Salario mínimo 2018 para campo y ciudad sube Q3.25 y para maquila Q2.98

El salario mínimo diario de 2018 será Q90.16 y por primera vez superará temporalmente el costo de la canasta básica de alimentos (CBA), que a noviembre último era de Q84.93 por día.

El mandatario Jimmy Morales incrementará la paga en Q3.25 para actividades agrícolas y no agrícolas y Q2.98 para maquila y exportación.

A pesar de ese incremento, que cobrará vigencia el lunes  próximo, se mantiene una  brecha, ya que comprar  los 34 productos básicos en los hogares tiene un costo de  Q3 mil 548.56 —cifra incluye Q1 mil de compra de alimentos fuera del hogar— a noviembre, según el INE, que cambió de metodología.

Con el incremento que firmó Morales, el salario mínimo mensual quedará en Q2 mil 992.36 para el campo y la ciudad. Para las actividades de exportación y maquila, el ingreso será de Q2 mil 758.15. En ambos casos se incluye la bonificación de ley de Q250 al mes.

Estructura

Con esa decisión presidencial, el incremento  para el 2018 es de 3.75%, que equivale a Q3.26  para las actividades agrícolas y no agrícolas.

La paga diaria pasará de Q86.90 a Q90.16; es decir, Q11.26 la hora. El trabajador recibirá al mes  un salario nominal de Q2 mil 742.36.

Para maquila y exportación, el ajuste es de 3.74%, o sea Q2.98.  El pago diario pasa de Q79.48 a Q82.46 —Q10.36 la hora—, y al mes recibirán Q2 mil 508.15.

Sin embargo, ese incremento está por debajo de la inflación,  que a noviembre era de 4.69%.

Ese ajuste podría ser consumido  rápidamente por el incremento de precios en la economía —inflación—,  proyectado en el rango de 3% a 5% para el 2018.

Además, está por  debajo del costo de la canasta ampliada,  que es  de Q8 mil 193.40, que incluye gasto de alimentación, vestuario, transporte y recreación,  entre otros.

La decisión presidencial está lejos de los Q165 diarios que requirió el sector sindical en las negociaciones de la Comisión Nacional del Salario (CNS), que este año no alcanzó acuerdos.

Justificación

Gabriel Aguilera Bolaños, viceministro de Trabajo, dijo que para la fijación del salario se valoraron diversos indicadores económicos y del mercado laboral.

Explicó que se tomó como criterio la fórmula de la Organización Internacional del Trabajo (OIT),  que se basa en el crecimiento económico y la tasa de inflación proyectada, así como el crecimiento poblacional  para el  2018.

Esa formula quedó institucionalizada por el Programa Nacional de Competitividad, agregó.

Aguilera Bolaños explicó que también se evalúo la situación económica, que durante este año experimentó una desaceleración en  producción, menor a lo previsto, así como el comportamiento del tipo de cambio, el cual mantuvo  una tendencia a la baja que golpeó al sector exportador.

“Se está manteniendo el poder adquisitivo de los trabajadores que reciben el salario mínimo”, indicó el funcionario.

También se consideraron los datos del  mercado laboral —según la última Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos  2017— que apuntan a que el ingreso promedio nacional es de Q2 mil 230 al mes. El mercado laboral  informal es del 70%.

Satisfechos

Alejandro Ceballos, presidente de la Comisión de Vestuario y Textil, adscrita a la Asociación Guatemalteca de Exportadores, enfatizó que la recomendación de ese  sector en la CNS fue un incremento con base en la fórmula que recomendó la OIT.

“Consideramos que la fórmula es lo ideal y lo justo, porque así los trabajadores mantienen su poder adquisitivo y consumen, pero al estar arriba de la fórmula se corre el riesgo de aumentar la informalidad”, destacó el empresario.

Ceballos afirmó que la decisión del mandatario conservará las plazas de trabajo en la actividad  exportadora.

No compensa

El sindicalista Rigoberto Dueñas  explicó que  el aumento decretado es insuficiente para cubrir  el costo de la canasta básica y la canasta ampliada en los hogares.

