Ven el IGSS como una institución que debe ser reformada

Aunque es considerada la herencia más significativa de la Revolución de Octubre, el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), es una entidad que ha quedado rezagada y no cumple en la actualidad con sus funciones, por lo cual es momento de considerar una reforma de la institución, según analistas.

Al instituto se le señala por tener descontrol en el manejo de los fondos y “se ha convertido en el botín de diversas administraciones”, dice Óscar Vásquez, director de Acción Ciudadana (AC), lo cual perjudica a los afiliados que se quejan de mala atención en salud y bajas pensiones. .

El presupuesto del IGSS se ha incrementado progresivamente hasta alcanzar los Q15.3 mil millones, en 2015. Pese al elevado presupuesto, la cobertura sigue siendo menos del 20% de la Población Económicamente Activa (PEA), de unos seis millones de personas, en tanto que los afiliados sumaban 1 millón 255 mil 018, en 2014.

“Desafortunadamente, el IGSS se ha dedicado más a proveer servicios. Se ha convertido en una gran farmacia. Es una institución poderosa, cuya plataforma de inversión sobrepasa los 20 millardos. Si no sostiene el sistema bancario, sí incide fuertemente en el. Sin embargo, este poder no se traslada a la provisión de servicios para sus contribuyentes”, asegura el doctor Adrián Chávez, jefe del área de Estudios de Salud Pública del Instituto de Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala (Ipnusac).

Con una gran diversificación de servicios en salubridad y prestaciones sociales, el IGSS, asume responsabilidades que le competen al sistema de salud pública y algunos de sus programas están en números rojos, mencionaron los entrevistados.

Aunque el sistema de salud del instituto cubre la mayor parte de especialidades, la centralización es uno de los problemas más evidentes y motiva que pacientes del interior deban trasladarse a la capital para poder consultar a un especialista, comenta Chávez.

“No se vislumbran decisiones institucionales para ampliar la cobertura de los servicios y es un hecho que los contribuyentes del interior están desprotegidos. Al mismo tiempo, los hospitales son sobresaturados y la reducción de personal de salud es latente y gradual”, agrega.

Para este experto en salud pública, “el Estado ha trasladado su obligación de velar por la salud pública a una sola institución y esta no cumple cabalmente esa función. La mayor parte de la Población Económicamente Activa (PEA), trabaja en la economía informal, por lo que no está afiliada”.

Sin embargo, asegura que la institución no requiere una reforma profunda sino limitarse a hacer lo que ya está constituido y eliminar prácticas como la contratación de servicios privados.

“El caso de Pisa, que ha causado la muerte de al menos 23 enfermos renales, es un ejemplo de que privatizar ciertos servicios del IGSS no es la solución. Es necesario retomar los conceptos puntuales que dieron origen a la entidad y descentralizar sus servicios, para que la población del interior sea beneficiada”, afirma.

Está documentado abundantemente que la atención médica, el aspecto más visible del IGSS, no solo se aparta de la misión primordial de un seguro social, sino constantemente tiene reclamos por mala atención, citas espaciadas durante varios meses y malas prácticas médicas.

Estos hechos han provocado por lo menos tres demandas judiciales contra el seguro y recientemente, a tal punto que la aplicación de un medicamento de mala calidad a los enfermos renales, provocó la muerte a por lo menos 23 personas y la detención de los integrantes de la Junta Directiva.

Óscar Vásquez considera que en esa entidad se han cometido varios abusos: “por ejemplo, colocar el dinero de la reserva en instituciones financieras para cubrir los pagos de jubilaciones; irregularidades en la compra de medicamentos, desperdicio de recursos por ineficiencia y actos de corrupción que perjudican el servicio y la calidad de vida del derechohabiente”.

Según indica, desde que se inició el gobierno de Otto Pérez Molina aumentó la adquisición de medicamentos de mala calidad para ahorrar dinero.

“La institución se encuentra en un momento en el que debe decidir si desaparece la atención médica o la mejora. El programa Enfermedad, Maternidad y Accidentes (EMA), está en números rojos. La situación actual es similar a lo que se vivió durante la administración de Juan Carlos Wholers”, afirma un exasesor del seguro que pidió omitir su nombre.

Una reforma a fondo del IGSS se impone actualmente, debido a que se trata de una institución rezagada, puesto que su conformación y espíritu datan de los años cuarenta, concluye el director de Acción Ciudadana.

