Ahí está la trampa: Reducción de la CBV para no aumentar salario mínimo

El último día hábil de diciembre del 2017 el Presidente Jimmy Morales publicó un pírrico aumento al salario mínimo para las y los trabajadores formales, el cual consiste en lo siguiente: un incremento de Q3.25 para actividades agrícolas y no agrícolas y Q2.98 para maquila y exportación.

Por Carmen Reina

Los salarios mínimos se establecen para el 2018 de la siguiente manera:

  • Para actividades agrícolas y no agrícolas: Q90.16 diarios, es decir Q2 mil 742.36 al mes. Y con la inclusión de la bonificación incentivo de Q250 suma un total de Q2 mil 992.36.
  • Para la actividad exportadora y de maquila: Q82.46 diarios, es decir Q2 mil 508.15, más los Q250 de bonificación, serían Q2 mil 758.15 al mes.

Esta decisión fue tomada luego de que no se arribó a un consenso dentro de la Comisión Nacional del Salario, en la cual hubo posiciones encontradas. Esta comisión se conforma de manera tripartita con representación del sector empresarial, de sindicatos de las y los trabajadores organizados y del Gobierno. La representación sindical planteó el aumento de Q165.00 diarios, para constituir un salario de Q5,018.75, mientras que el sector empresarial planteo que no se realizara ningún aumento. Finalmente, el presidente decidió un aumento insignificante, lo cual constituye casi una burla para las y los trabajadores.

El Vice Ministro de Trabajo, Gabriel Aguilera Bolaños, argumentó que el aumento se fijó con base en la fórmula de la Organización Internacional del Trabajo, basada en el crecimiento económico, la inflación proyectada y el crecimiento de la población. Además que es lo que institucionalizaron en el Programa Nacional de Competitividad.

Juan Carlos Tefel, presidente de la Cámara de Industria, señaló en una entrevista en Canal Antigua que su posición de no aumento al salario mínimo se fundamentó en la “disminución” de la inflación y del costo de la canasta básica, además de criterios de competitividad regional, comparados con México, El Salvador y Nicaragua, donde el salario mínimo es menor.

En el mes de agosto, por ejemplo, el costo de la canasta básica en el mes de agosto pasado fue de Q4 mil 311.90. Tal como lo indica Lorena Alvarez: “Conforme el INE la cotización de la canasta básica vital, que además de alimentos incluye los bienes y servicios esenciales como educación, salud, transporte y vivienda, en agosto fue de Q7 mil 868.43″. Sin embargo, sorpresivamente, a finales del mes de octubre el INE presentó un nuevo cálculo de la canasta básica vial, la cual es de Q3,475.28, la cual entró en vigor el 7 de noviembre.

En este nuevo cálculo, supuestamente basado en la Encuesta nacional de condiciones de vida –ENCOVI- 2014 y la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos ENEI 2016, la Encuesta Nacional de Salud Materno Infantil 2014-2015 y proyecciones de población 2016, el INE determinó 34 alimentos que incluyen sopas instantáneas, mosh e incaparina.

En el sentido anterior, con base en supuestos cálculos técnicos, mágicamente la canasta básica vital se redujo en alrededor de Q1,000.00 al mes. Esto es irrisorio e inverosímil para cualquier persona que acude a los mercados y supermercados para comprar los productos básicos. Cualquier ama de casa, padre y madre de familia que compran alimentos darán cuenta del incremento de precio de los mismos, especialmente de la carne de res, por ejemplo.

Es evidente que no existió una base técnica y real para el cambio del cálculo de la canasta básica y que este ocurrió en la víspera de la negociación del incremento al salario mínimo, con lo cual es claro que este cambio tuvo un propósito de favorecer los intereses del sector empresarial y justificar que no se realizara ningún aumento al salario mínimo para las y los trabajadores.

La cuestión es mucho más compleja si se contrata esto con los altos índices de pobreza y desempleo prevalecientes. En Guatemala, la pobreza en el área rural se calcula en un 3.10%, para un total nacional de 59.3% y un 23.36% de pobreza extrema. Además, si aproximadamente el 70% de la población económicamente activa se encuentra en desempleo o empleo informal, se considera que el insultante aumento al salario mínimo no solo no resuelve, sino hace mucho más difícil un cambio en las condiciones de vida de la población depauperada y mucho menos frena el fenómeno de violencia, criminalidad y migración económica.