Costo de los alimentos

La canasta básica de alimentos (CBA)  se ubicó a noviembre  en  Q3 mil 548.56 —con la nueva metodología—, según el INE. El costo diario para la adquisición de los 34 productos básicos era de Q84.93, mientras que el  costo de la adquisición de la CBA en el mes era de Q2 mil 547.90, más Q1 mil del costo para la compra  de alimentos consumidos fuera del hogar.

El incremento promedio de precios de bienes y servicios  era de 4.69%.

http://www.prensalibre.com/economia/salario-minimo-2018-para-campo-y-ciudad-sube-q325-y-para-maquila-q298

Anuncios

Aguinaldo, un beneficio que no es para todos

Por: Francisco Escobar 

Según entidades que analizan el tema laboral de Guatemala, coinciden en que casi el 83% de toda la población labora en el sector informal, por lo que la mayoría carece de recibir el aguinaldo.

La tendencia va en aumento, según indican estudios y encuestas que han realizado los distintos centros de investigación, se puede establecer que hay mayor número de personas sin una relación formal de trabajo, informó el analista de la Asociación de Investigación de Estudios Sociales (Asies), Luis Linares.

Se calcula que menos de la mitad de la población trabajadora recibe aguinaldo y solo un 35% con respecto a toda la población económicamente activa, disfruta del Seguro Social, otro beneficio al que obliga la ley reguladora, afirmó.

Por su parte, el analista del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN),  Hugo Maúl, indicó que hay coincidencias pero manejan un porcentaje que donde el 17% de guatemaltecos registrados, reciben este derecho laboral. Además, consideró que el beneficio del aguinaldo en su mayoría se cumple por parte de los patronos formales, porque conocen las consecuencias al infringir este compromiso.

Pero se debe estar consciente sobre la existencia del otro 83% de guatemaltecos, quienes laboran en la informalidad, esto quiere decir que la mayoría está al margen de la ley laboral de nuestro país, y por lo tanto, dejan de percibir este tipo de beneficio. ‘En muchos casos producen para sí mismos y en otros, son pequeñas empresas que no tienen la capacidad para atender las reglas que corresponden’, agregó el analista del CIEN.

Enfatizó que la clase trabajadora puede hablar de derechos, pero debe conocer por cuáles medios lograrlos, ya que si el Ministerio de Trabajo y Previsión Social (Mintrab) procediera a cancelar cada negocio o empresa informal, se enfrentaría con el reto de lograr crear mayor cantidad de puestos de trabajo. Por tal razón la informalidad incumple la ley pero demuestra la incapacidad de las autoridades.

Lo preocupante de estos análisis consiste en reconocer  la realidad cruda donde tal vez solo unos pocos guatemaltecos logran recibir una bonificación tan gratificante pero una gran mayoría sobrevive como pueden.

LEGALMENTE ESTABLECIDO

Se establece, según Decreto 74-78 del Congreso de la República de Guatemala,  el 50% del aguinaldo debe hacerse efectivo en la primera quincena de diciembre y  la parte restante durante la segunda semana de enero del año siguiente. Si el empleado,  laboró el año completo, el pago corresponde a un sueldo y  se cancela el promedio del salario de los últimos 12 meses.

La mayoría de empresas formalmente registradas, tanto del sector público y privado, sí cumplen con el pago del aguinaldo, de acuerdo con lo que indican las estadísticas del Mintrab.

Se reconoce que este cumplimiento lo realizan ante el temor de ser sancionados por el Mintrab, según lo establecido en la Ley Reguladora del Aguinaldo. Para este año, se tiene previsto que Q4 mil millones se aporten a la economía nacional con el pago del aguinaldo.

Estadísticas proporcionadas por el ente regulador del trabajo, indica que hasta 2016, se verificaron un total de tres mil 35 empresas formalmente registradas, de las cuales dos mil 305 cumplen con el pago de esta bonificación a los empleados. También existen un 13% de empresas que obstruyen la inspección del Mintrab, para verificar el cumplimiento de esta regla.

En la cartera de Trabajo se tienen registros únicamente hasta el año pasado, ya que las de este año están en elaboración. Pero el porcentaje de empresas a las que se les detectó alguna anomalía en el pago del aguinaldo se registró con un 18.81%.