ATENCIÓN DEFICIENTE
Los hospitales del IGSS, especialmente los ubicados en la capital, mantienen una permanente escasez de camas y las citas con los especialistas llegan a programarse hasta con ocho meses de anticipación, aseguran usuarios.

Aunque la ciudad de Guatemala cuenta con todas las especialidades y hospitales con equipos diversos, las carencias, el poco cuidado y otras deficiencias en la atención de la salud son la constante queja de la mayor parte de pacientes que acuden a las clínicas de la seguridad social.

Una de las situaciones más recurrentes es la falta de camas en hospitales como el de la zona 9, donde en 2014 una joven falleció después de pasar varias horas convulsionando sin recibir atención porque según dijeron los médicos a sus familiares “no había camas”.

Los insumos básicos, desde productos de limpieza hasta materiales quirúrgicos y terapéuticos, son muy escasos o simplemente no hay. Esta situación que deteriora la calidad de vida de los pacientes, pensionados y jubilados del Estado es consecuencia directa del constante saqueo a una institución emblemática de la Revolución de Octubre, dice Vásquez.

La corrupción alimenta y permite que se instalen la ineficiencia y la ineficacia en las instituciones. Los afiliados y beneficiarios son las víctimas de un sistema que fue diseñado hace 70 años y debiera ser reformado, coinciden los entrevistados.

“El seguro social es una de las instituciones más sensibles. De verdad contribuye a resolver o no la vida de las personas que lo necesitan. Recordemos que no solo atiende salas de maternidad, sino que los niños tienen derecho a la atención hasta los cinco años”, agrega.

GESTIÓN REZAGADA
La atención de salud es una de las más conocidas, aunque expertos coinciden en que este enfoque se aparta de la verdadera función que los seguros sociales tienen en todo el mundo: un programa de jubilaciones y aseguradora.

“En otros países, los seguros no tienen hospitales”, dice Óscar Vásquez, quien considera que el modelo del IGSS data de los años cuarenta, y debe ser reformado urgentemente. “Hay que cambiar todo el concepto, desde la composición de la Junta Directiva hasta los servicios que presta. Es una de las instituciones joya del Estado pero se administra en una forma rezagada y esto perjudica a la población”, agrega.

Víctimas
De la corrupción

En las clínicas y hospitales del seguro social se reportan descuidos y malas prácticas médica. Algunos de estos se detallan a continuación:
– 1995. Karen Julissa Blanco fue contagiada de VIH en maternidad de la zona 6 capitalina. En 2004 la justicia le ordenó al IGSS indemnizarla con Q3.5 millones.
– 2009. Julio Roberto Espinoza murió por mala práctica de los médicos Edgar Alfredo Mancilla y Marco Antonio Girón, quienes fueron acusados por homicidio culposo en 2014.
– 2013. Walter Oswaldo Escalante sufrió un accidente y falleció horas después sin atención. Según los médicos, porque “no había camas vacías en el intensivo”.
– 2014. Melanie López, de 19 años, sufrió un fuerte dolor de cabeza y falleció en el hospital de la zona 9 del IGSS. “Estuvo convulsionando cerca de 50 horas y nadie le prestó ningún tipo de atención”, dijo su madre.
– 2015. Al menos 22 pacientes del IGSS con insuficiencia renal fallecieron por infecciones derivadas de un material genérico provisto por Pisa, entre febrero y majulio. Cuando se descubrió el caso, 40 personas más estaban infectadas y la cifra se ha incrementado.

Directivos
En escándalos

»2006
Juan Carlos Wholers y Jorge Mario Nufio, presidente y vicepresidente de la Junta Directiva del IGSS, fueron condenados por delitos vinculados con la malversación de Q350 millones del IGSS.
»2013
Otto Pérez Molina destituye a Luis Reyes Mayén, cuyo período había finalizado en 2009, y poco después circula un video que señala al directivo como acosador sexual. Comienza la administración de Juan de Dios Rodríguez, a quien se señala de ser impuesto por el mandatario.
»2015
Juan de Dios Rodríguez y la Junta Directiva del IGSS son encarcelados por contratar de manera fraudulenta a Pisa para atender enfermos renales.

Así lo dijo

Noticias Sigloxxi Guatemala

  • “Lamentablemente la institución se ha convertido como una gran farmacia”.— Adrián Chávez, analista del Ipnusac

  • “Es una de las instituciones más sensibles. Contribuye a resolver o no la vida de las personas”.— Óscar Vasquez, Director de Acción Ciudadana

http://www.s21.com.gt/nacionales/2015/07/19/ven-igss-como-una-institucion-que-debe-ser-reformada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s