ello, muchos trabajadores han pasado de ser empleados a contratistas de una compañía, sin los beneficios que típicamente asociamos al trabajo formal (seguro de salud, pensiones, o vacaciones).

La región, ante el futuro del trabajo

Ante ese escenario incierto, ¿en qué condiciones llega América Latina y el Caribe? La realidad es que la región va a tener más tiempo para prepararse para el mercado laboral del futuro, aunque por las razones equivocadas: la precariedad laboral de la mayoría de los trabajadores reduce los incentivos a automatizar. A ello además se le se une el hecho de que la región se encuentra rezagada desde el punto de vista tecnológico. Así, en América Latina menos de un 10% de los hogares pobres cuentan con acceso a internet y menos de un tercio de las personas con menores ingresos disponen de un celular con el que conectarse a la red. Esta baja penetración de la tecnología es la que, posiblemente, hace que a día de hoy se vean todavía pocos indicios de automatización en la región.

La realidad es que la región va a tener más tiempo para prepararse para el mercado laboral del futuro, aunque por las razones equivocadas.

Para poder convertirse en países de ingreso alto, los países de la región necesitan innovar y adoptar nuevas tecnologías para poder crecer. Pero todo ello cambiará la demanda de trabajo hacia personal más calificado, con mayores habilidades de lenguaje y cálculo, mayor capacidad de aprender a aprender, de pensamiento crítico, de comunicarse efectivamente y de trabajar en equipo.

Dada la escasez de habilidades en la región, la falta de personal calificado puede convertirse en un cuello de botella importante para el crecimiento. Asimismo, la insuficiente calificación será un impedimento importante para encontrar un empleo en este futuro del trabajo. Por otro lado, la tendencia hacia una mayor flexibilidad y más trabajo freelance va a requerir una reflexión profunda acerca de cómo proveer protección social. La historia demuestra que es difícil poner palos en las ruedas del cambio tecnológico. A los desafíos estructurales de la región de alta informalidad y precariedad se unen aquellos nuevos asociados a la Cuarta Revolución Industrial Es por ello tiempo de reflexionar colectivamente acerca de qué tipo de sociedad deseamos construir: ¿qué futuro del trabajo queremos para la región?

Foto portada – Copyright: photoman/ 123RF Stock Photo

https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/04/20/los-trabajadores-del-mundo-ante-un-futuro-incierto/

Adiós, empleo agrícola

Necesitamos decirle adiós al empleo agrícola si queremos mejorar los ingresos de los guatemaltecos.

Lisardo Bolaños Fletes

Tres de cada diez guatemaltecos trabajan en el sector agrícola. En términos de productividad, estos tres trabajadores agrícolas son equivalentes a un trabajador promedio guatemalteco. Mientras tanto, en Hungría solo hay un trabajador agrícola por cada 20 trabajadores. Además, en términos de productividad, tres trabajadores húngaros en la agricultura equivalen a dos trabajadores húngaros promedio.

A muchos les parecerá extraño que compare Hungría con Guatemala. Sin embargo, el comportamiento económico de ese país merece atención. Su ingreso por persona (PIB por persona) es 2.4 veces mayor que el de Guatemala y ha crecido a un ritmo equivalente al doble del de Guatemala. Además, es un país con una población similar: unos 10 millones de habitantes. Sus exportaciones como proporción de la economía pasaron del 28 % en 1991 al 90 % en 2015. Lo que países como Hungría parecen evidenciar es que es necesario mover la mayor cantidad de población posible fuera de la agricultura y hacia sectores en los que puede ser más productiva. Claro, las diferencias entre ambos países abundan. Sin embargo, podemos ver otros países que han crecido de manera importante en los últimos años al mismo tiempo que generaban mejores empleos. Notaremos que hay ciertas similitudes.

Esta idea no es nada novedosa. Hace décadas que los economistas enfocados en el desarrollo económico lo han venido diciendo: las economías en desarrollo necesitan experimentar un cambio estructural para salir de la pobreza. Eso significa pasar de ser agrícolas a ser industriales y luego volverse economías proveedoras de servicios sofisticados (Lewis, 1954; Kuznets, 1966, 1973; Jorgenson y Timmer, 2011; De Vries et al., 2012; Timmer, De Vries y De Vries, 2014; McMillan, Rodrik y Verduzco-Gallo, 2014). Es más. Este conocimiento es tan viejo que uno de los padres de la economía, Antonio Serra, dijo en el siglo XVI que una de las razones por las que Nápoles era pobre y Venecia rica era que Nápoles se enfocaba demasiado en el empleo agrícola (Serra, 2011). Claro, en Nápoles les gustaba hablar de lo rico que era el país por su prosperidad agrícola, pero las condiciones de la mayoría de la población no eran envidiadas por nadie en Italia.