EXCEPCIÓN:

Existen casos en los que las empresas o patronos particulares, pagan el 100% de este beneficio laboral, lo cual ocurre por la existencia de convenios, pactos colectivos y también porque están acostumbrados a realizarlo voluntariamente.

INSPECCIONES

En este año, autoridades del Mintrab,  han procedido a verificar el cumplimiento del pago del primer 50% del aguinaldo, lo que debió haber iniciado a partir del 18 de diciembre de 2017, la medida se implementa a nivel nacional por parte de la Inspección General de Trabajo.

Representantes del Mintrab, indicaron que esta acción se realiza todos los años y han registrado datos significativos, en promedio desde 2013 entre el 72% y 79% de las empresas cumplen el pago del aguinaldo.

SANCIONES

Entre las sanciones que impone el Mintrab por el incumplimiento del pago de esta prestación, está la imposición de multas que van desde los 2 hasta los 9 salarios mínimos y se emitirán las resoluciones administrativas de la sanción, aplicando lo establecido en el  artículo 272 del Código de Trabajo. Posteriormente, las autoridades correspondientes buscarán los mecanismos idóneos y necesarios para que el patrono cumpla con esa obligación de pago tal y como lo exige la ley. 

MARCO LEGAL

Existen varios marcos legales que dan vida y avalan esta prestación que favorece a los trabajadores entre ellos ‘el inciso 18 del artículo 114 de la Constitución, establece que los patronos están obligados a otorgar un aguinaldo anual no menor del 50% del sueldo ordinario mensual que devenguen sus respectivos trabajadores’. 

Se destaca que el Estado de Guatemala toma como base los reglamentos en la Ley de Servicio Civil, donde rige todo sobre prestaciones y que supletoriamente también se apoya en el Código de Trabajo.

PACTOS COLECTIVOS

Al respecto, el analista de Asies, Luis Linares, indicó que los pactos colectivos, son el tipo de ‘arreglos’ que  afectan porque exigen y aumentan los bonos navideños, pagos extras y complementarios, esto genera descontento a un alto  número trabajadores que no reciben por igual estos beneficios.

ORIGEN DEL AGUINALDO

El aguinaldo forma parte de los derechos y beneficios de los trabajadores guatemaltecos, su imposición como medida, se enmarcó en un contexto donde ocurrían muchas luchas sociales y políticas en Latinoamérica.  Fue en 1965, durante el  gobierno de  Peralta Azurdia, cuando se impuso y se consideró una medida de alcance social, porque lo rige como obligatorio en el Código de Trabajo.

El Decreto Ley Número 38 promulga que ‘los patronos deberán otorgar a sus trabajadores que hubieren laborado ininterrumpidamente durante el año anterior al 1 de diciembre próximo entrante, un aguinaldo no menor del 50% del salario mensual ordinario o el que ya estuviere establecido, si fuere mayor. Si este fuere menor, se ajustará al porcentaje determinado en esta ley’.

Es así como el aguinaldo se convierte en un beneficio que se recibe en una época oportuna, pues en una gran parte se destina para pagos previos obligatorios de las familias guatemaltecas, como compra de útiles, saldar deudas del año y ocasionalmente para participar en actividades tradicionales de las  festividades de Navidad y fin de año.

La entrada Aguinaldo, un beneficio que no es para todos se publicó primero en Siglo.21.

Salario mínimo, broche de cierre de diciembre

La fijación del salario mínimo para el año entrante devino hace mucho tiempo el broche de cierre del mes de diciembre en Guatemala, donde la polémica casi siempre rodeó a las propuestas en ese sentido, porque nunca implicaron la llegada de los aumentos esperados, ni la solución de los problemas de la población económicamente activa.

Con base en esa visión, es previsible la eventual controversia que sobrevendrá a partir de este martes, si la Comisión Nacional del Salario (CNS) anuncia finalmente las tasas de pago supuestamente acordadas como resultado de los debates sostenidos desde el mes de septiembre acerca del particular.