Rigoberto Dueñas, representante del sector sindical ante la Comisión Nacional del Salario Mínimo, indica que ya que el sector empresarial no logró implantar los salarios diferenciados, ahora buscaron esta estratagema institucionalizada por el Instituto Nacional de Estadística, para legitimar una forma de acumular más riqueza a costa del empobrecimiento de las y los trabajadores.

Los conceptos de Economía Política elementales plantean que para dinamizar la economía, es necesario generar el denominado mercado interno, es decir, elevar la capacidad de compra de la población, para que consuman más bienes y servicios. En este sentido, dinamizan la economía local y la producción. En pocas palabras, los pobres son un mal negocio porque no consumen. Esto pareciera no ser comprendido por un sector empresarial que a ultranza defiende el incremento de sus ganancias a partir de precarizar a la población.

Si comparamos en el sentido de competitividad, es importante recordar que en la región, el país más competitivo y atractivo para la inversión extranjera es Costa Rica, país que posee un salario mínimo alrededor de los US$520.00, el cual es el más alto en la región. Lo que hace competitiva a Costa Rica no es el monto de su salario base, sino otras condiciones que el Estado promueve, tales como la seguridad ciudadana y la alta educación de la población. Ante esto, es fundamental cuestionarnos en efecto de la necesidad de cambiar el modelo de desarrollo, pero no para disminuir las condiciones sociales de la población, sino fortalecer las políticas públicas de calidad educativa, servicios de salud y de elevar el nivel de vida para generar “real competitividad”.

Si Guatemala continúa en este rumbo, no sólo aumenta las condiciones de desigualdad y pobreza, basadas en el extractivismo y expolio de los bienes naturales; sino que justifica un Estado ineficiente, que sólo es útil para los intereses empresariales, de una clase poderosa con carácter dinosaúrico que no comprende en el siglo XXI que ya no puede seguirse enriqueciendo a costa del empobrecimiento humano.

 

https://cmiguate.org/ahi-esta-la-trampa-reduccion-de-la-cbv-para-no-aumentar-salario-minimo/

Anuncios

El INE: gato por liebre

No medimos bien la inflación de los precios de los alimentos

¿Es esto corrupción, error técnico o agenda política?

7 10 17 — Lisardo Bolaños…

Hay economistas preocupados por cómo el Instituto Nacional de Estadística (INE) calcula la inflación. El INE muestra información de que los precios de los alimentos están creciendo de forma acelerada, pero no hay evidencia de ello, ya que 1) un crecimiento del 83 % en siete años habría llevado a un estallido social, dado que los salarios casi no han crecido en dicho período, y 2) seguimos exportando alimentos a países vecinos que mantienen precios bajos de alimentos (véase, por ejemplo, este enlace). ¿Es posible que los números del INE estén tan errados? Parece que sí. ¿Es esto corrupción, error técnico o agenda política? Eso es lo que quisiéramos saber.

Un amigo economista fue el primero en hablarme del tema, ya que tiene experiencia en la exportación agrícola. Al principio, la idea de que la inflación esté mal medida no me convencía, así que revisé información de El Salvador y Honduras. Ambos países han experimentado similares fenómenos climáticos y similares cambios en su política comercial (Cafta), y ambos son países a los que exportamos productos alimenticios. Resulta que el INE reporta un crecimiento acelerado de los precios de alimentos en Guatemala en comparación con Honduras y El Salvador (ver gráfica 1). Lo raro es que, a pesar de que los precios de nuestros productos alimenticios continúan creciendo de forma acelerada, seguimos exportando alimentos a ambos países. Esto no tiene sentido. Así que, si hay trampa o error en cómo se calcula la inflación, hay dos potenciales lugares para hacerlo: 1) en cómo se recopila la información de precios o 2) en las fórmulas que se utilizan para calcular la inflación.

 

Gráfica 1. Índice de precios de alimentos de Guatemala, El Salvador y Honduras (2008 = 100)

Fuente: Cepalstat y entidades estadísticas de cada país.

 

La recopilación de precios no es el problema hoy, en el 2017. El INE reporta, para agosto de 2017, que su precio a nivel nacional es de Q3.78. El Ministerio de Agricultura reporta que los precios mayoristas del quintal de cebolla blanca es de Q280 (nacional) y Q320 (importada), lo cual tiene sentido, dado el precio por libra del INE. Una tercera fuente provino de un grupo de economistas e ingenieros que se dedicaron a comparar la canasta de alimentos en distintos lugares del país para verificar qué ocurría con el cálculo de la inflación. Se recopilaron facturas y hay fotos con precios de Q3.60 y Q3.70. Con esta información, parece que la recopilación de precios no es hoy el problema.

