Salarios dignos

CAROL ZARDETTO

¿Es éticamente sostenible pagar salarios que no cubren lo “mínimo”?

La iniciativa de reducir el salario mínimo en varios municipios resulta una pobre solución a un gran problema. La canasta básica tiene un costo que ya es superior al salario mínimo. Entonces, ¿qué implica ganar menos? Básicamente, que el dinero por trabajar durante un mes, ocho horas diarias, no servirá para el acto básico de sobrevivir. ¿Es motivador trabajar para recibir un salario que es menos que lo “mínimo”?

Cuando hablamos de políticas económicas, ¿de qué estamos hablando? Detrás de una política económica siempre hay un sustento ideológico que sirve a determinados intereses. Según la línea de pensamiento neoliberal, capitalista, lo importante es proteger al capital. La sustentación teórica es que cuando el capital está incentivado, se genera tanto empleo que impulsa alzas salariales de manera “natural”. Metafóricamente, se presenta esta teoría con la imagen de una copa que al estar llena, rebalsa y se derrama.

Pues en Guatemala desde la Revolución de 1871 estamos esperando el famoso “derrame”. La verdad es que en economía nada sucede de manera “natural”. El capital está siempre bien armado de brazos políticos, (para eso pagan campañas generosas) y, entonces, las “políticas públicas” no son la respuesta a las necesidades de la mayoría, sino del capital. Así se articula la emisión de leyes, se manipulan decisiones, se maneja el país.

Crear una megaindustrialización maquilera no es la mejor opción para Guatemala. Apuntar a eso como respuesta a la necesidad de empleo, es apuntar a lo más bajo. Ser perezosos, poco creativos, nada propositivos. Ni siquiera para un capitalismo inteligente tiene sentido esta solución. Henry Ford lo dijo con claridad al fundar su imperio automovilístico. Su filosofía era crear automóviles que sus obreros pudieran comprar.

Entonces, la salida al laberinto económico está justamente al lado opuesto del salario “diferenciado”. No se trata de crear más pobreza mediante los salarios pauperizantes. Se trata de crear riqueza mediante salarios que permitan a la gente gastar. Porque cuando la gente tiene dinero adicional, hay opción para la creatividad empresarial, para la generación de ideas y empleos motivadores.

El año recién pasado el presidente Correa visitó Guatemala. Habló de la solución que ha dado Ecuador a la desigualdad y la pobreza: salir del estigma del salario mínimo para pasar al “salario digno”, es decir un salario motivador que permite a la gente no solamente sobrevivir, sino también buscar otros satisfactores. Él ha tenido éxito. ¿Por qué en Guatemala no podemos aspirar a una solución humana y digna?

http://www.elperiodico.com.gt/es/20150227/opinion/9193/Salarios-dignos.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s