Salario Mínimo

Salario que favorece solamente al veinticinco por ciento de la población económicamente activa..

— Danilo Parrinello

Dentro de poco empezará el sainete anual de la fijación del salario mínimo en nuestro país. Esa confrontación anual, azuzada por los medios de comunicación social se da entre los sindicatos que piden un cien por ciento de aumento al salario mínimo y los patronos que proponen no aumento. ¿Quién tiene la razón? Y ¿Por qué cada año se da esta confrontación que solo es un desgaste político para el Presidente de la República? En mi opinión esto sucede por dos razones: Primera, desconocimiento de la ley y de la realidad nacional. Segunda, por la búsqueda de notoriedad y protagonismo de algunos “líderes” y politicastros que lo que buscan es tener sus quince minutos de fama aunque sea hablando estupideces.

¿Por qué fija el Estado el salario mínimo? Pues por ser un mandato constitucional que en el Capítulo II. Sección Octava. Trabajo. Artículo 103, literal f) dice: “Fijación periódica del salario mínimo de conformidad con la ley”. Hay que darse cuenta que la Constitución no dice aumento anual ni fijación anual, ni le pone un plazo fatal. Toda esa tramitología y laberinto para la fijación del mencionado salario mínimo está contenida en el Código de Trabajo, emitido el cinco de mayo de mil novecientos sesenta y uno, hace cincuenta y seis años y que fuera firmado por el Presidente Miguel Ydígoras Fuentes veinticuatro años antes de la promulgación de la Constitución de la República. En el mencionado Código tampoco dice que debe fijarse un aumento anual, solo dice que se debe fijar periódicamente. Por lo que el Presidente lo podría fijar por cuatro o más años. Lo que sí dice textualmente es: “Artículo 103.. Dicho salario se debe fijar periódicamente conforme se determine en este capítulo, y atendiendo a las modalidades de cada trabajo, a las particulares condiciones de cada región y a las posibilidades patronales en cada actividad intelectual, industrial, comercial, ganadera o agrícola”.

El Presidente de la República puede no otorgar un aumento anual, pero sí puede fijar de acuerdo con la ley diferentes salarios mínimos, por región o por actividad como la ley manda, según vimos en el párrafo anterior. Ahora bien, hay consideraciones que deben tomarse en cuenta para la mencionada fijación salarial. En Guatemala hay una población económicamente activa de alrededor de cinco millones doscientas mil personas; de ellas sólo el veinticinco por ciento (25%) tiene un trabajo formal, el setenta y cinco por ciento (75%) no goza de salario mínimo, ni de prestación alguna. En el área rural es más dramático aún ya que solo el quince por ciento (15%) de los trabajadores está en la formalidad. Y por esos mínimos porcentajes se dan confrontaciones, se polarizan las opiniones en la sociedad y se dan despidos en las empresas, cuando los aumentos ya son impagables, lo que se traduce en hambre y miseria, cosa que alegra mucho a quienes viven del conflicto y la confrontación. Usted ya sabe quiénes.
Para quien lo desconozca el salario mínimo en Guatemala es más alto que en México, Brasil, Honduras, Perú, Chile y El Salvador. Esto lo pongo para que no hablen babosadas los demagogos.

https://elperiodico.com.gt/opinion/2017/06/03/salario-minimo/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s