El problema parece que está en la fórmula que el INE ha utilizado en los últimos años. Con la información disponible en la página del INE generé la tabla 1, que presenta dos datos importantes: 1) los precios que debería tener la cebolla según la inflación en sus precios que el INE ha reportado en los últimos años y 2) los precios que reporta el INE para la libra de cebolla. Si hay una diferencia entre estos números, eso indicaría que el INE está haciendo mal el cálculo de la inflación (el índice de precios).

 

Tabla 1. Precio de una libra de cebolla 1) reportada por el INE y 2) calculada usando inflación de sus precios según el INE

 

El problema es evidente para los años 2016 y 2017. Para agosto de 2017, mientras el INE reportaba que el precio de una libra de cebolla era Q3.78, el precio que uno obtiene usando la misma información del INE sobre el índice de los precios de la cebolla sugiere que el precio es Q16.30. ¡Una diferencia del 331 %ǃ Esta inconsistencia es sospechosa.

Parece que el problema del INE no es solo con las cebollas. Un joven economista chapín hizo el análisis para toda la canasta básica de alimentos (CBA), y sus números parecen indicar que su costo podría ser hasta un 50 % menor al que hoy reporta el INE.

Esto podría haber ocurrido 1) por corrupción, pues alguien se queda con el dinero de reportar precios más altos; 2) por errores técnicos, ya que alguien cometió errores en la fórmula que se utiliza, o 3) porque, por impulsar una agenda política particular, alguien quería hacer que Guatemala pareciera más pobre y presionar por salarios mínimos más altos o una política monetaria favorable a los importadores. Esto ha sucedido en otros lugares. Por ejemplo, autoridades de Argentina y China han sido señaladas de alterar la inflación con fines políticos.

Sin transparencia no podemos saber cuáles son las posibles explicaciones. Las autoridades del INE deben dar un paso adelante, hacer transparente el cálculo de la inflación y colaborar para determinar qué está ocurriendo, por qué ocurrió y cómo resolverlo.

 

https://www.plazapublica.com.gt/content/no-medimos-bien-la-inflacion-de-los-precios-de-los-alimentos

Alza de precio en el tomate provoca aumento en otros alimentos

Incremento de la libra de tomate superó las expectativas inflacionarias del año y presionó el índice de precios en la economía durante julio último. Además, los precios absorbieron el incremento al salario mínimo (5%) decretado este año.

A julio, la tasa de inflación —alza generalizada de precios— fue de 5.22%, mientras que la meta inflacionaria para el año es de 4 más/menos 1 porcentual (3%-5%).

Plantearán salario mínimo para el 2018
salario-minimo.JPG
Esto significa que en promedio los productos y servicios subieron 5.22%, según el índice de precios del consumidor (IPC).

Según ese reporte, la división de alimentos fue la que presionó al incremento de precios que en julio fue de 11.93%, superando el 5.22%.

El indicador tiene una relevancia para los agentes económicos, sobre todo en las decisiones de producción, empleo, inversión, consumo y ahorro.

Además, los precios absorbieron el incremento al salario mínimo (5%) decretado este año.

La última vez que la inflación había superado esa cifra fue en febrero del 2012, cuando se ubicó en 5.17%.

Presión

El informe señala que el tomate fue el producto que registró la mayor alza con 49.30%, en julio; sin embargo, en un año el incremento fue del 104%.

El informe indica que el precio promedio de la libra de tomate a escala nacional fue de Q5.98, pero en algunas regiones se sitúo en Q6.36, precio más alto y Q4.90 el más bajo.

A mediados de julio, Prensa Libre publicó que en el mercado La Terminal, zona 4 de la capital, se cotizó hasta en Q9 la libra y la caja en Q300.

Choque de oferta
Sergio Recinos, presidente en funciones del Banguat, explicó que el comportamiento al alza de la inflación en julio es temporal, asociado por la tendencia del tomate, por lo que se espera una estabilidad en el indicador en los próximos meses.

¿Porqué aumentó la inflación en julio?

Existió un choque de oferta de precios en el tomate, que tiene un peso significativo, en la inflación y lo elevó al techo máximo previsto de 5%. Además, el aguacate, cebolla, otras hortalizas y verduras, registraron alza, pero no tan altas como el tomate

¿Qué factores lo explican?