Si Guatemala se va a desarrollar, lo hará saliéndose del empleo agrícola. Eso implica que el reto es que en los próximos 20 años la proporción de trabajadores en dicho sector pase del 32 % a un 5 %. Esa debería ser una meta clara de la política económica del país que deberíamos perseguir mediante una combinación de políticas: creando empleo en otros sectores, introduciendo maquinaria y tecnología en los cultivos actuales y cambiando los cultivos actuales por otros que requieran menos mano de obra barata.

 

Gráfica 1. Productividad laboral sectorial en Guatemala (100[1] de promedio)

Fuente: gráfica inspirada por McMillan, Rodrik y Verduzco-Gallo (2014) y elaborada con información de la Organización Internacional del Trabajo (2016) y de las Naciones Unidas (2017).

Gráfica 2. Productividad laboral sectorial en Hungría (100 de promedio)

Fuente: gráfica inspirada por McMillan, Rodrik y Verduzco-Gallo (2014) y elaborada con información de la Organización Internacional del Trabajo (2016) y de las Naciones Unidas (2017).

 

Anexo para los amantes de los números

Para las personas a las que les gustan los términos económicos, Guatemala emplea el 32 % de sus trabajadores en el sector agrícola, los cuales cuentan con una productividad laboral equivalente al 38 % de la productividad promedio del país. Esto se aprecia en la gráfica 1, en la cual también se evidencia la gran brecha de productividad entre el sector más productivo (minas y utilities) y el menos productivo (agricultura). El primer sector es 23 veces más productivo, en gran parte gracias a las inversiones en capital y a la poca proporción de trabajadores en dicho sector. Mientras tanto, en Hungría, solo un 5 % de los trabajadores labora en agricultura, la cual representa un 73 % de la productividad promedio del país. Cabe señalar también que en Guatemala la manufactura representa un 13 % del empleo y alcanza un 136 % de la productividad promedio del país. Mientras tanto, Hungría logra generar empleo en manufactura para un 21 % de sus trabajadores, aunque dicho sector solo representa un 110 % de la productividad promedio de su economía. Ahora bien, la productividad promedio en Guatemala (a dólares internacionales del 2011) era de $6 118, mientras que en Hungría era de $24 056.

 

***

[1] Este valor equivale a la productividad laboral promedio de Guatemala. «Utilities» se refiere a servicios públicos (agua, electricidad, etcétera).

 

https://www.plazapublica.com.gt/content/adios-empleo-agricola#BlogPzP

Publicaciones BID sobre Mercados Laborales y Seguridad Social

http://www.iadb.org/es/temas/trabajo-y-pensiones/publicaciones-bid-sobre-mercados-laborales-y-seguridad-social,4628.html

Nuevas multas laborales

La reforma legal establece que el inspector de Trabajo puede verificar el incumplimiento de la ley y después de seguirse el trámite administrativo en la Inspección de Trabajo, el delegado departamental de aquella dependencia administrativa impondrá la sanción correspondiente y ordenará la subsanación de las faltas cometidas.

El infractor goza del derecho de defensa, ya que puede interponer en contra de la resolución un recurso de revocatoria y posteriormente la decisión puede ser revisada mediante juicio contencioso administrativo laboral, ante el juez de Trabajo competente.

Si el infractor está de acuerdo con la sanción impuesta y no la impugna, y se verifica que ha corregido la falta por la que fue sancionado, la multa le será exonerada en un 50%. Si se trata de reincidencia en la comisión de la falta, la multa se incrementará un 50% de la incurrida.

Además de pagar la multa, el infractor tendrá que subsanar la irregularidad por la que fue sancionado.

La nueva disposición legal aplica a los empleadores o sus representantes, trabajadores, organizaciones sindicales y sus representantes, por el incumplimiento de la normativa laboral, o sea leyes, reglamentos, convenios internacionales, pactos colectivos de condiciones de trabajo y toda la regulación legalmente aplicable. Este nuevo proceso sancionatorio tiene plazos abreviados, por lo que se pretende agilizar el cumplimiento a la normativa laboral.

De ahora en adelante ya no será un juez de Trabajo el que imponga la sanción por incumplimiento de la ley laboral, sino la Inspección General de Trabajo, y el presunto infractor puede iniciar procedimiento judicial para que se revise el actuar de esa autoridad laboral.

La normativa contempla que los delegados departamentales y los inspectores de Trabajo serán responsables penal, civil y administrativamente por sus actuaciones fuera del marco de la legalidad, así como por los daños y perjuicios que provoquen por sus actuaciones.