De ser así, el anuncio de la propuesta del ente llegará casi en el último momento, como en años anteriores y ello acortará una vez más el margen de tiempo que tendrá el presidente Jimmy Morales para aprobarla o desestimarla.

El mandatario apenas tendrá hasta el 29 de diciembre para decidir en torno al asunto y ordenar la publicación de la fijación final en el Diario de Centro América, el 30 de diciembre, como paso previo a la entrada en vigencia de lo decretado el 1 de enero. Eso, en caso de que haya un plan real de salario mínimo para el año próximo, porque algunos actores concuerdan en que los involucrados en el debate previo no llegaron todavía a un consenso respecto al ajuste.

171212 SALARIO MÍNIMOInfografía: Isabel Soto Mayedo

Según el directivo de la Federación de Trabajadores Campesinos y Urbanos (FECUR), Rigoberto Dueñas, ese sector sugirió un incremento de Q135 diarios a la comisión, pero para las actividades de comercio y agrícolas no presentaron ajustes, solo propusieron delimitar este conforme con la fórmula recomendada por la Organización Internacional de los Trabajadores (OIT).

Frente a las contradicciones, entre el empresariado y los sindicalistas, el dictamen pudiera terminar en manos del Ministerio de Trabajo y Previsión Social, lo cual implicará que la fijación salga por decreto presidencial, ya que este 12 de diciembre concluye el período asignado por ley para el trabajo de la CNS.

De acuerdo con la OIT, el salario mínimo es la cuantía mínima de remuneración que un empleador está obligado a pagar a sus asalariados por el trabajo que estos hayan efectuado durante un período determinado, cuantía que no puede ser rebajada ni en virtud de un convenio colectivo ni de un acuerdo individual.

A partir de esta definición, se considera que existen salarios mínimos en más del 90% de los Estados Miembros de la OIT, entre los cuales está Guatemala.

El objetivo de establecer un pago límite es proteger a los trabajadores contra las remuneraciones bajas definidas de forma arbitraria y contribuir a articular políticas destinadas a superar la pobreza, la desigualdad, y las disparidades entre hombres y mujeres. Es decir, que estos sistemas deben ser diseñados de forma tal que actúen como complemento y refuerzo de otras estrategias sociales y de empleo destinadas a establecer las condiciones de trabajo.

Cuando se define un salario mínimo, añade la OIT, es importante indicar de manera específica qué componentes del salario podrán contabilizarse para calcular la cuantía mínima, cuáles serán las condiciones, bajo las cuales se admitirá un pago en especie y el valor máximo de esta parte del pago, cuál será la forma de cálculo del salario mínimo para los trabajadores remunerados a destajo (es decir, por unidad de obra realizada), y si la tasa mínima corresponde a una tarifa horaria o a una mensual.

En Centroamérica, el país que tuvo mayor incremento en la paga mínima para todos los sectores este año fue Nicaragua (8.25%), aunque continúa siendo el que paga los más bajos de la región. En cambio, Costa Rica sigue destacando como la que más favorece a sus trabajadores desde esa perspectiva, lo que tampoco soluciona problemas esenciales pero si se considera el elevado costo de la vida en ese país.

Datos de los ministerios del Trabajo de cada una de las naciones de esta zona geográfica muestran las diferencias al delimitar estas tasas, por lo general con base en las diferentes actividades o renglones productivos -agrícola, no agrícola y de exportaciones y maquila-, o por la ocupación específica y el nivel de calificación del trabajador; con base en el indicador internacional Clasificador Uniforme de Actividad Económica (Cuaen), o según la cantidad de trabajadores.

Al término de diciembre de 2016, Morales decretó un aumento cercano al 5% para todas las actividades económicas con vistas al presente año.

Con el Acuerdo Gubernativo 288-2016, el salario mínimo para las actividades agrícolas y no agrícolas ascendió en Q5.03 diarios, es decir, de Q81.87 a Q86.90 por día. Mientras que para la actividad exportadora y de maquila el alza fue de apenas Q4.59 más por día, lo cual redundó en el tránsito de un total de Q74.89 a Q79.48 diarios.

