Emprendedoras de Procesión

HUGO MAUL R.

Esa es la situación del empleo en Guatemala.

El emprendimiento se ha convertido en una de las pocas oportunidades de generar ingresos para millones de guatemaltecos que carecen de un empleo formal. Esta temporada de Cuaresma, junto a las fiestas de Fin de Año, es la época del año cuando más fácil resulta advertir lo que el emprendimiento representa para cientos de miles de guatemaltecos y guatemaltecas que no tienen otra opción que ser empresarios por necesidad. Ante la imposibilidad de conseguir un empleo formal y acceder a salarios mínimos y prestaciones laborales, todas estas personas se ven obligadas a explotar hasta la más mínima oportunidad de negocios que puedan descubrir. De esa cuenta, parques, calles, carreteras, playas, lagos, ríos, ciudades y otros atractivos turísticos se convierten en estas fechas en grandes bazares informales en donde no queda oportunidad de negocios sin aprovechar.
La “Emprendedora de Procesión” es el símbolo más puro de la actitud que caracteriza a los guatemaltecos que emprenden por necesidad. Cualquier persona que haya estado cerca de una procesión seguramente las habrá visto, se les ve por docenas a lo largo del recorrido ofreciendo todo tipo de alimentos y bebidas a los transeúntes. Por la mañana vende atol y panes con fríjol; al mediodía, aguas gaseosas frías, y; por la noche, café caliente y champurradas. La misma señora; la misma carreta; la misma necesidad; diferente procesión; buscando siempre las aglomeraciones de gente; descubriendo nuevas oportunidades de negocios; cuidándose de los ladrones y de la Policía; cuando bien les va, con menos de cincuenta quetzales de ganancias después de más de doce horas de trabajo. Así es la vida de la mayoría de guatemaltecos que labora en la informalidad: trabajo y más trabajo; de sol a sol; sin salario mínimo ni prestaciones; sin seguro social ni vacaciones.
Esa es la situación del empleo en Guatemala. Eso es lo que han logrado los sindicatos públicos mediante su oposición sistemática a cualquier tipo de reforma que pudiera crear más empleo o inversión en el país. Eso es lo que ha logrado la permanente ceguera de jueces y magistrados que creen la falta de empleo se resuelve por medio de leyes y su estricto cumplimiento. Eso es lo que ha logrado la falta de liderazgo y visión de centenares de políticos que no se atreven a mover un dedo en contra del poder sindical y de las presiones internacionales de sus aliados. Ante esta situación, es natural que universidades, colegios, asociaciones empresariales, ONG, cooperantes, iglesias, centros de investigación, observatorios, municipalidades y Gobierno central, entre otros muchos, apuesten por el emprendimiento como la única forma disponible para que millones de guatemaltecos tengan acceso a un ingreso. Claro está, no basta con que el tema se ponga de moda para que los cambios ocurran. Lo que hace falta es que todos los interesados reconozcan que la promoción del emprendimiento, por más exitosa que sea, y por más calificativos novedosos que se le añadan, no puede sustituir a la creación masiva de empleo formal.

http://www.elperiodico.com.gt/es/20150331/opinion/10685/Emprendedoras-de-Procesi%C3%B3n.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s