Hay dos. En el caso del tomate, que es el efecto climático por el exceso de lluvia que provocó una menor producción, y la otra es la exportación hacia El Salvador. Entre junio y julio, las ventas del tomate se duplicaron en volumen y precio, por lo que para los productores era más atractivo venderlo en el país vecino.

¿Qué impactó hay para la economía?

Ya lo hubo para las personas que compraron el precio del tomate más caro. A corto plazo no vemos otras consecuencias, esto es pasajero.

¿Qué previsión tienen para el cierre del año?

Para los siguientes meses el tomate y otros productos agrícola van a registrar una desaceleración —ritmo de crecimiento menor— que no van a presionar el índice como ocurrió en julio. Por lo tanto proyectamos que la inflación cerrará en 4.50%, que estarían dentro de la meta para este ejercicio.

Comerciantes afirmaron en esa ocasión que había escasez del producto, por los daños ocasionados en el campo por la lluvia y las plagas. Ayer la caja se cotizó en Q270, para vender a Q5 y Q6.

El incremento fue generalizado y en varios departamentos, la cotización del tomate alcanzó los Q8.

PUBLICIDAD
300×250-Bac-Institucional02-gif-02
El tomate es uno de los 26 productos que integra la Canasta Básica de Alimentos (CBA).

Otros productos que presionaron el alza en un año han sido: el güisquil con 68.05%, lechuga 43.37% y el repollo con 43%.

Canasta

El informe señala que el costo de la CBA se ubicó en Q4 mil 454.10 en julio pasado, y se incrementó Q621 respecto de julio del 2016, cuando fue de Q3 mil 833.10.

En el caso de la canasta básica vital (CBV), alcanzó los Q8 mil 127.92, y en un año subió Q1 mil 133.21.

En julio del año pasado se ubicó en Q6 mil 994.71.

http://www.prensalibre.com/economia/economia/inflacion-llega-a-522-y-supera-meta-prevista

El quetzal ha perdido Q0.22 de poder de compra desde 2010

El poder adquisitivo de la moneda es de Q0.78, según el reporte del Índice de Precios al Consumidor.

Cada quetzal cuesta Q0.22 menos por lo que el poder adquisitivo se ha reducido.

En los últimos 12 meses el quetzal perdió tres centavos pasando de un poder adquisitivo de Q0.81 a Q0.78 en mayo pasado, según los datos que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Los datos con los que el INE elabora el Índice de Precios al Consumidor (IPC) o año base es diciembre de 2010, periodo desde el cual el quetzal ha perdido Q0.22 de poder de compra.

La pérdida de capacidad de compra de la moneda se atribuye al comportamiento de los precios a nivel general. En mayo el ritmo inflacionario fue de 3.93 por ciento, y se sitúa en el rango previsto por la Junta Monetaria (JM) para este año de tres y cinco por ciento.

Maynor Cabrera, economista senior de la Fundación Economía para el Desarrollo (Fedes), comentó que sin mejoras en los salarios se deteriora la capacidad de consumo, que es uno de los ejes para que la economía crezca.

Pero de acuerdo con Guillermo Salazar Santizo, presidente de la Fundación para la Investigación Económica (FIE), la revaluación del tipo de cambio permite mantener el poder de compra de los salarios. “Es un aumento de salarios que se tiene en la medida que se revalúa la moneda”, dijo al considerar que en el mercado hay más oferta de productos de consumo importados.

Aunque la oferta de productos importados crece en el país, Cabrera señaló que la mayoría de la población consume bienes locales, de esa cuenta, aunque exista una apreciación cambiaria no es suficiente para equilibrar la pérdida de poder adquisitivo de la moneda.

En mayo la inflación redujo el salario mínimo nominal de Q2 mil 893 mensuales a un salario real de Q2 mil 244.

Alto costo de vida

El mes pasado la Canasta Básica Alimentaria se cotizó en Q4 mil 170.65 para una familia de cinco personas. El incremento de esta canasta es de Q433.85 con respecto a mayo 2016. En el caso de la Canasta Básica Vital, que incluye además de alimentos, el gasto en bienes y servicios esenciales como educación, vivienda, transporte, salud y vestuario, se cotizó en Q7 mil 610.68, que equivale a Q791.70 más que el costo registrado hace un año.

El promedio de ingresos se establece con un salario mínimo; sin embargo, aproximadamente el 70 por ciento la actividad laboral es informal por lo que varía el cálculo respecto a los ingresos.