De tal suerte, los trabajadores debieron devengar de Q2 mil 893.21 a Q2 mil 667.52 mensuales, contando la bonificación o incentivo de Q250. En caso de que ello no ocurriera y conforme con lo estipulado por la ley, los patronos incumplidores pudieron llevar multas de 3 a 12 salarios mínimos mensuales vigentes para las actividades no agrícolas.

Sin embargo, poco o nada trascendieron denuncias o procesos legales en ese sentido, a pesar de las constantes críticas al salario mínimo y a los presuntos incumplimientos por parte de los empleadores en cuanto a su pago.

Valer recordar que el ajuste vigente hasta este 31 de diciembre lo fijó el presidente, ante la falta de consenso de la CNS, algo que ocurrió en casi todos estos años, excepto en 2012.

Como ahora, la disputa en igual etapa del año precedente giró en torno a la propuesta de los sindicalistas de elevar las tasas para todos los sectores a Q140 diarios, algo que chocó con el empeño de los empleadores que propusieron  mantener los mismos pagos que en 2016.

La entrada Salario mínimo, broche de cierre de diciembre se publicó primero en Siglo.21.

Trabajar en los campos de Canadá

El trabajo agrícola temporal es una opción para salir adelante en un país con pocas oportunidades de empleo.

Los vientos de noviembre me llevaron a conocer un municipio de Chimaltenango conocido por sus coloridas tradiciones, un pueblo pequeño con una hermosa vista del volcán de Fuego, donde las estrechas calles esconden una economía pujante que ofrece diversidad de servicios, entre ellos un par de cafetines que ofrecen variedad de café, crepas y pastelillos. En realidad, las casas grises de dos pisos sin ninguna ostentación ocultan al visitante que una porción de los vecinos viajan anualmente a Canadá para laborar en campos agrícolas.

El Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales a Canadá (PTAT) empezó en el año 2003 impulsado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Fondation des Entreprises en Recrutement de la Main-d’œuvre Agricole Étrangère (Ferme, por sus siglas en francés), con sede en la provincia de Quebec. El primer año, el programa comenzó con 250 trabajadores y, según datos de la OIM, en 2010 ya había involucrado a 12 000 personas con el objetivo de «regularizar y formalizar el desplazamiento continuo de trabajadores y trabajadoras migrantes con experiencia agrícola».

Este programa ofrece empleo a hombres y mujeres por una extensión de hasta 24 meses renovables. Ir a trabajar a Canadá no es tan caro ni peligroso como viajar indocumentado a Estados Unidos, pero tampoco es gratis. Los trabajadores costean un examen médico, un seguro médico y otros servicios, incluida la obtención de visa de trabajo del Gobierno canadiense, lo cual totaliza una suma equivalente al salario mínimo agrícola de dos meses, es decir, más de Q4 000.

La buena disposición de los trabajadores chapines para el trabajo duro y pesado es apreciada, como también su vulnerabilidad producto de su bajo nivel de escolaridad, el desconocimiento de sus derechos, la falta de respaldo del Gobierno y su enorme necesidad de empleo y de generación de ingresos.

La jornada laboral de ocho horas incluye dos descansos pagados de 15 minutos, uno por la mañana y otro por la tarde, además de media hora de almuerzo sin paga. Sin embargo, para muchos trabajadores, la jornada se extiende hasta 14 horas diarias, que no siempre se reflejan de igual manera en el salario obtenido. «Si hay trabajo, hay que darle», dice un entrevistado. «No hay más que agachar la cabeza porque, si me pongo al brinco, no tengo respaldo del Gobierno».

El pago de 11 dólares canadienses (CAD) por jornada laboral es muy atractivo gracias al tipo de cambio. «La gente cree que uno trae manojos de dinero, pero depende del tipo de cambio y del tiempo de estar allá», explica un trabajador. Además, los trabajadores deben pagar diversos impuestos, que se descuentan de su salario y que este año sumaron alrededor de CAD 125 semanales para aquellos que ganaron CAD 500 en la misma cantidad de tiempo. Al monto restante deben descontársele los gastos personales de vivienda y alimentación. Por otra parte, el empleador tiene la obligación de pagar un solo boleto de ida y vuelta, y el empleado tiene la opción de extender su contrato si lo desea, por lo que la matemática es simple: a más tiempo de estadía, mayor volumen de ingresos.