Lo novedoso de la reforma laboral es la creación del Registro de Faltas de Trabajo y Previsión Social, que será administrado por la Inspección General de Trabajo, y en él se registrarán las personas individuales o jurídicas que hayan sido sancionadas y cuya resolución haya quedado firme.

http://www.prensalibre.com/efectivo/nuevas-multas-laborales

MEM define pasos para consultas por reglamento del Convenio 169

 

Por lo menos siete serán los pasos necesarios para el cumplimiento de consultas para el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que trata sobre las consultas a pueblos indígenas de proyectos.

Por Urias Gamarro

19 de Abril de 2017 a las 22:59h

Luis Chang Navarro ministro de Energía y Minas se reunión con empresarios de AmCham. (Foto Prensa Libre: Urías Gamarro)
Luis Chang Navarro ministro de Energía y Minas se reunión con empresarios de AmCham. (Foto Prensa Libre: Urías Gamarro)

Luis Chang Navarro ministro de Energía y Minas, confirmó este miércoles que recogieron las experiencias de otros países sobre la implementación de las consultas en proyectos hidroeléctricos y replicarlos en el país con una metodología diferente.}

El funcionario explicó que una comisión técnica ya tiene las gestiones que serán dadas a conocer en las siguientes semanas.

Durante una reunión con empresarios de la Cámara de Comercio Guatemalteco Americano (AmCham), el funcionario resaltó que se  pondrán en marcha los pasos cuando se concluya con el reglamento que está a cargo del Ministerio de Trabajo para la construcción de una planta hidroeléctrica.

“Definimos los siete pasos que hemos desarrollado que se incluirán en un manual que se informaran a la comunidad y a los usuarios del país para que conozcan cual es el objetivo del convenio como tal”, explicó.

El ministro destacó que la resolución de la Corte de Constitucionalidad (CC), que ordenó la suspensión temporal de los trabajos de las hidroeléctricas Oxec II en febrero pasado por la falta de consulta por un reglamento, podría tener repercusiones en los siguientes años, derivado de los contratos que se suscribieron con las empresas distribuidores del suministro.

Por el momento la matriz energética está garantizada para el 2024.

Otro de los problemas, que citó el ministro a los empresarios del sector eléctrico es el robo o hurto de fluidos.

El sector de energía eléctrica es el que más inversión extranjera directa (IED) ha mantenido el país con US$2 mil 165.3 millones.

Mesa técnica

Por aparte el funcionario resaltó que este miércoles se realizó la quinta reunión de la mesa técnica que discute sobre el alumbrado público.

Entre los avances, se definieron sobre los porcentajes específicos para el mantenimiento del alumbrado público y crecimiento de red, así como la definición de los usuarios que presenten un consumo cero.

El funcionario, resaltó que en el transcurso de las siguientes dos semanas se podrían tener la retroalimentación con los representantes de las diferentes bancadas del Congreso para lograr un consenso.

También señaló que se presentarán en los siguientes días la propuesta de las reformas a la ley minera, que incluyen un planteamiento de redistribución de regalías mineras.

El 35% de las regalías estaría distribuido a las comunidades afectas a los proyectos, mientras que 25% para el departamento donde se ubique la explotación, 30% para El Estado y 10% para el MEM.

Estos porcentajes, deberán ser aprobados por el Congreso, explicó el ministro.

Asume viceministro

Alan González fue nombrado como viceministro de Desarrollo Sostenible este miércoels en sustitución de César Roberto Velásquez, quien dimitió al cargo por razones personales.

González es abogado y notario especializado en Derechos Humanos.

http://www.prensalibre.com/economia/mem-define-pasos-para-consultas-por-reglamento-del-convenio-169

 

El turno de la Generación Z

El siglo XX afrontaba su recta final con internet colándose en la vida cotidiana de las personas. Toy Story se estrenaba en los cines de todo el mundo, Michael Jackson ponía la banda sonora al momento con ‘You are not alone’ y otro Michael —Jordan— decidía regresar al baloncesto profesional tras un breve retiro. Era 1995, el año en el que muchos sitúan la frontera entre los Millennials y una nueva cohorte de personas, la Generación Z (también denominada Post-Millennial, iGeneration…). Aunque quienes nacen hoy siguen formando parte de este mismo grupo (no sabemos aún qué vendrá después), millones de jóvenes de la Generación Z comienzan ya a ocupar su espacio en el mercado laboral. ¿Qué sabemos sobre estos nuevos trabajadores?