 

https://elperiodico.com.gt/inversion/2017/06/08/el-quetzal-ha-perdido-q0-22-de-poder-de-compra-desde-2010/

Guatemala: 4,09% de inflación interanual a abril 2017

En abril la variación mensual fue de 0,26%, explicada principalmente por el comportamiento de los precios de bebidas alcohólicas, alimentos y transporte.

Del informe del Instituto Nacional de Estadística:

La variación mensual (0.26%) registra una aceleración con relación a abril del año anterior (0.17%); por su parte la variación acumulada (1.36%), presenta una desaceleración respecto a abril de 2016 (1.50%), y la interanual se iguala a la alcanzada el mismo mes del año anterior (4.09%). Clic para interactuar con la gráficaClic para interactuar con la gráfica

La variación mensual registrada en abril de 2017 se ubicó en 0.26%, la cual presenta una aceleración en el nivel de precios de 0.09 respecto a abril de 2016 (0.17%).

De las doce divisiones de gasto que integran el IPC, la de bebidas alcohólicas (0.54%), alimentos (0.45%), transporte (0.35%), explican el nivel de inflación alcanzado en abril de 2017 (0.26%). Por su parte muebles y artículos para el hogar (-0.01%), presenta caída en su nivel de precios.

Ver informe completo.

http://www.centralamericadata.com/es/article/main/Guatemala_409_de_inflacin_interanual_a_abril_2017?u=99fb9b04bfd7ff6c5bce5fcfc44d683d&s=n&e=2&mid=%5BMESSAGEID%5D

Canasta Básica de Alimentos se acerca a los Q4 mil mensuales

Huehuetenango, Petén y la región de suroriente tienen la mayor inflación interanual en el rubro de alimentos presentado a noviembre.

El costo para adquirir los 26 productos que integran la Canasta Básica de Alimentos fue de Q3 mil 938.03 para que un hogar de cinco integrantes pueda cubrir sus requerimientos nutricionales mínimos.

Por día se tiene que contar con Q131.27 para comprar la Canasta Básica de Alimentos y Q239.54 si se incluyen los gastos de transporte, recreación, educación, vivienda, vestuario y salud. El salario mínimo por día vigente es de Q81.87 para el campo y la ciudad y de Q74.89 diarios para la actividad exportadora y de maquila.

En el Informe del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que elabora el Instituto Nacional de Estadística (INE), a noviembre el ritmo inflacionario se situó en 4.67 por ciento.
Q7, 186.18 Mensuales cuesta adquirir la Canasta Básica Vital.
En un año se incrementó en Q725.23.
0.39% Registró la inflación mensual.
4.22% Alcanza la inflación acumulada a noviembre.

Para este año, la Junta Monetaria estableció el rango entre tres y cinco por ciento para el cierre de la inflación. Hasta noviembre se ubica cercana al umbral alto del rango, pese a la desaceleración con respecto a octubre.

Lugares más costosos

Pero en el caso del rubro de alimentos, la inflación interanual alcanzó 9.38 por ciento, la más alta de en las 12 divisiones que integran el IPC. Siendo la región de Huehuetenango donde el rubro de alimentos llegó al nivel más alto con una variación de 24.22 por ciento ,comparada con el mismo mes de 2015.

En Petén y los departamentos del área de suroriente la división de alimentos tienen una inflación interanual de 14.51 y 13.83 por ciento, respectivamente. Las variaciones más bajas son en el área metropolitana con 3.48 por ciento y suroccidente con 5.51 por ciento.

Erasmo Velásquez, consultor independiente, comentó que los datos de la inflación que registró en alimentos el departamento de Huehuetenango debe ser una alerta para las autoridades del Ministerio de Energía y Minas (MEM) y de la Dirección de Atención al Consumidor (Diaco) del Ministerio de Economía (Mineco).

La especulación, falta de control de las autoridades y los costos de transporte sustentan el incremento en ese rubro, dijo Velásquez, que recomienda al MEM, la Diaco y el INE realizar una auditoría de precios en Huehuetenango.

El departamento fronterizo con México es uno de los que registra más niveles de pobreza y migración, lo que según Velásquez elevaría los precios.

Se pierde poder adquisitivo

Durante los últimos 12 meses el poder adquisitivo del quetzal pasó de Q0.83 a Q0.79, según el informe del INE. Es decir que desde noviembre 2015 la moneda ha pedido Q0.04 de su valor.

http://elperiodico.com.gt/economia/2016/12/08/canasta-basica-de-alimentos-se-acerca-a-los-q4-mil-mensuales/