Muchos trabajadores agrícolas temporales han logrado mejorar su nivel de vida y, generalmente, han dedicado buena parte de sus ingresos a la compra de tierras para vivienda o siembra y de vehículos todoterreno, así como a la educación de sus hijos. Sin embargo, el aumento de bienes también ha representado el aumento de la separación conyugal y familiar.

El trabajo agrícola temporal está ofreciendo la oportunidad de generar ingresos a ciudadanos cuyos Gobiernos se han negado a proporcionar las condiciones mínimas para una vida digna. El costo de que el Gobierno vuelva la vista a otro lado lo están pagando individuos que se esfuerzan por salir adelante a pesar de las circunstancias adversas que los rodean.

https://www.plazapublica.com.gt/content/trabajar-en-los-campos-de-canada

En bancarrota

Es duro darse cuenta, pero, en materia de bienestar y desarrollo, en materia de creación de capitales, como país estamos cerrando el año en bancarrota.

21 11 17 — Bernardo López

Tal vez el momento de corte no es el correcto. A esta situación se llega tras una serie de eventos en un período de tiempo. ¿Dónde empezó la debacle? Las causas son ancestrales y mucho se dice que datan de hace 500 años. Sin embargo, ahora la caída libre nos tiene con un vacío en el estómago, y la última década muestra en extremo las señas de la catástrofe y de la bancarrota a partir de haber dilapidado los pocos capitales que algún día tuvimos.

El capital económico está deteriorado. La infraestructura productiva es escasa y se encuentra en malas condiciones. No hay una inversión pública que cree condiciones para detonar la inversión privada. La red vial, los sistemas de riego, los centros de acopio, la infraestructura portuaria, los caminos rurales y prácticamente todo aquello que se convierte en soporte de la competitividad y la productividad se encuentran mal mantenidos o destruidos. La inversión financiera tampoco muestra su mejor cara: hay contracción del crédito al sector productivo y las expectativas de los agentes económicos van hacia la baja sostenidamente.

El capital natural muestra, en toda su crudeza, los daños ocasionados por un sistema económico y social que lo ignora y castiga sin dimensionar lo irreversible de la afrenta continuada. Quien no creyera hace una década el anuncio de que la basura en los ríos de Guatemala se había convertido en un problema ambiental de mayor magnitud que la deforestación bien podría hoy acompañar y presenciar la exportación de basura y vergüenza hacia las playas hondureñas. El capital que al agotarse anuncia el principio del fin es el capital natural. Es el punto de no retorno.

Nuestro capital humano no mejora. Por el contrario, empeora. La desnutrición crónica marca a las próximas generaciones de guatemaltecos, parte por la mitad a la población desde la primera infancia y ya anuncia una clase de ciudadanos con menores capacidades físicas y mentales que el resto. La otra mitad se encuentra inmersa en sistemas educativos y de salud que no llenan las necesidades básicas. Y si salvó la desnutrición crónica, será muy difícil que pueda tener cuando menos acceso a servicios básicos de calidad mínima.

Como consecuencia de las deficiencias en los tres primeros capitales, el capital social tiende a ser inexistente. Por doctrina, se sabe que es generado a partir de la suma de lo económico, lo natural y lo humano. O sea, esta última suma es forzosamente exigua. Y entonces estamos expuestos a vivir ahora en una sociedad furiosa, indignada, desconstruida política y socialmente, en crisis generalizada de valores y con algunos chispazos de propuesta que abundan en las redes sociales y transitan muy lentamente al espacio real. Si hay que hablar del enfoque de capitales, estamos en bancarrota. En materia de desarrollo nos atascamos y el lodo está profundo. Salir del atolladero no será fácil. A ver de dónde sacamos la tracción necesaria y el rumbo correcto. Hay que encontrarlos en conjunto y dialogando. Y si alguien no cree que ese sea el método correcto, quizá tenga a mano el manual para salir del enredo. Que no sea egoísta y que lo enseñe.