En América Latina y el Caribe hay más de 70 millones de personas nacidas más allá de 1995 ya en edad de trabajar (ver infografía en la parte inferior). De ellas, la mayoría (casi un 58%) se encuentra todavía inactiva en el mercado laboral, es decir, no está trabajando ni tampoco buscando un empleo (en muchos casos porque siguen estudiando). Los que sí trabajan, más de 25 millones de jóvenes en la región, tienen en promedio la mitad de sueldo que los trabajadores de entre 22 y 64 años de edad.

La generación del mundo virtual

La Generación Z ha vivido en un mundo conectado. Son los hijos de la tecnología, un aspecto que define su carácter. De ellos se dice que son amantes de la inmediatez (de ahí el éxito de aplicaciones como Snapchat) y que les cuesta más enfocar su atención. Ahora bien, también se les observa un mayor espíritu emprendedor y más facilidad para realizar tareas múltiples a la vez. La suya es también la generación más inclusiva.

La Generación Z ha vivido en un mundo conectado. Son los hijos de la tecnología, un aspecto que define su carácter.

El uso de internet, las redes sociales y aparatos electrónicos como las tabletas o los teléfonos inteligentes también han configurado su forma de ser, sin olvidar que nuestra región se encuentra rezagada en cuanto a la adopción de nueva tecnología. Así, muy pocos hogares pobres en América Latina (menos de un 10%) está conectado a internet, y casi un tercio de las personas de menores ingresos no cuentan con un teléfono celular desde el cual conectarse a la red.

Más educados, pero lejos de los países más desarrollados

A pesar de los avances que se impulsaron durante la reciente época de bonanza, los países de la región continúan muy alejados de las mejores posiciones en las pruebas PISA. Esto nos demuestra que la Generación Z en América Latina y el Caribe sigue estando poco preparada con respecto a la de otras regiones del mundo.

La Generación Z en América Latina y el Caribe sigue estando poco preparada con respecto a la de otras regiones del mundo.

Por otro lado, la formación que reciben los jóvenes no atiende a la demanda de los empleadores. Es lo que se denomina la brecha de habilidades, que supone un obstáculo para quienes se adentran en el mercado de trabajo. Esta desconexión entre lo que se enseña en las aulas y lo que necesita el sector productivo es lo que explica que, en países como Argentina, Brasil y Chile, nueve de cada diez empresarios dicen no encontrar a los trabajadores que necesitan para ser competitivos.

Abriendo las puertas de un mercado laboral incierto

La Generación Z tendrá que lidiar con los desafíos que trae consigo la Cuarta Revolución Industrial. Cuestiones como la automatización, una mayor movilidad laboral o la economía colaborativa plantean un escenario incierto, en el que al mismo tiempo se dibujan amenazas (como la que representan los robots) y nuevas oportunidades (se crearán trabajos que hoy no conocemos).

Lo mejor es que probablemente estos jóvenes pertenecen a la generación con una mentalidad más propicia para enfrentar un escenario tan cambiante. Con los Millennials llegando ya a los puestos gerenciales en muchas compañías, el futuro va quedando poco a poco en manos de la Generación Z. Ha llegado su turno.

Foto Copyright: antoniodiaz / 123RF Stock Photo

https://blogs.iadb.org/trabajo/2017/04/11/el-turno-de-la-generacion-z/?utm_source=newsletter&utm_medium=rssfeed&utm_content=readmore&utm_source=Factor%20Trabajo%3A%20Bolet%C3%ADn%20de%20Mercados%20Laborales%20y%20Seguridad%20Social%20del%20BID&utm_campaign=d8ee827bb3-Mailchimp%20RSS&utm_medium=email&utm_term=0_c30748bc43-d8ee827bb3-230200725

Publican una ley que se anula a sí misma

Este jueves fueron publicadas las reformas al Código de Trabajo que incluyen un artículo que anula todo lo aprobado por los diputados en el Decreto 7-2017. Esta ley pretendía darle poder sancionatorio a la Inspección de Trabajo.
El apartado que impide que entre en vigor la norma establece que ‘se derogan las disposiciones que expresamente se consignan en el texto de esta ley y las que se oponen a su cumplimiento’.El presidente Jimmy Morales y la ministra de Trabajo, Leticia Teleguario, dieron el visto bueno para que la normativa se publicara este jueves, por lo que de inmediato quedó sin vigencia.
La iniciativa fue presentada por los diputados del Frente de Convergencia Nacional (FCN) Javier Hernández y Edgar Sandoval. Ningún legislador se percató del error durante la aprobación.Según varios parlamentarios que viajaron recientemente a Suiza para una reunión de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), en ese lugar se les hizo ver el descuido.Si se intentaran aprobar estas reformas una vez más, tendría que presentarse una propuesta de ley para que inicie su trámite en el Congreso otra vez.

http://www.soy502.com/articulo/publican-ley-autodestruye-63338