Empleo y política

Empleo y política

En Guatemala, no todos los argumentos sobre la mejor política para que existan más y mejores empleos son de naturaleza económica. Suelen abandonarse los criterios técnicos y el interés general, y el debate adquiere un matiz político, impregnado de las consabidas diferencias ideológicas. La paradoja es que aunque pasa al plano político, los grupos partidarios que pueden legislar sobre esta materia siguen a la fecha sin colocar el trabajo en el lugar prioritario que le corresponde.

Félix Colindres | Sociedad de Plumas

¿Cómo evitar que ante la oportunidad de generar empleo –un tema que, insisto, debe estar desprovisto de intereses particulares– el debate termine en el ámbito de las argumentaciones ideológicas? Tal es el caso de un reciente artículo publicado por Joaquín Villalobos, exguerrillero salvadoreño, quien escribió que en Latinoamérica “hay izquierdas sin política económica y derechas sin oferta social. Unos que reparten, pero no producen y otros que producen, pero no reparten”.

Así planteado, la discusión seguiría en el terreno de los prejuicios, descuidándose una mayor reflexión sobre la realidad, la cual, a la luz de los últimos acontecimientos, nos lleva camino a una mayor pobreza. Ludwig Wittgenstein ya nos advertía del intento de desvirtuar la realidad con un juego de palabras que deslegitima al que piensa contrario. Para no caer en la trampa, el fondo del asunto es preguntarnos ¿quién exhibe ahora una propuesta realista y alcanzable, y discutible si se quiere, pero encaminada a la transformación del modelo económico, y de tal calado que se refleje en más y mejores empleos?

Hasta el día de hoy la única propuesta conocida es un paquete de leyes presentado en enero del año pasado al Congreso de la República. Seguramente más de alguien levantará la mano y dirá que tiene una idea mejor, pero aquella es la única propuesta presentada formalmente, y que deja ver con claridad cambios que suponen más inversión y empleo. El asunto es que estas iniciativas, entre las que destaca la denominada Ley de Inversión y Empleo, no han sido aprobadas más de un año y medio después, relegadas por otras iniciativas que no necesariamente son prioritarias para el país.

Tampoco se trata de rehuir del debate y que se sometan a un riguroso escrutinio, pero los diputados deberían de otorgarle a esta discusión la importancia que merece porque de por medio están las esperanzas de quienes aspiran a un empleo formal nuevo o mejor. Lamentablemente, una prioridad nacional se ha convertido en un tema político e ideológico, que ahora depende de las decisiones que se toman en un nebuloso parlamento.

Asistimos a la indiferencia de políticos, de todos los colores, preocupados en qué dirán determinados grupos, entidades o personas, en sacrificio de miles de guatemaltecos que tendrían la oportunidad de acceder a un mejor trabajo, y a quienes no les interesa saber de política ni de pasiones filosóficas. Simple y sencillamente necesitan empleo y es obligación del Congreso de la República legislar para crear las condiciones idóneas.

Oponerse, en nombre de cualquier tipo de identidad ideológica o de supuestos agravios históricos, a cualquier iniciativa que demuestre el fomento del empleo y del crecimiento económico, es oponerse al empleo y al desarrollo de los guatemaltecos, aunque se proclame lo contrario. Fernando Savater, por ejemplo, ha escrito sabia y abundantemente sobre el peligro de abanderar causas personales, mutilando el derecho de miles de ciudadanos a su supervivencia y desarrollo.

No se trata, pues, si esta iniciativa a favor de la inversión y el empleo es de derechas o de izquierdas. La ciudadanía que demanda prosperidad no se siente, en verdad, obligada a regirse por alguna ideología. Tampoco quiere que le regalen dinero. Pide trabajo. Los diputados deben saber esto y, además, que tienen en sus manos la oportunidad de hacer algo concreto en beneficio del país.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s