 

https://www.plazapublica.com.gt/content/en-bancarrota

¿Dónde están las empresas medianas y grandes?

 

Señor Zeid, bienvenido al paraíso desigual

Apreciado Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Zeid Ra´ad Al Hussein, es muy oportuna su visita esta semana a Guatemala. Aquí le dejo algunos datos que le serán útiles para sus reuniones con funcionarios y empresarios.

Guatemala tiene el cuarto peor índice de desarrollo humano de América Latina y el Caribe (0.64), y es una de las 10 naciones más desiguales del orbe: Los ingresos del 1% más rico de los guatemaltecos, año tras año, han equivalido aproximadamente a la suma de los ingresos del 40% de los más pobres. Como esto ha sido el pan de cada día, algunos amasan riqueza y poder y otros mezclan pobreza y desventura. En la actualidad, el 92% de los pequeños productores ocupan el 22% de la tierra, mientras el 1.9% de los productores comerciales utilizan el 57%. Entre 1990 y 2010, la superficie para la producción de caña de azúcar se incrementó en un 110%, superando las 225,000 hectáreas, mientras la superficie cultivable de palma africana se incrementó 1,000%, pasando las 50,000 hectáreas.

La desigualdad social está cargada de una fuerte dosis de discriminación étnica, territorial y de género: las mujeres, los indígenas y quienes habitan en lo rural tienen peor garantizados sus derechos. Por ejemplo, la desnutrición crónica afecta al 46.5% de los niños menores de 5 años (1.1 millones de niñas y niños), siendo una de las 5 tasas de prevalencia más altas del mundo. Al desagregar la información, la incidencia de la desnutrición crónica afecta al 58% de los niños provenientes de hogares con padres indígenas. En educación, 4 millones de niñas, niños y adolescentes no asisten a la escuela; el 52% son mujeres, mientras el 72.8% vive en situación de pobreza. Las inversiones públicas diarias promedio por niño rondan los Q7.5 diarios y Q3.2 en el caso de personas indígenas.

En el mercado laboral, las mujeres reciben en promedio 14% menos ingresos que los hombres; solo hay 25 diputadas de 158 curules, y 9 alcaldesas de 340 municipios. Nunca en la historia ha habido una mujer presidenta del país, y nunca ha habido una mujer en la directiva del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Industriales y Financieras (Cacif), desde su fundación en 1957. Por cierto, encontrará empresarios haciendo campaña a favor de la explotación de recursos naturales, una de las fuentes de mayor conflictividad, polarización y violación de derechos humanos.  Las estadísticas oficiales reportan que la minería representó, entre 2010 y 2015, tan solo el 0.7% del producto interno bruto (PIB) y generó 4,919 empleos formales. Por su parte, los impuestos y regalías aportados fueron cercanos a los USD53 millones anuales, lo que sirvió para financiar el 0.7% del presupuesto de gastos del gobierno central.

La política fiscal de Guatemala está hecha para la sobrevivencia y no para la promoción de los derechos humanos. La carga tributaria del país (10.4% del PIB) es la segunda más baja a nivel mundial y privilegia con el no pago de impuestos a quienes ostentan más riqueza. El gasto público es insuficiente para generar bienestar y, además, una parte se va en bonos ilegítimos, tratos obscuros con el sector privado y otros actos de corrupción. Solamente en 2015, la corrupción pudo significar la pérdida de Q4.2 millardos, equivalente a cuatro veces el presupuesto del Ministerio Público.

Hay mucho más, las niñas asesinadas en el Hogar Seguro, el pacto de corrupción e impunidad, el intento de minar el trabajo del Ministerio Público y Cicig, las organizaciones criminales que mutaron a partidos políticos, el intento de acallar la protesta ciudadana. En todo caso, bienvenido a este paraíso desigual, señor Zeid.


Una versión de esta columna de opinión fue publicada por Prensa Libre en su edición del martes 14NOV2017.

Imagen tomada de: http://panorama.ridh.org/naciones-unidas-urgio-a-guatemala-a-dar-atencion-a-familias-desplazadas-por-desalojos/

Señor Zeid, bienvenido al paraíso desigual